Nos vemos en Uluru

Este es un pequeño resumen de lo que pretende ser mi blog, al que he denominado ‘Uluru’, una vez que se encuentra plenamente operativo en cuando a sus contenidos. Y a vuestra entera disposición, desde luego. Sólo espero que os sea de utilidad, que os haga ver la realidad con otro punto de vista y, en definitiva, que, por lo menos, os entretenga. Independientemente de que cumpla el objetivo por el que fue creado, que no es otro que el deseo de que compartáis parte de mí… y de que me hagáis llegar también vuestros intereses. Y es que en el intercambio está el enriquecimiento.

He leído en un comentario de otra página que se trata del blog del Jefe de Prensa de la RFEC y quiero hacer una matización. Como escribo en la portada, es el blog personal y profesional –por este orden- de Luis M. Román-Mendoza que, entre otras ocupaciones y preocupaciones tiene la de ser actualmente el Jefe de Prensa de la Federación. Un simple vistazo a los contenidos os hará entenderlo perfectamente.

Por lo tanto, en ‘Uluru’ no se va a encontrar información sobre la Federación Española. Creo que en www.rfec.com ya doy a diario los 365 días del año las informaciones de interés que vienen al caso, en una web que está pendiente de una profunda remodelación que ya está planteada y que ojalá se plasme en los próximos meses. Y lo que no cuente allí, es porque no puedo, ni debo, ni quiero escribirlo en ninguna otra parte. Todo esto no significa que no tenga una opinión sobre los distintos aspectos de la RFEC: la tengo, y bien definida, y está a disposición de todo aquel que la busque desde un punto de vista constructivo. Pero por otros cauces.

En cuanto a contenidos de ciclismo, es lógico que aparezcan porque es una de las grandes pasiones de mi vida, a la que dedico muchas horas al día. Lo que sucede en el ciclismo me interesa, me atañe, me importa, me entretiene, me emociona. Y a veces me cabrea y me desespera. De todas formas, en España hay un excelente ramillete de informadores sobre ciclismo, tanto en los medios tradicionales como en los emergentes de la Red, a los que podéis recurrir si buscáis el día a día de este deporte: de muchos de ellos, tenéis enlaces desde el propio Uluru. En este caso, lo que deseo es escribir de lo que pasa desapercibido para casi todos, de lo que tengo suerte de vivir en primera persona, y sobre todo, de esas joyas cuasi-anónimas que puedes encontrarte al navegar despreocupadamente por Internet y que merecen una mayor atención.

Así pues, solamente me queda deciros que en Uluru podéis hallar referencias del resto de intereses que tengo, tanto actividades como aficiones y recuerdos: viajes, aventuras, libros, cine, música, comunicación, organización de entidades, contra-política… Y muchas veces de una posición que puede resultar muy heterodoxa, pero absolutamente sincera. Que no es sino una parte de mí, aunque no la conozcáis, todavía.

Por último, comunicaros que también tengo mi propia identidad en twitter (roman_mendoza), aunque en este caso, aún falta un proceso de adaptación, sobre todo de hábitos, en un plazo un poco más largo: sin prisa pero sin pausa. No soy ni seré Armstrong, ni pretendo serlo, pero creo que es un interesante ejemplo a seguir.

Nos vemos en Uluru.