domingo, 27 de septiembre de 2015

Así será el Mundial de ciclismo urbano

Una de las grandes novedades de las reuniones que ha celebrado la UCI durante este Mundial de Richmond ha sido el anuncio de que habrá un Mundial de ciclismo urbano a partir de 2017, aunque aún se desconoce la sede.

¿Y qué incluirá este Mundial? De momento, va a englobar a tres disciplinas de origen muy distinto, pero que pueden tener en una ciudad el mejor de los escenarios. Por un lado, el trial, una especialidad que desde Sierra Nevada 2000 ha ido vinculada al BTT, algo que parece lógico, aunque en los últimos tiempos han primado los recorridos con obstáculos artificiales en lugar de los naturales, por lo que su nuevo destino ‘urbano’ no está reñido con la lógica. Incluso las exhibiciones suelen ser en centros comerciales, como este vídeo de Benito Ros.


Por otro, el XCE, el eliminator que en principio se concibió como una revancha del cross country (XCO), dentro del mismo Mundial. Sin embargo, al programarse en los días anteriores ha dejado de tener interés –por el posible riesgo de lesiones en caídas o enganchones- para los verdaderos especialistas del mountain bike campestre. De hecho, su desaparición de los programas de la Copa del Mundo parecía una condena a medio plazo, como está sucediendo con el 4X. Además, los recorridos naturales han dado paso a trazados artificiales, con escaleras, pasos estrechos… por lo que ha encontrado en el hábitat urbano un medio ambiente mucho más favorable.



Y en tercer lugar, el ‘freestyle’, al que me niego a considerar como parte del BMX, salvo en el uso de monturas parecidas. Se trata de una vieja aspiración de la UCI la integración de esta disciplina. Aún no hay reglamentos, ni otras regulaciones, pero se han están dando pasos agigantados para esta próxima integración. Y desde luego, pocos ciclismos tan urbanos como éste.


Aún queda otra disciplina más, también nacida y crecida en las calles de las poblaciones, especialmente en Estados Unidos, aunque ya difundida por medio mundo. Me refiero al ciclismo con ‘fixies’, representado perfectamente por ese circuito ‘Red Hook’. De momento, esta especialidad no estará en el nuevo Mundial, aunque me consta que se están dando pasos agigantados: las distancias son lejanas, pero ya no parecen insalvables.

Y puestos a soñar, ¿por qué no un descenso urbano para completar, aunque en este caso se requiera una ciudad más bien empinada, como Lisboa?

jueves, 24 de septiembre de 2015

¿Reforma en el ciclismo profesional? Sinceramente, no la veo

¿Reforma en el ciclismo profesional? Sinceramente, no la veo por ninguna parte. El proyecto que estaba manejando Pat McQuaid para el UCI World Tour y que se cortó de raíz al no ser reelegido –aunque no se le dio la estocada directamente por aquello de qué dirán-, sí era una reforma, incluso radical, con la que podrías estar más o menos de acuerdo, pero que cambiaba sustancialmente las reglas del juego del ciclismo profesional.

Sin embargo, el documento aprobado ayer por la UCI y que se ha presentado hace pocas horas –con la nocturnidad propia de estar en el Nuevo Continente, no le demos más vueltas- no puede ni debe ser calificado con ese título, tan pomposo como inflado. Porque no es una reforma, es simplemente un ajuste del que pensaremos, en el mejor de los casos, que contempla unas pocas acciones necesarias, pero otras, de mero contenido estético. Y en definitiva, que intenta por enésima vez mejorar la imagen del ciclismo, pero no con acciones concretas sino con definiciones paradigmáticas.

Vaya por delante de que el UCI World Tour no me parece un sistema válido para el ciclismo –de cara a terceros, como patrocinadores o público en general-, al que siempre he definido, usando un símil automovilístico, como una amalgama del Mundial de Fórmula 1, del de rallyes… aderezado con competiciones tipo raid, y alguna otro ocurrencia añadida. Y el hecho de que ahora se anuncien clasificaciones adicionales para el mejor escalador, el mejor clasicómano, el mejor sprinter… no deja de ser un reconocimiento tácito de que las partes tienen más importancia que el todo, y que deberían consolidarse en parcelas diferentes y separadas –y por lo tanto mejor vendibles y comprensibles- sin necesidad de crear ese ‘totum revolutum’ que quiere definir el ciclismo universal, y dando oportunidades a cada uno –corredores, equipos pero también organizadores- según sus cualidades y preferencias.

Pero volvamos al documento presentado. ¿Alguno cree que aumentar la duración de las licencias a tres años traerá más estabilidad, cuando los criterios de evaluación son anuales y pueden cargarse a un equipo de un día para otro? El ‘Katushazo’ está en la mente de todos y los problemas de aquella campaña con 19 equipos se recordarían aún si no fuese porque ahora mismo sólo hay 16 equipos World Tour –el IAM no se debe contar por la forma en que fue invitado-. Ahora mismo no hay suficiente demanda para cubrir la oferta de plazas y eso es algo que no depende de ninguna de las variables que se presentan en el estudio.

¿Pliegos de condiciones para equipos y organizadores? No es ninguna novedad, ya que actualmente existen. Ni siquiera el cambio/ampliación de sus contenidos. Lo interesante sería ver de qué forma se aplican, a quien y cuando. Y no hace falta irse muy lejos, temporalmente hablando, para interpretaciones maniqueas.

La mundialización del ciclismo, plasmada en la integración de nuevas pruebas, tampoco es una novedad sino una tendencia irreversible desde hace varios años, que hay que atender sí o sí; y menos aún que se hable de estandars organizacionales. En este sentido no hay que hacer muchas cábalas para pensar que el exotismo, los (petro)dólares y otros intereses más o menos caprichosos pueden pesar a medio plazo más que la tradición y el trabajo de muchos años. ¿Hay que recordar que pasó con el Tour de Beijing? En cualquier caso, más que más pruebas el calendario ciclista necesita una mejor distribución de carreras... y una mejor integración entre las distintas divisiones ciclistas.

En este sentido, el establecimiento de una clasificación que integre a todos los circuitos y a todos los equipos es algo interesante… pero tampoco novedoso, sino un ‘come back’. Y limitado ya que se aplicará a corredores y naciones, pero no a las propias estructuras.

¿Brindis al sol, lavado de fachada, mano de pintura? Llamadlo como queráis, aunque lo que tendremos no es nada con lo que se avecina en el ciclismo femenino que también tendrá su World Tour en 2016. Mal de muchos…

lunes, 21 de septiembre de 2015

La Burbuja de Ponferrada palidece ante el Richmond Convention Center

Si uno de los puntos fuertes del Mundial de Ponferrada fue su famosa Burbuja, es decir, la concentración en una zona bastante reducida, pero en diferentes edificios, de toda la infraestructura del Mundial, Richmond 2015 se ha superado, ya que en solamente uno –realmente dos, pero conectados por varias pasarelas-, el Richmond Convention Center, ha ubicado todo, absolutamente todo lo inimaginable en relación con el trabajo administrativo de un Campeonato del Mundo.

En primer lugar, el centro de acreditaciones, que normalmente suele estar en un lugar relativamente aislado para facilitar la llegada de personas aún sin credencial, también se ha ubicado en este edificio, facilitando un contacto que en anteriores ocasiones era bastante incómodo entre dichas operaciones y otras en relación con la Permanente o la Oficina de Prensa. En cambio, en este Mundial se produce la paradoja de que han repartido muy pocas acreditaciones de vehículos, pero es fácil llegar sin ellas hasta el mencionado Richmond Convention Center.

Sin embargo, el ‘no va más’ es el podio indoor que se ha instalado en una inmensa sala de este recinto ferial. En principio resulta un poco extraño, incluso agobiante, y aunque los pronósticos no dan lluvia en los próximos días –hoy si había una alta posibilidad, aunque al final las nubes no han descargado- no está de más recordar el aguacero que sufrimos en el último protocolo de Ponferrada. Supongo que en Qatar no será necesario… pero lo mismo se sienta un precedente para otras pruebas ciclistas de climatología más complicada.

En dicha sala, inmensa por otro lado, podemos encontrar toda la venta de merchandising mundialista –no los típicos tenderetes callejeros de otros eventos, sino una verdadera exposición tipo ‘El Corte Inglés’-, de otras entidades relacionadas con el evento, como ese ‘Virginia Is For Lovers’ del que ya hablaré otro día, la propia Federación Estadounidense de Ciclismo,  y naturalmente el ‘adelanto’ de Qatar 2016, con todo lujo de detalles.

Por último, la futbolización del ciclismo en los Mundiales es cada vez más evidente, ya que los corredores tienen que pasar al terminar, sí o sí, por una inmensa zona mixta, sin poder salir en contradirección o tener otras escapatorias para huir de la zona de llegada. Eso sí, siempre quedará a su voluntad hacer o no declaraciones. Podio, conferencia de prensa y control, a continuación, y en muy pocos metros.

Y para colmo, el hotel oficial de la UCI –el Marriot- justo al lado del Convention Center y  de la propia línea de llegada. ¿Alguien da más o hablamos después de Qatar?

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Be Bike: la primera serie de TV protagonizada por la bicicleta

Que el ciclismo es un fenómeno con cada vez más implantación social es algo evidente. Pero pensar en que la bici podría ser la protagonista de una serie de televisión es algo que jamás se nos había pasado por la cabeza… pero que cambiará mañana con el estreno de ‘Be bike’, una serie dedicada al mundo de la bici y que se estrena en el canal A&E, a las 22:50.

Se trata de la primera producción propia de este canal –perteneciente a History Channel-, aunque en colaboración con una empresa tan prestigiosa como El Terrat, en la que se sigue el día a día de una tienda taller, Barceloneta Bikes, en la que sus cuatro dueños,  Tony, Xavi, Pablo y Gibril, unos apasionados que no entienden las bicis como un trabajo sino como su estilo de vida, afrontan todo tipo de retos  en creaciones personalizadas, reparaciones y restauraciones de cualquier bici.

En principio son seis capítulos, en el que se mezclarán las historias personales de los protagonistas, los distintos retos que afrontar con las distintas bicicletas… y tramas secundarias, también relacionadas con el ciclismo, que contarán con la presencia de personajes como Perico Delgado,  el ex seleccionador Jaume Mas, o el ex campeón del mundo de biketrial César Cañas.



Como complemento al estreno de la serie y de la mano de la Fundación Bicicletas sin Fronteras, invita a sus espectadores a participar en el reto solidario ‘Apadrina 100 bicicletas’, una iniciativa cuyo objetivo es donar 100 bicis para que niños de distintas aldeas desfavorecidas de Senegal puedan ir a la escuela, mejorando así su calidad de vida.

sábado, 12 de septiembre de 2015

El desenlace necesario de la Vuelta

Creo que ya se han escrito suficientes textos más o menos amplios -desde los 140 caracteres de un Twitter que ha estado ardiendo toda la sobremesa hasta los cientos de palabras de esas crónicas que se están ya cerrando- que sería absurdo por mi parte extenderme sobre la necesidad de las tácticas en ciclismo frente a los ataques individuales -eso sí aprovecho para recordar la importancia del ‘pinganillo’ como elemento transmisor entre la dirección y los corredores-; de que el ciclismo es un deporte de equipo con resultados individuales; que las etapas de montaña son siempre más decisorias -que no decisivas- que las ‘monopuerto’; o que los grandes hazañas siempre van acompañadas de no menos grandes y espectaculares derrotas. Pasó con Hinault y Gorospe hace ya 22 años. Y hoy ha sucedido con Fabio Aru y con Tom Dumoulin, en un día en que todos nos metimos en la piel del neerlandés, en esa agonía cada vez más dolorosa camino de Cercedilla.

En esta Vuelta, pues, hemos descubierto a dos grandes campeones -con características muy distintas, a lo Indurain y Chiappucci, por ejemplo- que dominarán las ‘grandes’ en pocos años, mejor dicho, a tres, ya que Mikel Landa ha estado lejos del triunfo absoluto pero me ha impresionado en algunos momentos más que el propio Aru. Todos ellos frisando los 25 años, como un Nairo Quintana que no ha estado tan espectacular esta campaña como en sus inicios, pero que todavía tendrá muchas páginas de oro por escribir.

La Sierra de Madrid ha vuelto a ser Historia de La Vuelta. Y con este brillante -y doloroso- broche se olvidará definitivamente el fiasco de la crono por equipos de Marbella. Porque, de haber sido mínimas las diferencias a favor del italiano, ¿alguien habría podido demandar los segundos adicionales que podría haber sumado el Giant sobre el Astana si se hubieran contabilizado las diferencias? O al revés, que Landa hubiera sido despedazado por su rebeldía en Andorra en vez de alabado por su fenomenal desempeño como gregario de lujo, especialmente hoy.

Hay unas últimas conclusiones que quizá puedan originar más debate, lo cual me agradaría. Y es que por mucho que las jornadas decisivas hayan sido las más clásicas en su formato montañoso -Andorra y Sierra de Madrid-, el carácter de la Vuelta se ha consolidado con las etapas ‘matacabras’, a tenor de las audiencias. Eso sí, en este sentido no es necesario buscar metas inéditas por encima de todo, sino simplemente seleccionar entre las que valen y las que no. Y no me refiero sólo al recorrido, sino a toda la logística que acompaña a la carrera -posibilidad de albergar toda la infraestructura en unos límites geográficos aceptables y de evacuar en las condiciones de rapidez necesarias para todos-.

Y si encima dejamos de castigar y penalizar las contrarrelojes -¿cuándo se va a recuperar una cronoescalada?-, veremos que la Vuelta es la ‘grande’ que hoy en día tiene mejor definida su identidad y que es perfectamente viable, a pesar de que la amenaza de reducción a dos semanas es más real que nunca... y que podría haber tenido hasta una cierta justificación de no haber sido por el desenlace de Cercedilla.

PD: Es triste que una escapada tenga más protagonismo en los medios cuando los líderes no se mueven. E injusto, por tanto, que el etapón de Rubén Plaza quede en segundo plano por el terremoto en la Sierra de Madrid. Por ello, no quiero terminar sin felicitar al alicantino, ganador de una de las etapas de las de antaño, con un coraje, de los de siempre.

Fotos: © Graham Watson/Unipublic

lunes, 7 de septiembre de 2015

De la campeona más polifacética a las más simpáticas

Es curioso que lleve toda la vida oyendo a un montón de directores decirles a sus ciclistas que se centren sólo en la carretera, que no malgasten energías en la pista, en la que no van a aprender nada, ni menos aún el ciclocross, peor aún por el riesgo de lesiones. Y del BTT, ya ni hablo: ¿eso es ciclismo?

Las chicas han sido el último reducto de esa anti-especialización, bien por no tener un calendario tan amplio, bien por su condición amateur -para bien o para mal- que les permite correr lo que les apetece, sea carretera, pista, BTT, CX… o incluso el Red Hook: echad un vistazo a la participación de este fin de semana en Barcelona.

Sin embargo, la mentalidad del ‘uniquismo’, es decir, la de la especialización, la de no dispersar energías, también está llegando a las féminas. En algunos casos puede ser una apuesta interesante de cara al futuro. Eso parecía hasta…

…lo que hemos visto hacer a la francesa Pauline Ferrand-Prevot, campeona del mundo de carretera, ciclocross y mountain bike en apenas doce meses. Y no es porque sea una casualidad, ya que a las tres disciplinas se ha dedicado con una cierta intensidad, incluso simultaneando ruedas finas y anchas. De hecho, su gran objetivo es ser campeona olímpica en Río en ambas disciplinas, aprovechando los diez días que hay entre las competiciones.

La joven campeona francesa puede haber sentado un importante precedente en esto, aunque sea su clase la que en definitiva ratifique sus polifacéticos éxitos.

También espero que hayan abierto un camino estás jóvenes: “El paso de las chicas de la Comunidad Valenciana por #PistaGalapagar". Nuestro deporte evoluciona y no sólo en lo que es la competición, sino fuera de ellas y la prueba es este simpático vídeo, que protagonizan Marina Cerezo, Empar Fèlix, Esperanza Paredes, Cristina Soler, Isabel Ferreres, Sandra Alonso y Melisa Gómiz. Tanto es así que me gustaría ver pronto una segunda parte o algún otro equipo hacer algo similar.

martes, 1 de septiembre de 2015

Ainara Elbusto, la desconocida reina mundial del ciclismo

Una de las pocas ausencias femeninas –pero a la vez bastante importante- en el pasado Campeonato de España de pista fue la de Ainara Elbusto. La navarra había tomado parte en todos los Nacionales absolutos desde 2008, pero esta temporada está más centrada en la carretera –ha llegado incluso a correr la Emakumeen Bira y el Tour de Bretaña con la selección-… y con las fixies, en el circuito mundial Red Hook Crit Series, cuya general ganó en 2014 y lidera en esta temporada, a falta de las pruebas de Barcelona –el próximo sábado- y Milán.

De hecho, este dominio –sin olvidar la espectacularidad y combatividad que muestra en todas sus actuaciones- puede traducirse en sea una de las reinas del ciclismo mundial, aunque posiblemente la más desconocida de todas. Como reconoce con sinceridad “ya gané la general el año pasado y la repercusión mediática no fue muy grande”. De hecho, se trata de una de las pocas disciplinas que se encuentra al margen de la UCI y las perspectivas de acercamiento no parecen inmediatas, aunque la ciclista navarra considera que “los organizadores de Red Hook no es que huyan de la UCI, sino que el sistema que ellos utilizan lo hacen pensando en apoyar a los deportistas, pero creo que esto va a más y en un futuro muy próximo podríamos tener un campeonato nacional. En este tipo de pruebas tienen el respaldo de fuertes casas comerciales y comparado con lo que estamos acostumbrados en España, consideramos que son buenos premios”.

Los comienzos de Ainara fueron, como suele suceder en este tipo de situaciones, por casualidad. “Me enteré por Facebook y recibí una invitación para ir a correr a Barcelona en 2014. Se lo comenté a Héctor –Rondán, su director en Reyno de Navarra- y me dijo que podía ir muy bien”. Y tanto, ya que ganó la prueba. “Por ello fui a Milán donde tuve una fuerte caída, pero terminé segunda, con lo que gané la general”. Este año se lo ha tomado con absoluta dedicación. “El Red Hook 2015 consta de cuatro carreras, de las cuales he ganado las dos primeras, en Nueva York y Londres. Si en Barcelona y Milán, que son las dos que restan, consigo hacer entre las cinco primeras, creo que volvería a repetir triunfo”.

Aunque reconoce que “para competir en estas pruebas tienes que tener cierta habilidad, al ser bicicletas sin freno y por ello la práctica en los velódromos es importante”, también considera que “no tiene nada que ver con el ciclismo de carretera ni el de pista. Son circuitos de aproximadamente 1.200 metros. Primero tienes 20 minutos para hacer una vuelta rápida que determina las posiciones de salida, y que está premiada por lo general con 200 dólares. Por la noche se disputa la prueba y la primera vuelta tiene una dotación económica variada; a mitad de carrera hay otro sprint puntuable con premios en especie. Y luego está el sprint final que tiene un premio que ronda los 500 dólares y una bicicleta de pista. En chicas hay corredoras americanas y europeas que corren en equipos de ruta. En chicos también hay gente de la pista y de la ruta, de equipos amateur e incluso continentales”.

Por si os interesa algo más este tipo de ciclismo y, sobre todo, ‘ayudar’ a Ainara Elbusto –líder con 79 puntos, frente a los 57 de la estadounidense Kacey Lloyd y los 52 de la francesa Fleur Faure- a alcanzar ese reconocimiento que se merece, os recordamos la cita del próximo sábado en el Parc del Fórum de Barcelona, donde estarán también corredores como Luis Junquera –segundo en Nueva York y octavo en la general, por cierto-, Daniel Ania, Alejandro Kim las hermanas González, Sandra Jorda o Itsaso Ahechu, ciclistas polifacéticos que han destacado en otras disciplinas.