sábado, 30 de mayo de 2015

Sheyla Gutiérrez gana en Francia: denle bombo

Hace unos minutos, Sheyla Gutiérrez ha conseguido la victoria en el Gran Premio Plumelec. No es sólo el primer triunfo internacional de una corredora española esta temporada, sino que hay que remontarse hasta 2008, como recuerda @MiCiclismo, para encontrar un triunfo de una ciclista nacional en una prueba del calendario UCI.

Y no ha podido ser otra que la riojana, la estandarte de esa nueva generación por su valentía, por su lucha sin complejos, por sabes lo que quiere y cómo lo quiere, como viene demostrando en estos últimos años. Y tras ella, vienen otras corredoras que no la desmerecen, como pueden ser Lourdes Oyarbide, Cristina Martínez, Eider Merino, Alicia González o Rocío del Alba García, y que pronto se sumaran a ese elenco de elegidas. Y me fastidia no poder poner en esta lista a Irene San Sebastián, que en muchos sentidos fue la pionera.

Y siguiendo recopilando frases de nuestros tuiteros más entusiastas en lo que se refiere al ciclismo femenino, en este caso @ElPeloton, solamente me queda compartir el ‘denle bombo’, y felicitar a @Sheyarcoiris y a @LointekTeam por esa puerta que acaban de abrir.

martes, 5 de mayo de 2015

Extrañas bicicletas (XIII): Halfbike

Después de muchos meses sin encontrar un artilugio que pudiera incorporarse a la serie de ‘Extrañas bicicletas’ descubro por casualidad este cacharrejo que en realidad no es una bicicleta sino un triciclo, pero que tiene unas enormes posibilidades, sobre todo en lo que se refiere a su utilización en ámbitos urbanos.

Su principal característica es que es vertical, no dispone de sillín, por lo que el ciclista va de pie. Y aunque parece algo anecdótico, esta circunstancia permite simplificar el diseño y abaratar costes, aunque de momento la halfbike todavía no está comercializada. En todo caso, los creadores – los arquitectos búlgaros Martin Angelov y Mihail Klenov- confían en que el precio esté por debajo de los 1.000 dólares.


Y de la misma forma, su simplicidad permitirá que se pueda llevar en el transporte público y, como conciben los creadores, que sea un apéndice del usuario, que no tenga problemas para cargarla, plegarla o desplegarla cuando sea necesario. De hecho, su peso, algo menos de diez kilos, tampoco debe ser obstáculo.

El único problema, como sucedía con la elliptical bike, presentada hace tiempo, es que no es el diseño más idóneo para las cuestas. Pero ese es otro problema.

lunes, 4 de mayo de 2015

Y Europa se quedó sin pista esta Copa del Mundo

Tras el anuncio realizado este fin de semana por la UCI desvelando la tercera sede de la Copa del Mundo de pista 2015-16, Hong Kong, por primera vez el máximo circuito internacional de esta disciplina no tendrá ninguna parada en Europa ya que la ciudad china con ese extraño estatuto especial –que le permite comportarse como una segunda selección china en los Mundiales- se une a otra sede novedosa como Cambridge (Nueva Zelanda, no Gran Bretaña) y a la única con una cierta tradición, la colombiana Cali.

El descubrimiento de nuevas sedes viene siendo una constante en la UCI en los últimos años, lo cual no debe ser nunca valorado negativamente. Sin embargo, lo preocupante es que ninguna de las ciudades o velódromos que se han sumado al circuito internacional en los últimos años ha tenido continuidad. Por ejemplo, Pruszkov (Polonia), Astana (Kazajstán), Glasgow (Gran Bretaña), Minsk (Bielorrusia), Pekín (China), Seúl (Corea del Sur), Guadalajara y Aguascalientes (México), Apeldoorn (Países Bajos) o incluso Anadia (Portugal). Por no hablar de Saint Quentin (Francia) o incluso Londres, aunque el velódromo olímpico acogerá esta temporada el Mundial, allá por el mes de marzo.

Más grave aún es que todas las sedes tradicionales hayan desaparecido también. Hablamos de Manchester (Gran Bretaña), Copenhague (Dinamarca), Moscú (Rusia), Berlín (Alemania), Burdeos (Francia), Los Ángeles (Estados Unidos), Sydney y Melbourne (Australia), incluso Atenas o Palma de Mallorca, un velódromo perfectamente recuperable.

Posiblemente sean más los que agradezcan que la Copa del Mundo 2015-16 esté ya cerrada a seis meses vista que los que se planteen que algo falla gravemente si no se puede cerrar ni una sola sede en Europa. Y si a esto le unimos los experimentos en el programa competitivo, las perspectivas de este ciclismo no dejan de ser muy negativas, por mucho que cada año tengamos momentos espectaculares gracias, como siempre, a los deportistas.