lunes, 30 de marzo de 2015

Apuntes de fauna social (XVIII): El pseudoindignado

En esta época de estafa en la que nos ha tocado vivir, en el que se argumenta la existencia de una crisis financiera para desmontar todos los derechos que nos ha costado conseguir varios siglos con el único objetivo de que se beneficien unos pocos; en esta época en la que el neoliberalismo más salvaje campa a sus anchas para satisfacción de unos pocos y vergüenza de todos, la reacción social se puede encuadrar en dos grupos: el de los indignados, los que están dispuestos a luchar por defender unos derechos por muchas Leyes Mordazas que se impongan, y el de los resignados o Padefos, de los que ya hablé en esta serie y que no me merecen mucha más consideración: como leía hace un par de días en un tuit, tragar sólo es el preludio para seguir tragando.

Bueno, hay un tercer grupo, posiblemente irrecuperables, que son todos aquellos que ni saben, ni quieren saber, de que va la vaina. Y cuyo comportamiento quedó retratado con un triste ejemplo, su defensa numantina de #mhyv ante la demora informativa producida por el accidente del vuelo de GermanWings la pasada semana… aunque hay  otros muchos comportamientos más que cada día se pueden descubrir en las redes sociales y en la vida misma.

Pues bien, recuperando ese grupo de padefos –y quizá algunos de los irrecuperables del párrafo anterior, aunque por razones distintas-, de aquellos que aguantan estoicamente su ‘mierdestino’, no deja de ser curiosa su reacción cuando la ‘presión’ –eufemismo para hablar de una simple sugerencia, de un consejo, de una alternativa- procede de otra persona o grupo que no tiene una influencia directa en su vida socioeconómica. Entonces su tradicional abulia, apatía, resignación y conformismo se troca en una reacción que, como mínimo, denota una absoluta falta de educación o de criterios morales, pero que puede llegar incluso a la violencia física, a una actuación desproporcionada con el prójimo, que está en su mismo rebaño, que nunca será el 'enemigo', aunque no quiera ser tan oveja como él. Un gesto que solo ratifica lo desgraciados que llegan a ser.

Y cada día son más, compruebo alarmado, que diría el gran Forges, del que una vez más tomo una de sus ilustraciones con la mayor admiración y respeto.

sábado, 28 de marzo de 2015

El Tirador: en recuerdo del velódromo más importante de España

No me sorprende nada que en estas épocas preelectorales tenga lugar un acto por el que se descubrirá una placa en honor del mítico Guillermo Timoner –el próximo martes, 31 de marzo, las 17,00 horas-. Lo que me ha llevado a escribir este post es el lugar, un peralte de un velódromo del que apenas sabía algo –El Tirador-, que jamás he pisado, pero que es icono de los viejos aficionados mallorquines al ciclismo en pista y posiblemente el más importante de la historia de nuestro deporte en España, independientemente de la fama –deportiva y extradeportiva- que haya podido adquirir el ultramoderno y sobrevalorado Palma Arena.

Aunque se trata de una instalación sin uso –desde 1973- y absolutamente obsoleta pero no ruinosa, se trata del velódromo más antiguo de España que aun sigue en pie -y el decimotercero del mundo-, aunque corresponde al de Tortosa (1943) el de ser el más ‘veterano’ en actividad. Fue inaugurado el 10 de agosto de 1903 en un terreno de la sociedad Veloz Sport Balear, que sigue siendo la propietaria de este recinto. No fue, sin embargo, el primer velódromo de Palma, ya que en 1893 se había levantado el de Son Espanyolet –promovido por la Sociedad Velocipedista de Palma-, aunque era bastante más modesto en aforo y dimensiones -150 metros de cuerda- que El Tirador -333,33 metros y 2.000 espectadores-, que pronto se convirtió en la joya del ciclismo balear en su época de oro, albergando numerosos Campeonatos de España… y llenándose hasta la bandera en cuantas competiciones se organizaban. De hecho, en 1904 ya acogió el primer Nacional e incluso se planteó en varias ocasiones poder ser el escenario de un Mundial que, desgraciadamente, nunca llegó.

Sin embargo, la actividad fue disminuyendo en los años sesenta y el estado de la pista, deteriorándose, hasta que llegó la orden de clausura gubernativa en 1973. Algunos años después (1987), se inauguraría el velódromo municipal conocido como Son Moix, y en 2007 el tristemente famoso –para muchos, que yo siempre lo recordaré por esa exhibición de Joan Llaneras- Palma Arena.

En estos cuarenta años, El Tirador ha tenido otros usos no ciclistas, ya que alberga unas pistas de squash en su interior y es usado parcialmente como aparcamiento público. Por ello, se ha pensado en repetidas ocasiones su demolición e integración en la cuña verde, aunque todo está pendiente del futuro desarrollo del PGOU. Además, el edificio anexo levantado como sede de la sociedad en 1918 por el destacado arquitecto mallorquín Gaspar Bennazar, conocido como El Xalet o El Templet por su forma, también es un referente histórico, lo que sin duda influirá en el futuro del recinto.

También me ha sorprendido leer en la convocatoria que se descubrirá otra placa en recuerdo de los ciclistas y pilotos fallecidos en esta instalación, ya que hasta cinco personas perdieron la vida en este recinto: el motorista Antoni Parets (1927) y los ciclistas Josep Nicolau (1934), Rafel Pou (1936), Pere Bover (1940) y Willy ‘Rupske’ Lauwers (1959). Y es que la humedad de la pista y la alta velocidad de las disciplinas tras moto constituían un riesgo que hoy en día nos resulta difícil de imaginar.



En cualquier caso, mientras que se decide el futuro extradeportivo de El Tirador, el recuerdo del mejor pasado deportivo desde este modesto blog… y las placas que serán inauguradas el próximo martes.

PD: Quiero mostrar mi público agradecimiento a mis dos ‘angeles de la guarda’ mallorquines, Fernando Fernández y Toni Oliva, y, sobre todo, al subdirector de Diario de Mallorca, Joan Riera, al que personalmente no conozco, pero cuyas informaciones publicadas sobre ‘El Tirador’ me han sido de gran utilidad para la elaboración de este ‘post’, así como a Xavier Bonnin por su ayuda para encontrar un pequeño dato que me faltaba, y a la ciclista María Mora por las dos fotos que aparecen junto a este texto y que proceden de su blog.

domingo, 22 de marzo de 2015

Un gran triunfo para los corredores: su voz tendrá que ser escuchada

No ha tenido mucha trascendencia en España el acuerdo al que se llegó el viernes en Milán  por el que la voz de los corredores tendrá que ser escuchada a la hora de tomar decisiones relativas a cambios de recorridos o suspensiones de pruebas a causa de situaciones peligrosas, como puede ser la propia climatología.

La presencia de un ciclista en esa ‘mesa’, junto al representante de la UCI -el presidente del Jurado de la prueba-, el organizador y el de los equipos se puede considerar como uno de los grandes triunfos del colectivo ciclista en los últimos años. Y es que, hasta el momento, la decisión de los corredores solamente se ‘escuchaba’ cuando el pelotón –normalmente harto a causa de circunstancias anteriores- se plantaba y decía basta, aunque a veces no elegía ni el mejor lugar ni el mejor momento.

Pero, a falta de que dicho acuerdo tenga alcance normativo y se incluya en el Reglamento de la UCI como parece que va a suceder, convendría ir precisando en estos meses que faltan para 2016 un par de elementos clave para que no se convierta en una simple declaración de buenas voluntades. Si está clara la presencia del organizador y del presidente del Jurado, ¿quién será el representante de los equipos? Porque los intereses de los distintos conjuntos pueden ser muy dispares. Igualmente convendría que ese representante que la CPA va a tener en todas las pruebas principales se extendiera también al resto de carreras de los circuitos continentales para tener un interlocutor claro desde el principio.

Por otro lado, aunque sería absurdo y contraproducente determinar en un papel un baremo estricto de temperaturas o de condiciones meteorológicas que puedan plantear una posible suspensión, no estaría de más regular tanto unas circunstancias básicas como el procedimiento de cara a que las decisiones sean oportunas y estén justificadas y no se dé lugar a agravios comparativos que como sucede casi siempre en que los ‘pequeños’ son siempre los más perjudicados y, no lo sé muy bien por qué, los ciclistas siempre son los que quedan peor y los que más represalias pueden sufrir, que no se nos olvide.


sábado, 21 de marzo de 2015

La Vuelta, a remolque de las otras dos ‘grandes’ en dar oportunidad a los ‘escarabajos’

A pesar de los indudables lazos de hermandad entre Colombia y España, nuestro país nunca ha sido el pionero en dar una oportunidad a los ‘escarabajos’ en su conquista del Viejo Continente. Al menos en lo referido en la presencia en la Vuelta a España de escuadras colombianas, donde siempre se ha ido a remolque de las otras dos ‘grandes’.

El Tour de Francia de 1983 fue quien dio la oportunidad a una selección amateur colombiana tras las excelentes actuaciones en años anteriores en el Tour del Porvenir, patrocinada por Varta y dirigida por Luis Ocaña, que contó en su ‘diez’ con corredores como Alfonso Flores –símbolo máximo de una generación anterior-, Samuel Cabrera, Edgar ‘Condorito’ Corredor o Patrocinio Jiménez, que posteriormente competirían con equipos españoles.

Pero fue en 1984 cuando comenzaron a mostrar su potencial, con la llegada de ‘Lucho’ Herrera al frente del Varta –primer ganador sudamericano de una etapa en la ronda gala, concretamente en L’Alpe d’Huez- con la presencia de Martín ‘El Negro’ Ramírez en las filas del Système U –tras haber ganado a lo campeón el Dauphiné Liberé pocas semanas antes-, y de los mencionados Corredor y Jiménez ya con Teka, donde no brillaron nunca al nivel de sus mejores días.

Café de Colombia cogió el relevo en 1985, en una cuestión ya de orgullo nacional, con la presencia de Fabio Parra como lugarteniente de Hererra, aunque tres años más tarde se convertiría en el primer colombiano en el podio de la ‘grande bouclé´, ‘Lucho’ se llevaba por primera vez para Colombia el maillot ‘a pois’ de rey de la montaña en ese ya lejano 1985.

Fue precisamente ese año cuando se produjo el debut de dicha escuadra en la Vuelta a España, con los mencionados Herrera y Parra, si bien el protagonismo colombiano lo tendrían José Antonio Agudelo, el primer ‘escarabajo’ en llevarse una etapa de la ronda española, en Alto Campoo, y ‘Pacho’ Rodríguez, con los colores del Zor, que estuvo luchando por el triunfo hasta Madrid, acabando tercero tras la ‘emboscada’ de Perico Delgado a Robert Millar camino de Segovia.

Eso sí, la ronda española marcó un hito en 1986 al alinear a dos escuadras colombianas (Café de Colombia y Ryalcao-Postobón), invitación que se repitió en 1987, año en el que ‘Jardinerito de Fusagasugá’ se llevaba el triunfo final, algo que no había sucedido en una grande hasta el año pasado con Nairo Quintana en el Giro de Italia.

No obstante, se llegaba al máximo un año más tarde, con tres escuadras sudamericanas –Pony Malta se unía a las dos anteriores- lo que se repetiría en 1991, aunque sería más propio hablar de hasta cuatro dada la amplia presencia de ‘escarabajos’ en las filas del Kelme. Fue el principio del fin: en 1992 se alineaba exclusivamente el Postobón –otro patrocinador histórico del ciclismo colombiano que ahora regresa- y un año más tarde Gaseosas Glacial se convertía en el último equipo sudamericano en alinearse en la ronda española.

Colombia fue poco a poco desapareciendo del panorama ciclista europeo hasta los últimos años, en que se ha producido ese renacimiento encabezado por Quintana, con esa mejor clasificación de la historia en Tour y Giro. Pero era un resurgimiento de corredores, no de escuadras, principalmente por el nuevo sistema del World Tour.

Hubo que esperar a que el Giro 2013 diera la oportunidad nuevamente a una escuadra profesional de aquel país, Team Colombia, que repetiría en 2014, en una edición en la que los sudamericanos fueron protagonistas con Quintana, Urán o Arredondo, entre otros, aunque el ‘Team’ tuvo un papel secundario.

2015 debe suponer un nuevo punto de inflexión, con la invitación a la Vuelta a España –que a nadie debe sorprender una vez sabido que el Giro no les había seleccionado-, dieciocho años después. Fabio Duarte, Leonardo Duque, Miguel Angel Rubiano, Walter Pedraza y compañía querrán dejar bien alto en España el honor de un ciclismo que ha escrito bonitas páginas en nuestro país… y que estaba esperando ya esta alternativa.

Y ojalá pronto la internacionalización ciclista se plasme en una escuadra colombiana en el ProTour lo que significará el regreso al Tour de Francia, algo que parece hartamente improbable en las actuales condiciones, a pesar del enorme potencial de estos nuevos ‘escarabajos’, que de momento, y a diferencia de lo ocurrido en los ochenta, se han adaptado perfectamente al ciclismo internacional.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Primer Congreso de la FEA para analizar los problemas de funcionamiento de los automóviles

La asociación FEA, Fabricantes Españoles de Automóviles, organizará el próximo mes de abril un Congreso en Madrid con el fin de estudiar los graves problemas de funcionamiento que aparecen en numerosos vehículos una vez que están circulando por la vía pública, y que no habían sido detectados en los controles de calidad  previos antes de ponerlos en la calle.


El más grave, sin duda, es el de los intermitentes. A pesar de que no hay estadísticas específicas, en un cada vez más elevado número de coches dejan de funcionar bajo cualquier circunstancia (giro, cambio de carril, detención…) sin que se hayan encontrado razones lógicas que justifiquen esta disfunción. No obstante, hay una excepción que podría servir para profundizar en las investigaciones: el encendido repentino de ambas luces cuando el vehículo se detiene repentinamente en un lugar no apropiado.

El fenómeno de la ‘desintermitencia’ se une a otros comportamientos extraños de los automóviles en las rotondas. “Salvo cambiar el sentido del giro y hacerlo al contrario de las agujas del reloj, hemos visto muchos y gravísimos problemas en las rotondas”, indica un portavoz de la FEA que pretende permanecer en el anonimato. “Quizá se deba a un problema de magnetismo”, añade, aportando una luz sobre la circulación en estos puntos específicos.


Este magnetismo también podría estar detrás del comportamiento de los vehículos en autopistas y autovías, donde tienden a situarse en los carriles de la izquierda disminuyendo al mismo tiempo su velocidad, para dejar libres los de la derecha. “Este fenómeno convive con otro muy particular, el de aquellos turismos que siguen incomprensiblemente una trayectoria errática con continuos cambios de velocidad y de carril”.

No obstante, hay algunos comportamientos no deseados que no sólo no parecen problemáticos, sino que serán estudiados para que sean extensibles a otros automóviles. Por ejemplo, el súbito acelerón que se origina en los llamados pasos de cebra con el fin de permitir que el peatón pueda cruzar cómodamente… una vez que ha pasado el vehículo.


La relación entre señales y automóviles será objeto de una mesa de trabajo especial, ya que también se cree que aquellos dispositivos pueden ejercer alguna influencia sobre las máquinas. Y es que no se entiende por qué ese triángulo rojo y blanco con el vértice hacia abajo puede ocasionar reacciones tan distintas en los automóviles, aunque lo mismo sucede cuando no aparece y los vehículos se quedan desamparados en cualquier intersección a la espera de tiempos mejores.

En este sentido, un símbolo octogonal con las letras STOP es el que más interferencias parece causar, y será profundo de un amplio debate, ya que muchos conductores –y ponentes- consideran su significado en base a las siglas de Sigue Tieso y Olvídate de Parar. Los detractores de esta interpretación consideran que está en relación con las señales que se ven en Sudamérica, con expresiones más claras como ALTO o PARE, aunque la primera vía argumenta que también se trata de siglas, concretamente de Adelante Listos; Tontos Olvídense, y Primero Acelero y el Resto que Espere, respectivamente.


Según pasen los días, se irán añadiendo temas a este interesante y profundo debate, que tanta inquietud ha causado en la FEA. Al foro se ha invitado a CERDOS, Conductores Españoles Reticentes a la Decisión de Obedecer Señales, pero han declinado su asistencia diciendo que el problema no va con ellos.

lunes, 16 de marzo de 2015

La vídeo denuncia de Carlos Moure y las absurdas respuestas de la opinión pública

Carlos Moure –al que algunos podrán calificar de polémico, pero nadie discutir su defensa de la bicicleta- ha sido hoy protagonista del Telediario de sobremesa de ‘La 1’ con ocasión de su vídeo denuncia a 49 conductores que no han respetado la norma del metro y medio al adelantarle cuando montaba en bicicleta.

Un comportamiento que, desgraciadamente, no sorprende a nadie por habitual, por mucho que hayan proliferado las campañas en pro de ese respeto al ciclista con ese #enmetroymediocabeunavida.

La noticia ha aparecido en Menéame y es ahí donde sigo alucinando con los comentarios de mucha gente sobre este tema. ¿Falta de costumbre, egoísmo, mala educación? Juzgad por vosotros mismos algunas de estas opiniones, sin haberme querido extender para no resultar apabullados.

Primero, con ese manido ataque a las infracciones habituales de los ciclistas, y en este punto, tienen razón aunque no sea una justificación para peligroso comportamiento de los automovilistas, en este país del ‘y tu más’.

La parte donde prácticamente ninguno de ellos respeta un semáforo ni un paso de cebra mejor nos la callamos.....

Los ciclistas pueden denunciar al conductor porque se ve su matricula, pero como hago yo para denunciar las pifias de un ciclista? que aquí todos podemos poner una cámara en el coche y grabar a los ciclistas y sus pifias... pero claro, sin ninguna consecuencia

Por cierto, alguno avisa de la ilegalidad de grabar con la ‘Go Pro’ bajo pena de multa y confiscación de la cámara, algo que está trayendo demasiada polémica, pero que es absolutamente incierto.

Segundo, esa consideración de que las bicis son un estorbo…

Al final la única opción es que los coches circulen como si fueran a pedales para no molestar a los deportistas.

Yo me he encontrado un montón de veces dos ciclistas en paralelo charlando de sus cosas mientras tú tienes que ir detrás a su paso porque no les puedes adelantar. Que lo de ir en paralelo puede tener cierta lógica para grupos grandes de ciclistas, pero para ir en paralelo siendo dos ciclistas hay que tener los huevos como sandías.

… lo que enlaza con la consideración de que la bici es ocio o deporte, y no un medio de transporte.

Cerca de mi casa había un velódromo que estaba siempre vacío.

Debe ser como el tramo de carril bici que hay junto a la mía, está como nuevo, a estrenar

Y termino con los ‘intereses ocultos’ de los ciclistas

Lo cierto es que me gustaría ver como estos ciclistas tratan a otros ciclistas cuando son ellos los que van al volante...

Nota: ¿Nadie se ha fijado que el tío tiene una tienda de bicis??

Eso sí, la respuesta a este ‘fulano’ no tiene desperdicio: Ya te digo, eso invalida sus quejas sobre el comportamiento incívico de los conductores. Es como si Martin Luther King hubiese sido negro. Ser afectado no te permite quejarte, lo sabemos todos.

viernes, 13 de marzo de 2015

Anoeta 4 Ordu: cuando el ciclismo en pista sí busca el espectáculo

Quizá debería esperar a que se celebrara la prueba, el sábado 21 de marzo. O simplemente a terminar de escribir este post. Pero el programa, la participación, la escenografía… todo lo que rodea a las Anoeta 4 Ordu me ha entusiasmado tanto que sólo puedo iniciar este texto con un ‘Zorionak’ a los promotores de la iniciativa, en El Diario Vasco.

Estamos hablando de una competición que recoge la herencia de las tristemente desaparecidas ‘Seis Horas’, pero en 120 minutos menos. Y es que entre las cinco de la tarde y las nueve de la noche hay tiempo de sobra para vibrar con una trepidante jornada de ciclismo en pista, con la mejor reunión que se va a celebrar en 2015 en todo el Estado español y que, paradojas del destino, no tiene la categoría nacional, pese a la pléyade de estrellas internacionales: hasta ocho campeones del mundo, incluyendo el francés Morgan Kneisky, proclamado el mes pasado en la madison de París, o los baleares David Muntaner y Albert Torres, aparte de algunas de las grandes estrellas del circuito de los Seis Días, como los daneses Jesper Morkov y Alex Rasmussen, el australiano Alexander Edmondson, el alemán Leif Lampater o belga Danny De Ketele.

Sin embargo, la estrella de la noche puede ser el veterano Asier Maeztu, en su despedida de los velódromos en una carrera en la que ha sido medallista mundial y olímpico en persecución por equipos. Por parte femenina, debemos destacar a Leire Olaberría, impulsora de muchas de las originales iniciativas de estas Cuatro Horas.

La cita se justifica en el cincuentenario del velódromo donostiarra Antonio Elorza, pero mira más al futuro que al pasado. Simplemente basta con echar un vistazo al programa de competiciones con pruebas poco habituales en España y tomadas del interesantísimo ‘Revolution Series’ británico. Por ejemplo, el scratch del diablo, una eliminación que se torna en scratch cuando quedan unas cinco o seis corredoras, o la persecución a la australiana, en la que las corredoras salen paradas, escalonadas en la pista, con el objetivo de alcanzar a la que le precede y evitar que lo haga la que lo sigue, hasta que sólo quedan dos corredoras a las que se les cronometra la última vuelta.



Estas pruebas las afrontarán las féminas, mientras que los hombres se enfrentarán a una espectacular prueba también típicamente británica, aunque ya se ha visto en varias ocasiones este año en reuniones en Euskadi: la ‘marimoore’ o ‘longest lap’, cuyo desarrollo mejor que explicado, podéis ver en este vídeo.

Un programa dinámico, moderno y atrevido, con el que se demuestra que los experimentos se deben comenzar desde abajo y no imponerse desde arriba en forma de bodriums que poco contribuyen, más bien todo lo contrario, a potenciar esta magnífica disciplina.

Música, humor, acrobacias aéreas, un desafío de remo y un aitkolari partiendo… un coche completan esta jornada en la que la imagen quiere ser parte fundamental, tanto en el mismo velódromo –con pantallas gigantes y la posibilidad de ofrecer tomas ‘on board’- como a través de la retransmisión en directo que ofrecerá ETB. Claro que lo mejor es asistir al mismo velódromo, con entradas cuyo precio oscila entre los 15 y los 26 euros.

PD: Muchas gracias a Miguel Echezortu, por ponerme al día de estas disciplinas.

Twitter on the Track

Trasteando hace unos días en Twitter, me quedé muy sorprendido –negativamente- al comprobar que el mejor pistard de la actualidad, el autor de una de las mayores gestas deportivas en lo que va de década –ganar los tres títulos individuales de velocidad en un mismo Mundial y establecer dos plusmarcas estratosféricas apenas dos meses antes- tenga poco más de 6.200 seguidores en Twitter. Me estoy refiriendo, claro está, a un @FrancoisPervis que incluso en la portada de su cuenta, en la descripción de su perfil, comenta “A la recherche de sponsors”, a la búsqueda de patrocinadores, una necesidad que creía no era tan perentoria en Francia.

Desgraciadamente, el caso de Pervis no es algo aislado y buena parte de los mejores ‘pistards’ están en cifras de ‘followers’ muy por debajo de lo que esperaba, de lo deseable para unos ídolos, para unos grandes deportistas. La principal y casi única excepción la encontramos en Gran Bretaña donde los mejores especialistas tienen las cifras que yo esperaba hallar en Pervis: Sir @chrishoy llega a los 644.000; la inolvidable (y añorada) @v_pendleton alcanza los 270.000, mientras que la simpática @LauraTrott31 se le acerca, 192.000. 

El resto está muy por debajo, aunque me gustaría señalar los números de @Ed_Clancy, 36.000 seguidores, o @JasonKenny107, 42.800, los mejores pistards británicos contemporáneos en sus modalidades de fondo y velocidad.

Cifras que, ni por asomo, encontramos en los velocistas de otros países, a pesar de su importancia como nación o de sus corredores. @enkounia, es decir, Gregory Baugé, se queda en 5.600; @MaximilianLevy baja hasta 1.675, mientras que la cifra de @sireaukevin es mucho menor aún: 1.361 ‘followers’. Más triste es el caso de la ‘kaiserin’ –reina indiscutible de la campaña 2013-14- @KristinaVogel, con menos de 4.000, y de su fiel @miriamwelte, que apenas sobrepasa los 2.000, con el ‘agravante’ de que su imagen de marca como dúo @Team_VogelWelte tuviera en el momento de hacer la búsqueda solo 329.

No creo que sea cuestión de féminas, ya que la increíble @AnnaMeares roza los 30.000, pero la cifra de su paisana @NettieEdmo es bastante menor, 9.400: con todo, la mejor de las fondistas en el circuito internacional, excepción hecha de la mencionada Trott.

Y otra curiosa excepción: @AzizulAWANG, tiene una cifra muy superior, de 43.000 seguidores, si bien el menudo sprinter es todo un ídolo en Malasia.

Un panorama triste, no sé si porque los reyes de la pista interesan menos de lo que pensaba o simplemente porque no se aprovechan como se debieran las posibilidades de este canal comunicativo. Por si nos sirve de referencia, uno de los mejores velocistas de lo que va de siglo, @theo_bos, llega a los 28.900, aunque supongo que será por su reconversión como rutero, lo mismo que el fondista @GeraintThomas86  y sus 172.000 seguidores.

¿Y en España que? Más de lo mismo. O mejor dicho, menos de lo mismo. @EloyTeruel encabeza el ranking con 2.500 seguidores, y solamente los campeones mundiales @alberttorresb –posiblemente el más activo tuitero de todos nuestros pistards- y @muntanerdavid superan también el millar de seguidores (1923 y 1046, respectivamente). Entre las féminas, la medallista olímpica @leireolabe77 (980) y @Helena_Casas (612) ocupan las dos primeras posiciones. 

Incluso las cifras de dos mitos de los velódromos como @joan_llaneras (886) y @joseaescuredo (660) son también exiguas, si bien el mallorquín apenas se prodiga y el catalán es muy irregular, aunque ambos tienen mucho (y bueno) que ofrecernos en Twitter.

jueves, 12 de marzo de 2015

Descubriendo Armenia y su genocidio desde una inesperada librería

Tengo que reconocer que aunque soy de los que he desterrado el papel de muchos documentos –incluidos bastantes libros- a cambio de publicaciones electrónicas en el e-reader o en el iPad, y que suelo realizar bastantes compras a tiro hecho en plataformas como Amazon, las librerías siguen siendo un lugar mágico para mi, en el que hojear y ojear publicaciones –alguna terminará cayendo- o simplemente ver novedades en el escaparate, si no tengo la ocasión o la tentación de entrar.

Por eso me duele leer que en 2014 se cerraron más de 900 librerías en España y apenas se abrieron 200, aunque ello no es debido sólo a circunstancias como las antes descritas, sino muchas veces a razones más inesperadas, como la subida de alquileres en locales de renta antigua o la escasa venta de material de papelería y escolar, que muchas veces era el negocio principal. Es más una cuestión de adaptarse a los tiempos… aunque este no es el tema del post (si queréis profundizar, os recomiendo este enlace).

Y es que una librería tradicional me permitió descubrir ‘La memoria del Ararat’, un libro de viajes que navega por Armenia, que es decir lo mismo que el holocausto que sufrieron los armenios hace casi un siglo –se va a celebrar el centenario del inicio de esta tragedia el próximo 24 de abril, una fecha que no debemos olvidar-. Un tema sobre el que tenía muchas ganas de ‘empaparme’ pero sobre el que no había encontrado referencias de interés… o simplemente tiempo para hacerlo.

Ver el libro y echar la mano a la cartera fue casi instantáneo, y si me quedaba alguna reticencia se desvaneció cuando vi el nombre del autor, Xavier Moret, del que ya había leído ‘Boomerang’ –uno de mis libros de cabecera junto a ‘En las antípodas’ de Bill Bryson en mis dos periplos por Australia-, e ‘Islandia, revolución bajo el volcán’, interesante narración sobre la desconocida Islandia.

Armenia, el genocidio de un millón y medio de personas que sólo han reconocido una veintena de países en el mundo, entre los que no está España, pero sí Euskadi y Cataluña. Armenia, la diáspora de una nación con más habitantes fuera que dentro. Armenia, la incertidumbre del ‘no país’ hermano de Nagorno-Karabaj. Armenia, el país al que todos quieren regresar, pero del que muchos todavía desean salir. Armenia, la paradoja de que su símbolo omnipresente, el Monte Ararat, está fuera de sus fronteras.

Y aunque en muchas ocasiones, leer un libro como éste es la única forma de paliar la frustración ante un viaje que sabes positivamente que nunca realizarás, en otras ocasiones es la mejor forma de abrirte nuevas puertas ante una realidad en la que deseas profundizar… incluso poderla vivir en primera persona.

Apenas tres días después de comenzado, el libro ya es pasado, pero Armenia es presente y ojalá algún día futuro.

miércoles, 11 de marzo de 2015

Si la televisión no se fija en nosotros, fijémonos nosotros… en las series de televisión

Si la televisión no se fija en nosotros, fijémonos nosotros en las series de televisión… para que todos hablen de nosotros. Este es el postulado al que se ha adherido la Unión Ciclista Ilicitana, que ha asociado la imagen de sus equipos, de diferentes modalidades ciclistas, con algunas de las series de televisión más conocidas por el gran público “y que encajaban a la perfección con el lenguaje y la ambientación que intentábamos transmitir”, comentan.
 
La primera asociación llega con la serie bélico-política Juego de Tronos, con uno de los ciclistas del equipo junior de carretera sentando en el famoso ‘trono de hierro’, que se rebautiza como el ‘Trono de Esetec’ para los vigentes campeones de la Comunidad Valenciana.

Para el BMX se ha optado por una apuesta más original, con el mundo del motociclismo urbano y la serie ‘Sons of Anarchy’, en una mezcla de culturas urbanas entre riders y bikers que tiene muchas similitudes y que francamente encuentro interesante, y más aún cuando aparece como fondo la referencia a Elche. “Montar, correr, volar… Mi bici, mi vida”.

Sin embargo, la más arriesgada de todas llega con el BTT: “… y ya puede llegar el fin del mundo, como en The Walking Dead, que seguiremos pedaleando”. El ambiente apocalíptico de este tercer cartel no es problema para los Esetec Bikers en su camino hacia la meta.

Tan sólo para la escuela de ciclismo se ha optado por una imagen más tradicional, en la que se representa el sueño de los jóvenes corredores y se les anima a ello. “La posibilidad de cumplir un sueño hace que cada día luches por conseguirlo”.

Imágenes que han sido plasmadas en sendos ‘rollers’ que acompañan a los distintos equipos en sus actividades y que ojalá sean pronto conocidos por toda España… y animen a más clubes a afrontar iniciativas semejantes.

sábado, 7 de marzo de 2015

El más fuerte, el más listo… el mejor

Son las carreras más competidas, las más emocionantes pero sobre todo las que han planteado muchas alternativas hasta casi el final y permiten un ¿qué hubiera pasado si…? las que originan ese debate en el que se suele decir Fulanito ha sido el más fuerte, pero Menganito, el más listo.

Decir que uno ha sido el más fuerte suele conllevar una crítica más o menos explícita, más o menos hiriente, más o menos justa, o mejor dicho, injusta, que despedazar siempre se nos da mejor que analizar. El más fuerte lo ha demostrado durante muchos momentos de la prueba… pero no en el definitivo. Y claro, volviendo la vista atrás, a ese ¿qué hubiera pasado si…?, nos lleva a cambiar la calificación inicial de aciertos, incluso de exhibiciones, por la de errores o de precipitaciones. “Nada que objetar, pero…”

En ese momento surge el antagonista, el más listo, el que menos balas ha gastado, y la ha disparado con pleno acierto en ese momento decisivo. Con él todo son parabienes… sin recordar que gran parte de su éxito puede haberse debido a la valentía de ese más fuerte que se quedó por el camino. El listo suele tener una consideración mucho más positiva… salvo que se haya pasado de listo, o que haya ido de listillo.

¿Y quien es el mejor? Difícil cuestión, porque para la posteridad quedará sencillamente el nombre del ganador, pero la implicación emocional del ciclismo hará que muchos recuerden al más fuerte… o al más listo.

viernes, 6 de marzo de 2015

Algunas interpretaciones del Caso Youkioske para la reflexión

Afortunadamente no he leído ninguna absurda defensa de los ayer condenados a seis años de prisión en el ‘Caso Youkioske’ argumentando derecho a la información, acceso libre a la cultura o cualquier monserga similar. Porque en este caso, estaba muy claro que se estaba infringiendo la ley y que existía un ánimo de lucro. La condena no puede sorprender a nadie.

Sin embargo, me extraña no leer comentarios sobre algunos aspectos de la pena que  por justa no deja de ser excesiva y, sobre todo, ejemplarizante. Y es que una vez aprobada la LPI y otras normas similares se pueden sancionar hechos que se intentarán meter en el mismo saco de la ilegalidad aun cuando sean radicalmente distintos. E infinitamente menos graves y en los que sí se puede aludir a otros derechos. Esta sentencia viene muy bien para ir justificando lo injustificable que se avecina.

Y aunque son muchos los que dicen que las comparaciones son odiosas y que los actos deben juzgarse ‘per se’ y no en relación a otros distintos, no puedo sentirme sino dolido y humillado porque ninguno de los delitos de guante blanco cada vez más frecuentes en nuestro país –políticos, económicos o combinados- vaya a tener una sanción muy superior a tenor de su gravedad.

Más preocupante aún es el cálculo que se ha realizado del ‘lucro cesante’ en 3,7 millones de euros, es decir, lo que los editores dejaron de ganar. Y es que es muy peligroso, y absolutamente falso, creer en el postulado “si la gente descarga, no gasta; luego si no puede descargar, tendrá que gastar”.

Y si tan seguro están de la verdad de esta afirmación, me gustaría que se aplicase, por ejemplo, al mundo laboral: El empresario deberá compensar al trabajador en situación ilegal o irregular con lo que debería haber ganado –incluyendo costes sociales- si hubiera estado contratado de acuerdo a la Ley. ¿A que nadie se atreve con esta interpretación o con otras similares del lucro cesante?

lunes, 2 de marzo de 2015

Los Campeonatos de la Normalidad

Corría el mes de mayo de 2009 cuando tuve ocasión de seguir el primer Campeonato de España de Ciclismo Adaptado, en Puerto Lumbreras, cuya competencia organizativa correspondía a la RFEC, si bien en el mismo participaron deportistas que, hasta ese momento, disponían de licencias de diferentes Federaciones según su discapacidad (ciegos y deficientes visuales, paralíticos cerebrales y discapacitados físicos), con una clasificación dependiendo de sus distintas minusvalías. Se trataba del primer paso –el más importante- para la integración del ciclismo adaptado dentro del ciclismo ‘convencional’, siguiendo la acertada senda marcada por la UCI, y aunque tuve algunos problemas para ‘adaptarme’ a las peculiaridades de las distintas categorías, la experiencia me permitió conocer a deportistas como Juanjo Méndez, Aitor Oroza, José Vicente Arzo, Amador Granados o Javier Otxoa.

Sin embargo, la persona que más me impresionó en aquel evento que parece tan lejano fue Joan Palau, presidente de la FEDDF, por el cariño con el que trataba a todos los deportistas y por acuñar una frase que siempre he tenido presente desde entonces: “Estos han sido los Campeonatos de la Normalidad”.

Han pasado ya casi seis años y el ciclismo adaptado es una disciplina más de las que integran la RFEC y de aquella clasificación por minusvalías se ha pasado a otra en la que no se tienen en cuenta éstas, sino su ‘influencia’ a la hora de pedalear, bien sea en bicicleta convencional o lo sea en tandem, triciclo o handbike. Una línea que, por cierto, adoptará en un futuro no muy lejano el Comité Paralímpico Internacional con otros deportes.

Sin embargo, la integración, la normalidad a la que aludía Palau todavía no estaba reflejada en mi maillot de los campeones, en los que faltaba aún la firma de los quince españoles que, desde 2009, han conseguido vestirse con el ‘arco iris’ en pista o en carretera. Y aprovechando la cercanía de Galapagar y la presencia de un buen número de estos ciclistas en el velódromo descolgué el maillot.

Mi sorpresa, sin embargo, fue mayúscula al comprobar que allí estaba como invitado Javier Otxoa, un hombre cuya admiración tiene que ser proporcional no a su desgracia sino a su superación. O Jaume Morales, antiguo piloto de tándem, al que un accidente laboral ha relegado a la clase C3. De momento nos dice que “van muy deprisa”, aunque seguro que el catalán, que también destacó como master, logrará llegar a lo más alto. Por cierto, en Galapagar estuvo acompañado de su compañero de tandem y amigo David Blanco con el que logró el Mundial contrarreloj en 2010.

Todos ellos me lo firmaron, lo mismo que Juanjo Méndez, César Neira, Alfonso Cabello, Eduardo Santas, Amador Granados –que agradeció compartir su firma con otros campeones como Freire, Indurain o Llaneras, “pues todavía hay mucha gente que no nos considera igual como deportistas”-, Carlos González y Noel Martín, cuyo estreno ‘arco iris’ no fue tan positivo como hubieran deseado. Y a los que me faltan, caso de Roberto Alcaide, Aitor Oroza, Christian Venge, David Llauradó o José Diego Jara espero que honren el maillot con sus firmas el próximo mes de mayo en Ciudad Real, en los Nacionales de carretera.

Y sobre todo, que en un futuro no muy lejano se unan otros deportistas ejemplares que –posiblemente como todos- merecen su hueco entre los más grandes, ¿verdad Raquel, verdad Maurice?