jueves, 31 de octubre de 2013

¿Que ha hecho el ciclismo vasco para merecer esto?


Antes de todo, y por no herir susceptibilidades, quiero manifestar mi profundo respeto por todo el ciclismo vasco y mi máxima admiración por la afición de Euskadi. Y una vez dicho esto –o quizás por esta misma razón- me gustaría plantear una pregunta almodovariana, no se si retórica o si , ojalá, pudiera tener respuesta:

¿Que ha hecho el ciclismo vasco para merecer esto?

Y es que habría que analizar muy detenidamente por qué proyectos tan consolidados o tan prometedores como Euskaltel, Orbea, Fundación Euskadi, Ner Group o Aizpuru Ugarte, entre otros, han desaparecido o están a punto de hacerlo. ¿Qué es lo que ha fallado? ¿Han sido causas objetivas o existe algún protagonismo subjetivo? Y sobre todo una cuestión que me inquieta, ¿por qué esa ley del silencio alrededor cuando hay muchas –no todas- razones que son de dominio público?

En todo caso, una reflexión que debería terminar con una respuesta a una de las preguntas más famosas de la filmografía de Almodóvar, la que lanza Marisa Paredes a Imanol Arias en ‘La flor de mi secreto’:

lunes, 28 de octubre de 2013

“Esto no es el Tour. Es la guerra”


Aunque las he unido para formar un titular bastante explicativo de lo que quiero escribir, son dos frases distintas. La primera se refiere a la leyenda que aparece en las camisetas que se venden al final de la prueba en la que se intenta dar una muestra de la grandeza de la prueba en comparación con el supuesto menor valor de la carrera gala. La segunda es parte de la cita del pentaganador y referente de la prueba, Jure Robic: “No es una carrera ciclista. Es la guerra”.

En ambos casos se refiere a la Race Across America, más conocida en sus siglas RAAM. Para los que no hayáis oído hablar de la prueba, se trata de recorrer Estados Unidos de costa a costa, de Oceanside, California, a Annapolis, Maryland. 4.800 kilómetros de recorrido, que deben ser cubiertos en menos de doce días, de forma individual, sin etapas, de un tirón, salvo los descansos de dos o tres horas diarias para echar una cabezada y recuperar mínimamente con un masaje. Claro que los grandes campeones son capaces de dormir apenas una hora o una hora y media, ganando un tiempo precioso en su objetivo de llevarse la prueba, mientras que por detrás un completísimo equipo de profesionales, se ocupa de los mínimos detalles de todo tipo para cumplir el objetivo. Ni que decir tiene que el entendimiento entre todos ellos es la clave del éxito.

Con esta breve descripción podemos entender ya las dos frases que componen el titular… y quedarnos cortos. Un recorrido así conlleva un desgasta físico y psíquico enorme, sobre todo debido a la falta de sueño. Irritabilidad, paranoias, alucinaciones… que van ‘increscendo’ según avanzan los kilómetros de esa semana larga. A nivel físico, rozaduras, calambres, caries –de la gran cantidad de bebidas y alimentos azucarados que deben ingerir sin bajarse de la bicicleta y sin apenas poder enjuagarse-, edemas periféricos o pulmonares o embolias son lesiones nada infrecuentes que palidecen al lado de un síndrome peculiar de esta prueba, el cuello de Shermer, por el que los músculos del cuello, debido a la tensión de la postura permanente sobre la bici, fallan de repente, sin poder mantener erguida la cabeza: algunos abandonan; los más duros, son capaces de inventar algo parecido a una abrazadera o un armazón que le sujete la cabeza.

La carrera nació como Great American Bike Race in 1982, para cambiar de nombre en 1983 por problemas de marca. Si en los primeros años obtuvo una gran difusión televisiva gracias a una serie de reportajes de la ABC, en la actualidad es una carrera absolutamente amateur –aunque con una organización súper profesional-, muy lejos de lo que es el Tour de Francia en términos de ‘glamour’: de ahí una segunda intención de la camiseta antes mencionada. Incluso hay sus piques entre ambas carreras o más bien entre estos dos tipos de deportistas tan diferentes: el ex profesional Jonathan Boyer –el primer norteamericano en correr la ‘grande bouclé- siempre consideró a los ultrafondistas como ciclistas de segunda y para ello se apuntó a la edición de 1985. A base de un gran sufrimiento ganó la prueba… pero jamás volvió a salir una palabra ofensiva contra sus rivales. Por cierto, que tiene una bonita historia actualmente para promocionar el ciclismo en Ruanda, aunque sea otro tema muy distinto.


La gran difusión de la prueba ha sido posible gracias a los propios participantes, que cada año se reúnen en un número aproximado de una treintena para superar el reto. Y aunque existe la posibilidad de afrontar la prueba por dúos, por cuartetos, incluso por equipos de ocho, la categoría individual es la reina. Y son estos héroes los que a través de sus blogs, de sus vídeos, de sus narraciones en las redes sociales los que han contribuido al mito de la RAAM.

Entre ellos, un héroe desgraciado como Diego Ballesteros, a causa del accidente que le postró en una silla de ruedas con ocasión de la edición de 2010. Y sobre todo Julián Sanz, asiduo participante en los últimos años, que nos ha dejado este interesante documental de su experiencia, con el título haciendo referencia al tiempo que tardó en su empresa.



Claro que si os interesa seguir profundizando en la RAAM nada mejor que la fantástica narración de Amy Snyder, ‘Infierno sobre dos ruedas’, “un relato emocionante y extraordinariamente detallado del evento deportivo más increíble del que jamás se haya oído hablar”, como describe en la contraportada de este volumen, centrado en la edición de 2009, “una alegoría inolvidable sobre la superación de las limitaciones personales, el autodescubrimiento y la capacidad del espíritu humano”, y que sinceramente os recomiendo.

sábado, 26 de octubre de 2013

Cambio de hora, de huso horario y de horario: nada es como parece

Mañana domingo, 27 de octubre, como sucede todos los años desde 1974, se procederá al cambio de hora, entrando en el denominado horario de invierno. A las tres de la noche, el reloj se atrasará una hora como ya bien se sabe… y provocará cientos de informaciones en los medios audiovisuales y miles de páginas escritas explicando este hecho, sus consecuencias, sus críticas y sus falsedades –algunas por desinformación pero otras absolutamente interesadas- y más si cabe cuando el pasado mes de septiembre la Comisión de Igualdad del Congreso aprobaba una recomendación para volver al horario de Greenwich, el que geográficamente nos corresponde, con el fin de establecer un horario más racional, dijeron.

Evidentemente son temas vinculados, pero posiblemente tan interrelacionados y tan mal explicados que pueden causar bastante confusión, que espero aclarar con este post.

De entrada, el denominado ‘cambio de hora’ –adelantando el reloj el último domingo de marzo para aplicar el ‘horario de verano’ y atrasándolo a finales de octubre para volver al de invierno- es algo sobre lo que ni siquiera el Parlamento español puede decidir, ya que es una Directiva Europea, que afecta a todos los estados miembros y que está incorporada de forma indefinida al ordenamiento jurídico español desde 2002.

Pero hay mucho más que exponer para comenzar a entender este galimatías. Por ejemplo, hay que tener claro que cada punto del mapa terráqueo tiene su propia hora solar, que depende del momento en que el sol está en lo más alto del horizonte –mediodía- lo que determina su amanecer y su ocaso. Si la hora oficial estuviera de en consonancia con esa hora solar, un mínimo desplazamiento nos obligaría a tener que adelantar o atrasar el reloj: por ejemplo, si viajásemos desde Madrid a Guadalajara, tendríamos que modificar el reloj ya en un par de minutos.

De los husos geográficos a políticos

Como esto es una auténtica locura, Sandford Fleming ideó una interesante solución en el siglo XIX, con los husos horarios, algo que no tardó en aplicarse en todo el mundo, permitiendo una coordinación horaria mundial que de otra forma hubiera sido imposible. En un principio, se dividió la Tierra en 24 husos de 15 grados, pero en la práctica la división es mucho mayor, con zonas de husos intermedios en países tan dispares como Venezuela, India o Australia, y se rige por conceptos políticos más que geográficos. De todas formas, al establecerse los husos se da por sentado que en cualquiera de ellos la diferencia entre el punto más occidental y el más oriental del mismo puede ser de hasta una hora, según época del año, en el momento de amanecer y anochecer. El caso de España, sin ser extremo, es bastante significativo: por ejemplo, en diciembre amanece a las 8,06 en Palma y casi a las 9,00 en La Coruña.

La situación se complica aún más si cambiamos no la longitud, sino la latitud ya que cuando más hacia el Norte subimos, encontraremos días más largos en verano y más cortos en invierno, por lo que cualquier comparación con los días alemanes –por no hablar de países nórdicos donde se puede llegar a la noche o el día continuo- es odiosa. De esta forma, en Berlín el día más largo, en junio, tiene al sol desde las 4,42 hasta las 21,33, pero en el más corto, solo desde las 8,56 hasta las 15,52.

Volviendo con los husos horarios, el caso extremo es el de China, país al que geográficamente le corresponden cinco, pero que ha unificado la hora en la de Pekín, por razones políticas, con lo que la aberración en las zonas occidentales, en la frontera con Afganistán está amaneciendo estos días bastante después de las ocho para ponerse el sol casi a las nueve… con lo absurdo que puede llegar a ser ver en verano anochecer después de la medianoche.

También por razones políticas, España –y Francia, no lo olvidemos- renunció al horario de Greenwich en 1942 para adoptar el alemán. Con ello “obligamos” al solo a salir después en relación a nuestros vecinos europeos, pero al mismo tiempo nos situamos en la misma franja horaria, por lo que la coordinación sería máxima… si tuviésemos los mismos horarios profesionales y laborales, que es la gran asignatura pendiente española. No olvidemos que Samoa atrasó una hora –lo que le supuso perder un día, que era de lo que se trataba- para adaptarse al calendario de sus vecinos australianos y neozelandeses para poder coordinar sus transacciones comerciales y no verse abocados a perder su domingo cuando era ya lunes laborable a apenas unos pocos kilómetros. O a no poder aprovechar el viernes debido al inicio del fin de semana ‘aussie’ o 'kiwi'.

Cambio de horarios, cambio de costumbres

Y con ello entramos en el verdadero meollo del asunto: el problema español no es estar en un huso horario que no le corresponde –desde criterios geográficos, ya que políticamente es más interesante, como ya he dicho-, sino de tener unos horarios demasiado tardíos, aunque haya sido amparado por las horas de sol –que no son más en verano, como falsamente se cree y se demuestra con el ejemplo de Berlin antes citado- y la climatología, con lo que la ventaja de coincidir en hora con los alemanes desaparece al entrar ellos a trabajar las ocho y nosotros, paradójicamente más tarde, a las nueve. Y con lo absurdo que supone que haya establecimientos comerciales cerrados tres horas al mediodía, y otros abiertos hasta las diez de la noche. Por no hablar de la conciliación de horarios en el seno de las familias, entre aquellos que trabajan y aquellos que estudian, que es imposible hoy en día u obliga a hacer verdaderos malabarismos.

Por lo tanto, las recomendaciones parlamentarias deben ser tomadas en cuenta con ese importante matiz de que el cambio de huso horario es innecesario, incluso inoportuno; el cambio de hora estacional, imposible, y el cambio de horarios o de hábitos horarios, imprescindible pero complicado de aplicar no solo por lo que significa de variación en las costumbres, sino por lo estrecho de miras que es este país, aunque luego podemos utilizar, por una vez y sin que sirva de precedente, el hecho diferencial autonómico para compensar las desventajas geográficas asociadas a tener el mismo huso horario en Baleares que en Galicia, por ejemplo a la hora de que los niños entren al colegio con luz solar, salvo que algún iluminado de turno piense que lo lógico es que las autonomías históricas tuvieran su propio huso, y distinto al español, claro está.

Y es que si te levantas al amanecer, y entras a trabajar una hora más tarde, da lo mismo que el reloj ponga que son las seis, las ocho o las diez, una vez que se supera el concepto psicológico asociado. Y que salga el sol por Antequera.

jueves, 24 de octubre de 2013

Hermida, el final del sueño invernal del ciclocross

Por segundo año consecutivo, Hermida se va a ‘saltar’ la temporada de ciclocross. Y mucho me temo que esto puede significar el final definitivo de la carrera del catalán –que ya ha cumplido 35 ‘tacos’, no lo olvidemos- en esta disciplina invernal, aunque conociendo al mejor biker español de todos los tiempos, jamás se puede poner en su boca el “de esta agua no beberé”.

El romance entre Hermida y el ciclocross nació en los Campeonatos de España de 2007, cuando impuso algo más que su carisma en Alcobendas. Pero sobre todo, nos hizo soñar unas semanas más tarde, en el Mundial de Hooglede-Gits, que podíamos tener un ciclocrossmen de talla universal, con esa decimoséptima plaza, algo que no estaba nada mal para un debutante.

Hay que ser honestos y recordar que Hermida jamás dio falsas esperanzas de ‘conversión. “Soy un ‘biker’ y no hay que olvidarlo. Y aunque no haya Juegos, tengo muchos compromisos y objetivos. Si hago una gran temporada en invierno, luego me pasa factura durante la campaña de BTT”, decía a finales del 2009, aunque también reconocía que le tentaba el sueño –irrealizable por quien es y por lo que se debe- de apostar un año por el ciclocross.

No ha podido ser y me temo que ya no será. Hermida pudo haber sido esa ‘estrella del barro’, pero en otro tiempo, en otro lugar, en otras cinrcunstancias. Lo mismo que habría sido un excelente rutero, aunque también es memorable lo que dijo un día: ¿Por qué Carlos Sainz hacía rallyes y no Fórmula 1? Pues porque le gustaba el rallye. A mí me gusta el BTT y es lo que hago”. Y muy bien.

En todo caso, estoy seguro de que Hermida aún nos hará soñar y disfrutar con nuevos días de gloria… pero en el BTT, y que en el ciclocross habrá que seguir, con esperanza e ilusión, la evolución de dos reconvertidos como Murgoitio y Aitor Hernández, sobre todo si disponen de los medios, pero sobre todo de dos corredores nacidos y bien criados en el barro como Jonathan Lastra y Kevin Suárez.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Me gusta el Tour de los guiños

A estas alturas, el Tour de Francia 2014 debe estar medio tuerto si tenemos en cuenta todos los guiños –algunos reales, pero otros invertidos, forzados e inventados- que ha hecho en las últimas horas: que si al  pujante ciclismo inglés por las tres primeras etapas, que si al centenario de la I Guerra Mundial en esa jornada de Ypres, que si a la Paris-Roubaix por el día del ’pavé’, que si a Froome por su recuerdo en Les Belles Filles, que si a Indurain por la crono de Bergerac, que si a Nairo Quintana por si acaso le tienta el Giro, que si a los escaladores en general…

En fin, hasta el 27 de julio del 2014 no sabremos si esos guiños son de complicidad o simplemente de aviso, porque posiblemente sea la edición más traicionera de los últimos años, aunque sea solamente por ser distinta y haberse salido del molde habitual en el que montaña y crono se combinaban como elementos primordiales, poniendo más o menos de uno de los dos ingredientes para favorecer a un tipo de corredor. O perjudicar a otro, que también se han dado muchos recorridos ‘anti’ en la historia del Tour.

Es cierto que la CI edición de la ‘grande bouclé’ está desequilibrada en su recorrido, a favor de los escaladores, ya que es la que menos kilómetros de lucha contra el crono tiene desde antes de la II Guerra Mundial. Personalmente hubiera colocado una primera crono entre Vosgos y Alpes, del tipo de la de Chorges el año pasado. Pero me parece un acierto que no haya prólogo, porque deja abierta la carrera durante la primera semana –aunque espero que ello no se traduzca en demasiados nervios y demasiadas caídas-. Y en cuanto a la última contrarreloj, no será para especialistas sino para corredores ‘enteros’.

Pero el desequilibrio puede resultar entretenido. Primero por la presencia de una etapa de ‘pavé’, algo de lo que el Tour nunca debe prescindir siempre que pasa por la zona franco-belga. Segundo por la inclusión de una tercera cadena montañosa como los Vosgos, con etapas que pueden ser más decisivas de lo que parece. Y tercero por las jornadas cortas y nerviosas de los Pirineos. Que los Alpes hayan eludido algunos de los puertos tradicionales es algo absolutamente lógico con este panorama.

Así pues, hay muchos lugares donde se puede perder el Tour de Francia en las dos primeras semanas, pero si se cumple el guión previsto por Preud’homme, será en la tercera en la que se gane. Y eso es lo que realmente quieren los aficionados. 


Parcours 2014 en 3D / The 2014 route in 3D por tourdefrance

Lo siento, Lidia, pero no voy a firmar tu petición

Lo siento, Lidia, pero no voy a firmar tu petición ‘Aceptad a Valeria en vuestro seguro médico’, a pesar de que me suelo solidarizar con buena parte de las demandas que se hacen en este foro, de que soy muy consciente de que en los tiempos actuales solo la unión hace la fuerza y de que Change.org es una excelente plataforma para amplificar estas demandas, y de que tu hija tiene el derecho de contar con atención médica como cualquier otra persona, independientemente de su patología congénita.

Haces una pregunta en tu petición -¿por qué Valeria no puede ir al pediatra, a ponerse una vacuna o al médico por un resfriado como cualquier otro niño?- que tiene una fácil respuesta, pero no en tu seguro médico, ese que te discrimina, sino en la sanidad pública, bastante más efectiva y desde luego menos selectiva que la privada, que es por la que hay que luchar y más aún ante los repetidos ataques interesados y que solo benefician a empresas como a la que reclamas.

Sinceramente pienso que deberías luchar por la sanidad de todos, la que va a esforzarse por resolver SIEMPRE los problemas de tu hija y los tuyos –al menos mientras que el acoso que sufre no sea irreversible- y que tu decisión debería ser no plantear una demanda sino abandonar una empresa que te abandona cuando no eres rentable. Así de claro y así de simple es como ganamos todos. Tu y tu hija también.

martes, 22 de octubre de 2013

¿Existe la lucha de clases en el siglo XXI?

Ayer por la noche, en una conversación inesperada, salió el tema sobre si seguía existiendo la lucha de clases. Tengo muy clara cuál es la respuesta, aunque no ha sido hasta esta mañana cuando me he dado cuenta que la mejor comparativa no es esa dialéctica que propugnaba Karl Marx a finales del siglo XIX, sino que hay que remontarse cien años atrás, al periodo anterior a la Revolución Francesa, con unas similitudes que pueden resultar tan sorprendentes como desconocidas. No sé si preocupantes o esperanzadoras.

La revolución tuvo una completa base ideológico-político-filosófica en la Ilustración –algo que puede echarse en falta en estos tiempos como elemento sustentador-, pero sus desencadenantes fueron fundamentalmente económicos. Por un lado, la extrema desigualdad social entre las clases privilegiadas –nobles y clero- y las oprimidas, en una situación de deuda estatal y altos impuestos. ¿Os suena? Consideremos a los especuladores y a los políticos –junto a la Iglesia, que sigue en su pedestal- como esas nuevas clases dominantes, y al resto de la sociedad cada vez más oprimida, y veremos como apenas nada ha cambiado.

Por otro lado, la clase burguesa tras alcanzar el poder económico luchaba por conseguir el poder político. Doscientos años después, esa burguesía convertida en clase media está perdiendo su importancia social por causas económicas, que pueden llevarla a su desaparición. En este caso no se trata de exigir unos derechos, sino de luchar por no perderlos.

Quizás esa sea la gran diferencia, por el momento, la falta de conciencia sobre la situación, aunque la Historia nos enseña que esa chispa desencadenante puede surgir de la forma más inesperada, por mucho que la gente este narcotizada y falsamente engañada sobre una crisis que, de pasajera, tiene muy poco, y cuya recuperación -mas falsa que un euro de madera- no es ni mucho menos la que nos están mostrando.

domingo, 20 de octubre de 2013

Intermitentes, una invención diabólica e innecesaria

Intermitente: dícese de una luz anaranjada que figura en algunos extremos de los vehículos automóviles, que, por un extraño e incomprensible motivo, a veces funciona, a veces no; ahora si, ahora no. Esta respuesta caótica e inesperada produce bastante desasosiego, inquietud y nerviosismo entre algunos conductores por lo que deja de utilizarse en prevención de males mayores.

El mecanismo de accionamiento de este invento diabólico es un simple palo, pero por una razón aparentemente incomprensible, debe levantarse cuando giramos a la derecha y bajarse cuando vamos a ir hacia la izquierda. Esta complicación innecesaria origina que algunos conductores dejen de emplearlo. Claro que cuando terminamos de entender que sigue la misma dinámica que el volante, pensamos que es una cosa tonta. Y como no somos tontos, pues tampoco lo usamos. Faltaría más.

Dicen los cánones que debe utilizarse para advertir la intención de un desplazamiento lateral. Pero en este caso, queda a discreción de cada uno de los conductores lo que se entiende por desplazamiento lateral. ¿Una parada junto a la acera? Ni de coña. ¿Un giro en una rotonda? Pero si yo voy recto, es la rotonda la que no lo es. ¿Un carril de aceleración o deceleración? Está claro hacia donde voy, no te jode. ¿Adelantamientos? Bastante tengo con terminar lo antes posible como para ponerme con mandingas. Y en cualquier caso, es aplicable la respuesta que me dio hace algunos años un conductor en Argentina que circulaba a oscuras: “No necesito las luces porque conozco el camino”.

Tanto es así, que en esta época de recortes, hay una iniciativa popular bastante avanzada para acabar con el uso de estas indicaciones luminosas, y que incluso cuenta con el apoyo de un número considerable de vehículos policiales que se han solidarizado y, para dar ejemplo, tampoco los utilizan casi nunca. Y es que, os recuerdo, en caso de mal funcionamiento o ausencia de intermitentes, un giro a la derecha se puede señalizar también mediante el uso del brazo haciendo un ángulo de 90º. El uso de la otra extremidad o simplemente del dedo es opcional, pero demuestra a las claras lo que es, ante todo, una cuestión de educación y de respeto.


sábado, 19 de octubre de 2013

High in the Himalayas

Hacía algún tiempo que Red Bull no aparecía en estas páginas. Y no es por falta de contenidos, porque el Red Bull Rampage del pasado fin de semana fue espectacular y aún hay algún secreto más por desvelar.

Pero hoy el protagonista es otro, ‘High in the Himalayas’, una nueva serie en cuatro capítulos que enfrenta a los mejores bikers al desafío de una de las regiones más duras del planeta.

Aquí tenéis, a modo de aperitivo, las primeras imágenes de esta increíble aventura en el techo del mundo, a la espera de que se desvelen en las próximas semanas cada uno de los cuatro vídeos.

jueves, 17 de octubre de 2013

Escolares sin cuadernos pero con hambre = políticos sin legitimidad ética

El tema principal de la reunión de inicio del curso escolar de mis hijos no fue esta vez la enseñanza. Ni siquiera la educación. Fue el llamamiento que se nos hizo a otros padres más afortunados –o menos desgraciados- para que aportásemos, en la medida de nuestras posibilidades, ya no libros, sino material escolar aunque fuera usado. O alimentos no perecederos para el Banco de Alimentos que han creado en el propio centro escolar para esos chavales que llegan a clase sin desayunar… y con la perspectiva sí encontrarán algo para comer. Y estamos hablando de un centro que no está precisamente en las Tres Mil Viviendas, en La Mina o en La Barranquilla.

Y es que por mucho que miren hacia otro lado, o recurran a negar la evidencia –una mentira repetida mil veces puede parecer una verdad, pero un hecho categórico y repetido, no lo parece, simplemente es la verdad-, políticos como los que tenemos, que no den prioridad absoluta a resolver problemas como éstos, no tienen ninguna legitimidad ética para gobernarnos, por mucho respaldo democrático del que presuman haber tenido en unas urnas.

PS: Normalmente suelo poner una foto ilustrativa o irónica. Esta vez no me siento con ganas.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Lance Armstrong: de la carretera a la cartelera

A diferencia de deportes como el boxeo –sobre todo-, el fútbol, el atletismo o el baloncesto, el ciclismo nunca ha tenido una película mítica de referencia en la que se pueda vivir la grandeza, la épica de nuestro deporte. Y eso que han existido numerosos episodios que habrían dado para un excelente guión. En los años 80 Michael Cimino y Dustin Hoffman llegaron incluso a grabar algunos planos durante el Tour de Francia, pero ‘Maillot jaune’ se quedó en un proyecto abandonado.

Más grandiosa parecía la figura de Lance Armstrong para este cometido, sobre todo tras haber vencido al cáncer. Por ello, Frank Marshall y Columbia Pictures sopesaron la idea de adaptar para el cine la autobiografía del texano, ‘It's Not About the Bike’, con Matt Damon como personaje estelar. El proyecto se pospuso demasiado, y de los elogios y éxitos se pasó al tiempo de las sospechas, por lo que fue definitivamente abandonado. Sin embargo, tras la condena y la confesión de Armstrong el interés sobre su figura, sobre su ascenso y caída, se ha incrementado notablemente, y hasta tres ‘biopics’ están en fase más o menos avanzada en estos momentos, según leía esta mañana en ‘L’Equipe’.

No obstante, el proyecto más real a día de hoy no es una película sino un documental, que ya se ha proyectado –en el pasado Festival de Cannes- y que será estrenado en Estados Unidos el próximo 8 de noviembre. Se llama ‘The Armstrong Lie’ y su director en Alex Gibney, que consiguió el permiso para grabar al ciclista norteamericano en su regreso a la competición en 2009.

El autor no quedó muy satisfecho del mismo, pero cuando se destapó todo el caso “nos dimos cuenta de que teníamos escondida a plena vista toda la increíble verdad del caso”, según reconocía el productor, precisamente Marshall. Junto a la antigua filmación, que incrementaba todo su valor documental, se añadieron nuevas grabaciones –incluso del propio ciclista- y se realizó ese nuevo montaje que ahora salta a las pantallas.



Frears, el proyecto más avanzado

David Walsh es un irlandés que ha trabajado como editor de deportes del ‘Sunday Times’ y que ha seguido muy de cerca la carrera del texano, sobre el que ha escrito tres libros: ‘L.A. Confidential: The Secrets of Lance Armstrong’, ‘From Lance to Landis: Inside the American Doping Controversy at the Tour de France’ y ‘Seven deadly sins: My pursuit of Lance Armstrong’ que es la base del guión elaborado por John Hodge para la película que en estos momentos está más avanzada, que al parecer se llamará ‘Cycling Project’, y cuyo rodaje podría comenzar antes de que acabe el año, bajo la dirección del británico Stephen Frears (‘Héroe por accidente’, ‘Los timadores’, ‘The Queen’…), producido por dos sociedades europeas.

Esta misma semana se ha sabido que el norteamericano Ben Foster encarnará a Lance Armstrong, en este film en el que el propio narrador, Walsh, aparece, interpretado por Chris O'Dowd.

Menos avanzado, de momento, se muestra el que fue primer proyecto anunciado, a principios del presente año, por JJ Abrams, el productor, creador –‘Lost’ es su mejor referencia-, guionista y director, aunque su obra más ‘famosa’ aún ni ha comenzado a rodarse, el séptimo episodio de ‘Star Wars’. Bad Robot, su productora, anunció entonces que había adquirido los derechos de ‘Cycle of Lies: The Fall of Lance Armstrong’, libro de la periodista norteamericana Juliet Macur, del New York Times, que también había seguido durante diez años la carrera del ciclista, y que se iba a rodar con Paramount Pictures.

Sin embargo, a día de hoy, ni siquiera se ha escrito el guión adaptado –que se sepa-, ni ha trascendido ningún detalle concreto sobre esta posible película.

Red Blooded America

Otra de las grandes compañías norteamericanas, Warner Bros, sí tiene su propio guión tomando como referencia la autobiografía de Tyler Hamilton, ex compañero de Armstrong en el equipo US Postal, ‘Ganar a cualquier precio’, la única que está traducida al castellano. No obstante, por lo que leía esta mañana, la Warner está intentando buscar otros testimonios exclusivos con el fin de dar un carácter más exclusivo a la cinta, que se llamará ‘Red Blooded America’.

Por lo que se ha sabido, estará dirigida por Jay Roach (‘Austin Powers’, aunque sea más reconocido como productor de ‘Borat’ y ‘Bruno’) e interpretada por Bradley Cooper (‘Resacón en Las Vegas’), aunque no se sabe si interpretando al propio Armstrong o a Hamilton. Además será el productor de la misma.

Cuatro visiones sobre Armstrong que profundizarán en la mentira del falso heptaganador del Tour y aunque su objetivo no sea ya el de realzar la grandeza de nuestro deporte que se buscaba en el proyecto inicial, por lo menos que no contribuyan a hundirle un poco más.

martes, 15 de octubre de 2013

Victorias deseadas, y no rankings, para que el ciclismo español siga vivo

Con la finalización del Tour de Pekín, se cerraba hoy el UCI World Tour 2013 y de la mejor forma posible para el ciclismo español, con el triplete que significaba la victoria individual de Joaquim ‘Purito’ Rodríguez –la tercera del ciclista catalán, la sexta de un corredor español en la historia-, la de Movistar Team por equipos –segunda en su trayectoria- y la lograda por naciones, que solamente se ha escapado en 2005 y 2011 ante Italia. Y con Alejandro Valverde tercero, tras haber ganado esta clasificación en 2006 y 2008.

En el caso de la clasificación individual ya estaba virtualmente conseguida por el líder de Katusha desde que se supo que sus dos rivales matemáticos no iban a correr en China. Por ello, ‘Purito’ manifestaba hace días que “me produce satisfacción y orgullo por el ciclismo español más que por mí mismo. Tenemos una gran generación de corredores y merecemos estar arriba. Mi número uno significa que el ciclismo español sigue vivo”.

Desgraciadamente, no podemos asegurar si lo estará por mucho tiempo. La calidad sale de la cantidad. Y de la decena de equipos que tuvimos en años anteriores –no muchos- nos encontramos con que en 2014 solo tendremos una escuadra Pro Tour, por mucho que sea la mejor del mundo, matemáticamente hablando, y otra profesional, en lo que es el verdadero reflejo de la crisis, la destrucción de esa clase media, de ese segundo escalón.

Sin embargo, no voy a referirme a esa ‘crisis’ cierta sino a la que se avecina a medio plazo a los dos protagonistas de esta clasificación mundial que no es santo de mi devoción ni en fondo ni en forma, pero que sí es un reflejo bastante fiel de lo que es la temporada ciclista. Y es que catalán y murciano han sido más protagonistas por sus puestos de honor –por lo que no han ganado que dirían algunos con más o menos mala leche- que por sus victorias. Y eso que esta clasificación no refleja el Mundial.

Valverde cumplirá 34 ‘tacos’ a finales del próximo mes de abril; ‘Purito’ un año más, apenas tres semanas más tarde. Eso quiere decir que les pueden quedar dos o tres años al más alto nivel. Como mucho. Unas temporadas en las que me gustaría que fueran más selectivos a la hora de apuntar a sus objetivos, que les sirvieran para rematar un excelente palmarés con alguna gran victoria… aunque fuera a costa de perder regularidad ‘made in World Tour’.

En el caso del jefe de filas de Katusha, pocos reproches se le pueden hacer, ya que su calendario en estas últimas temporadas ha sido bastante acertado aunque haya tenido hormas en su zapato en forma de Hesjedal o Contador que le hayan relegado a esas plazas dolorosamente secundarias. Creo que el Giro de Italia y su soñada Lieja-Bastoña-Lieja están a su alcance, aunque ello suponga renunciar al Tour de Francia y tomarse con reservas la Vuelta a España, por lo menos hasta conocer participación y recorrido. En todo caso, lo mejor que le puede pasar es que se siga desempeñando con el mismo tesón que lo ha hecho hasta ahora.

Sobre el de Movistar, somos muchos los que pensamos que su conversión a ‘vueltómano’ nos ha privado de lo mejor de su faceta ‘clasicómana’, donde su palmarés podría haber sido exquisito. Con la jefatura de filas telefónica para el Tour bien cubierta –por ahora, aunque no sé si por mucho tiempo- en la persona de Nairo Quintana, y con un Beñat Intxausti que ‘progresa adecuadamente’, no estaría mal ver confeccionado un nuevo calendario alternativo para Valverde con las clásicas y quizá alguna grande menos montañosa –también creo que algún Giro de años anteriores hubiera estado en sus piernas si se hubiera apuntado-, al que también le pediría, si es posible, que se mentalice para recuperar ese instinto ‘killer’ que tenía en sus primeros años y que parece haber perdido en estas últimas campañas, aunque haya ganado en serenidad.

Quizás esas victorias contribuirían más a la salud del ciclismo español, y desde luego al palmarés de dos corredores irrepetibles –a los que echaremos bastante en falta dentro de algunos años- que ese triplete matemático hoy materializado.


lunes, 14 de octubre de 2013

Extrañas bicicletas (V): ConferenceBike (la apuesta de Google)

De todo el mundo es conocido el fomento del ocio y de las actividades de relax por parte de las empresas informáticas para con sus empleados de tal forma que puedan ser más creativos y, en definitiva, más productivos.

Google es una de las pioneras en este aspecto, aunque desconocía que entre esas actividades la bicicleta ocupa un papel primordial, con un depósito de 1.300 máquinas en su sede de Mountain View, California, para facilitar los desplazamientos de sus empleados.

Pero lo realmente sorprendente es la Conference Bike, una bicicleta para seis ‘pedalistas’ y un guía que Google utiliza para reuniones más o menos formales entre sus empleados, aunque ya son bastantes las organizaciones que han apostado por esta máquina, que ya tiene más de veinte años de existencia, incluso en España, aunque en este caso como forma de ocio, y que merece ser la protagonista de nuestro quinto capítulo de la serie ‘Extrañas bicicletas’.

domingo, 13 de octubre de 2013

‘Viva la Vuelta’: un libro recomendable que pudo ser imprescindible

Solamente por el hecho de que en 78 años de historia sea el único libro dedicado a nuestra gran carrera nacional, ‘Viva la Vuelta’ es una lectura más que recomendable. En los años 80 Chico Pérez y Adrián Guerra publicaron un ‘mamotreto’ –por el tamaño, no por el contenido- patrocinado por Caja Postal y que incomprensiblemente no se puso a la venta, quizá por ese formato que hubiera encarecido en exceso el producto, quizá por la tradicional falta de ‘demanda’ en nuestro país por las publicaciones ciclistas. Por ello, el libro de Lucy Fallon y Adrian Bell –han tenido que ser iniciativa de dos británicos- tiene ese carácter de pionero, con todo lo que significa de positivo… y de mejorable. 

Ante todo, ‘Viva la Vuelta’ tiene la virtud de la concisión. En este tipo de publicaciones siempre es fácil dejarse llevar por las emociones y extenderse en narraciones y descripciones innecesarias. Fallon y Bell sintetizan acertadamente en pocas páginas cada una de las ediciones celebradas, sin irse por los cerros de Úbeda, dando una idea bastante exacta de lo que ha sido cada una, en cuanto a sus momentos decisivos, por lo que el volumen no sobrepasa las 450 páginas.

Por otro lado, han pretendido enmarcar la historia de la Vuelta a España dentro del ámbito sociopolítico y cultural correspondiente a la España de cada momento. Evidentemente esto es un acierto, una razón más que suficiente para leerlo… y es lo que me ha hecho reflexionar sobre lo que podría haber sido este libro si hubieran profundizado en estos aspectos, ya que se dan pinceladas de nuestro país, nuestro deporte y nuestra Vuelta en unos momentos concretos, pero podría haberse mejorado bastante con una evolución general, año a año, edición a edición. En este sentido, lo que más echo en falta es un entorno evolutivo del ciclismo, en lo que ha significado el UCI Pro Tour, por ejemplo, a efectos de participación, así como del cambio organizativo en la propia Vuelta, desde la entrada de Unipublic hasta la ‘adquisición’ por parte de ASO. Insisto, no es algo fundamental para valorar este libro, tan necesario como interesante, pero le podría haber dado un valor documental mucho más amplio.

Finalmente, y esto es ya una matización absolutamente personal, pienso que también habría podido mejorar con algunos datos más. Por ejemplo, los recorridos de cada edición –que muchas veces se desconocen casi por completo y que podrían hacer aparecido como simples mapas-, o el cuadro de vencedores de las etapas, ya que el único anexo sólo muestra el podio final y los ganadores de las clasificaciones secundarias.

Posiblemente nos habríamos ido por encima de las 600 páginas, pero ‘Viva la Vuelta’ habría pasado de ser una obra recomendable a una imprescindible. Y en cualquier caso, un acierto más de Cultura Ciclista.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Elecciones Europeas: Ahora más que nunca, hay que votar

Aprovechando la cercanía de las Elecciones Europeas –el próximo 25 de mayo en España- el Parlamento Europeo ha lanzado una campaña de información y concienciación ciudadana, en el sentido de que "el Parlamento Europeo es la Cámara de todos los ciudadanos de la UE. Nosotros somos su voz en el proceso de toma de decisiones en la Unión”.

Con todos mis respectos, y por mucha campaña de información, de concienciación o de mera propaganda, el Parlamento Europeo es una absoluta inutilidad en los tiempos que corren, con una Europa que dista mucho de ser una realidad, una unidad, en la que las Estados –algunos- son los que realmente siguen cortando el bacalao a costa de otros. Y en el que las decisiones políticas, además, vuelven a estar en manos de las corporaciones, no de los ciudadanos. Por no hablar de temas mayores –Alemania, Grecia, España…- un simple ejemplo como botón de muestra: la absurda y artificial discusión sobre el roaming, que parece que seguirá existiendo por la presión de las compañías telefónicas.

Además, incluso suponiendo que este organismo funcionara, ¿por qué hay que gastarse un pastizal , más de 100 millones de euros, en convocar unas elecciones que no son sino un simple plebiscito a las listas cerradas de los partidos? No creo que sean muchos los ciudadanos que conozcan a ‘sus’ parlamentarios, los integrantes de esas listas que en muchos casos son cementerios de elefantes, premios extraordinarios de jubilación o simples destierros muy bien remunerados a espera de tiempos mejores para regresar. Que sean pues, los Parlamentos Nacionales los que eligen a esos representantes, en consonancia con los resultados de las últimas elecciones –plebiscitos, perdón- estatales. El resultado será el mismo, pero el ahorro de tiempo y dinero, considerable.

Sin embargo, a pesar de este panorama desolador, apoyo la finalidad de la campaña del Parlamento Europeo: el 25 de mayo hay que votar. A los partidos convencionales les da lo mismo que haya una alta o baja participación, ya que los elegidos serán los mismos de siempre… salvo que todos hagamos oír nuestras propuestas alternativas –sean las que sean-, aunque solo sea porque nuestros gobernantes tengan que cambiar su concepción de lo que entienden por democracia con un modelo parlamentario que no es al que están acostumbrados… y que podría extrapolarse unos meses después a las cámaras españolas.  

lunes, 7 de octubre de 2013

La bicicleta, una buena alternativa al transporte… público

No nos engañemos. Las políticas que se están poniendo en marcha –es un decir- para fomentar el uso de la bicicleta no pretenden reducir el uso del transporte privado. El coche es –y debe seguir siendo en este país, en el que solo importa recaudar para pagar la deuda, la injusta e injustificable deuda producida por nuestros políticos- una excelente fuente de ingresos: por los impuestos a la compra, incomprensiblemente similares entre utilitarios y vehículos de lujo; por la gasolina, imparable en sus subidas en algo tan cotidiano que ya damos como normal; por las multas, cada vez más frecuentes en cualquier tiempo o lugar; o por esa absurda ITV que se merecería un ‘post’ ella sola.

Lo que se pretende reducir es el transporte público, porque no sólo no ingresa en las arcas del Estado sino que además cuesta a las administraciones públicas, en forma de subvenciones para proporcionar un servicio acorde con las necesidades ciudadanas, aunque sea deficitario, en eso que un día se llamó Estado del Bienestar. Ya lo hemos comenzado a ver tímidamente este año, primero con un ‘tarifazo’ injustificable que tendrá nuevas reediciones en 2014. Posteriormente con el eufemístico término de ‘ajuste’ que en román paladino significa supresión de líneas y reducción de servicios, algunas veces de forma clara y otras de una manera más maquiavélica o sibilina, como pasa ya con esos aviones que solamente se averían cuando no se han llenado de pasajeros, lo que obliga a cancelar el vuelo.

Incluso este invierno tendremos que acostumbrarnos a pasar frío –con la excusa de que la calefacción está averiada-, lo mismo que en verano he cogido más de un autobús con el aire acondicionado sin funcionar. O a la suciedad ¡Y no les digas nada a los empleados, que ellos no tienen la culpa! Todo sea por el ahorro, y porque las empresas puedan sobrevivir sin un apoyo desde el sector público que está más que justificado, pero que ya no está de moda.

¿Y los usuarios, qué? Pues que se compren una bicicleta y elijan cuando tienen que usarla y cuando montar en el coche. Pero al autobús o al tren, que ni se acerquen.

Dedicado al Consorcio de Transportes de Madrid con todo mi ‘cariño’

domingo, 6 de octubre de 2013

Tres reflexiones necesarias sobre el sistema de equipos UCI

El pasado viernes la UCI publicaba la relación de equipos candidatos para estar tanto en la primera división (UCI ProTour) y en la segunda, como continentales pro, en 2014. Y la verdad es que un simple análisis a la cantidad –que no a la calidad o a la distribución, que son otros aspectos igualmente analizables- nos tiene que mover a la reflexión de que este sistema no funciona.

Y es que la máxima categoría mundial no tiene –creo que por primera vez en años- más candidatos que plazas a cubrir. Y eso que a última hora, y de una forma un tanto inesperada a tenor de su filosofía de temporadas anteriores-, el Europcar ha solicitado una licencia. Dicho de otra forma, si no hay tonterías del tipo ‘inexpicable-e-injustificable-veto-a-Katusha’ la proclamación de elegidos el próximo mes de noviembre debe ser un trámite… aunque alguno debería plantearse por qué no surgen nuevas iniciativas desde cero o se promocionan algunos de los proyectos más interesantes desde la categoría inferior, tipo IAM, NetApp, Qhibeka o incluso Colombia.

Pero el problema verdaderamente grave no está en la categoría superior, sino en la intermedia, donde solamente encontramos dieciséis candidaturas –con cuatro deserciones respecto a 2013-, con lo que el principio morfológico de la pirámide se rompe en pedazos, con una cúspide más amplia que el escalón intermedio. Aquí surge una segunda preocupación: por qué tampoco hay apenas proyectos nuevos en este nivel, con la única excepción del Drapac australiano.

Finalmente la base es despropocionadamente amplia respecto a los dos primeros grupos, lo que en demografía indicaría inmadurez: el año pasado hubo 158 equipos continentales y esta próxima temporada tendremos que esperar hasta enero, pero el número no debe varias mucho. Hay que recordar que en esta categoría la regulación es competencia de las Federaciones Nacionales, por lo que cambian mucho las exigencias entre países. Pero, independientemente de estas variaciones, el sistema sí produce, lo cual debería ser un tercer motivo para la reflexión. 

viernes, 4 de octubre de 2013

Simbiosis ciclistas

El diccionario de la RAE define simbiosis como “asociación de individuos animales o vegetales de diferentes especies, sobre todo si los simbiontes sacan provecho de la vida en común”. En una época de crisis –tomando el vocablo tanto en su sentido económico negativo como en el positivo de cambio- estas simbiosis no son solo recomendables, sino necesarias. Solo hace falta un poco de imaginación a la hora de definir a los simbiontes y hacer lo posible para que saquen provecho de su vida en común.

Vamos con cinco posibilidades, y seguro que me dejo muchas más.

1. No hace mucho me felicitaba por la entrada de FernandoAlonso en el mundo del ciclismo, en el sentido de que un personaje público apostase de forma notoria por nuestro deporte.. aunque al final sea a partir de 2015. Un cambio que podría abrir muchas puertas, con un poco de imaginación y voluntad. Por ejemplo, ¿qué tal habría quedado una felicitación de Cristiano Ronaldo a su compatriota Rui Costa por haber ganado el Mundial en medio de una rueda de prensa del Real Madrid? ¿No habría tenido repercusiones tan importantes o más que el propio arco iris del ciclista del Movistar para este deporte en Portugal? Tan solo falta por determinar la contraprestación –seguramente fiscal, que es el único que parece importarles- para el mencionado personaje y esto no lo conocería ‘ni la madre que lo parió’, como dijo un aciago personaje.

2. Acabo de comenzar a leer ‘Viva la Vuelta’ y aunque el ciclismo de los años treinta y cuarenta no tiene que ver nada con los actuales, no puedo dejar de sorprenderme de la estrecha vinculación con el fútbol, con corredores participando con las camisetas de equipos como el español, el Depor o el Barça. En fechas más recientes, intentos similares han fracasado, bien en fase de planificación –Real Madrid-, bien de ejecución inicial –Barcelona-. Sin embargo, si la RFEF es capaz de renunciar a su subvención pública por ayudar a otros deportes, ¿no sería posible hacer un ‘pacto’ similar entre clubes futboleros y de otras disciplinas, preferiblemente ciclistas? Podéis imaginar todo tipo de alicientes.

3. Aunque la UCI ha apostado decididamente por la mundialización –lo que no es malo, casuísticas concretas al margen-, dicha apuesta debería plasmarse de forma más concreta en lo referido a los equipos World Tour. Es cierto que el mismo reglamento UCI contempla el apoyo que deben dar estas estructuras a otras actividades ciclistas. ¿Pero no sería mucho mejor precisarlas? ¿Qué tal otro equipo de carretera, femenino, continental o sub23, y otra formación en otra disciplina como ciclocross, BTT o pista? Seguro que hay fórmulas interesantes a tener en cuenta.

4. También se ha comentado en este blog, tanto por mi parte como por una invitada de excepción como Dori Ruano, la necesidad de que las pruebas ciclistas masculinas ‘tiren’ del carro respecto a otros ciclismos minoritarios, como puede ser el femenino. Es cierto que ello supone unos costes adicionales para el organizador, pero si vieran reducidos otros conceptos, ¿no tendrían un aliciente para hacerlo?

5. Y no me extiendo más, aunque esta última propuesta transciende de lo que es el mundillo ciclista a lo que es el conjunto del deporte. Recientemente la selección de hockey sobre patines fue patrocinada por una empresa que tenía intereses comerciales en Angola, donde se disputaba el Mundial. A la espera de esa incierta Ley de Mecenazgo –que me temo no captará nuevos patrocinadores sino que simplemente dará más ventajas a los ya existentes-, ¿no estaría mal crear un foro entre organismos deportivos y cámaras de comercio con el fin de ofrecer, por ejemplo, las ventajas de un Mundial de BTT en Sudáfrica u otro de pista en Bielorrusia, sin apenas repercusión en España, a empresas con intereses comerciales en aquellos países? Por que ‘haberlas, haylas’ y hablando, se entiende la gente.

Atención al cliente: cuando el parecido entre realidad y ficción es pura coincidencia


(Música ratonera de espera; puede prolongarse bastante)

Buenos días. Ha contactado con el servicio de emergencias de la Policía. Le informamos que con el fin de mejorar de asegurar la calidad de nuestro servicio de atención esta llamada puede ser grabada. Diga si llama por delitos contra la propiedad, delitos contra la seguridad de las personas u otras incidencias.

¿?

Disculpe no le he entendido bien. Diga ‘delitos contra la propiedad’ o marque 1, si llama por delitos contra la propiedad; diga ‘delitos contra la seguridad de las personas’ o marque 2, si llama por delitos contra la seguridad de las personas; o diga ‘otras incidencias’ o marque 3 si llama por otras incidencias.

Delitos contra la propiedad

Diga si llama por una sospecha, una tentativa, un acto en ejecución o un hecho consumado.

¿?

Disculpe no le he entendido bien. Diga ‘sospecha’ o marque 1, si llama porque tiene la sospecha de un delito contra la propiedad; diga ‘tentativa’ o marque 2, si llama porque se está produciendo una tentativa de un delito contra la propiedad; diga ‘ejecución’ o marque 3 si el delito contra la propiedad se está produciendo en estos momentos; o diga ‘consumado’ o marque 4 si el delito contra la propiedad se ha consumado.

Ejecución

Por favor, teclee o diga de una en una todas las cifras de su DNI, sin la letra final.

11111111

Para facilitar la labor de nuestros agentes, teclee o diga de una en una las cifras del DNI del presunto ladrón, sin la letra final

¿? (denota sorpresa)

Opción incorrecta.

 ¡¡**#**#¿?###@@@*+++!!!? (no hace falta decir lo que denota)

Opción incorrecta. Va a ser transferido a uno de nuestros agentes (música ratonera durante algunos minutos)

¡¡¡¡¡¡¡¡¡!!!!!!!! (denota impaciencia)

Sentimos informarle que todos nuestros agentes están ocupados en estos momentos. Rogamos vuelva a llamar pasados unos minutos. Le agradecemos la confianza depositada en nuestro servicio.  Con el fin de atenderle de la forma más correcta posible, rogamos valore este servicio de uno a nueve, siendo nueve la valoración más alta

Iros a la mierda

Disculpe, no le he entendido bien.

(Fin de la conversación. Duración, cerca de cinco minutos)

Afortunadamente, a día de hoy, esta conversación es absolutamente irreal con estos protagonistas, aunque no sé si llegará a poder producirse en un futuro cercano. Pero hay servicios de atención al cliente con los que contactar es aún más kafkiano todavía. Y simplemente para ‘informar’ de un problema ajeno al consumidor –aunque lo sufra- en un suministro como electricidad, gas, teléfono o agua. Y puedo aseguraros que algo muy parecido me ha pasado esta misma mañana.

Y es que, estadísticas aparte, un cliente satisfecho es el que no protesta… no el que no puede protestar

PD: Al maestro Forges, tan atinado como siempre en plasmar la realidad

miércoles, 2 de octubre de 2013

Hasekura vuelve a España en bicicleta 400 años después

En 1613, el señor feudal Date Masamune del señorío japonés de Sendai –curiosamente epicentro del terrible terremoto de 2011- decidió enviar una delegación a Europa con el objetivo de solicitar el establecimiento de relaciones comerciales con Nueva España (México) y ‘regular’ el envío de misioneros cristianos a Japón, un intrusismo que molestaba especialmente a la sociedad nipona.

Esta misión fue conocida como ‘Embajada Keicho’, y estuvo encabezada por el samurai Tsuenaga Hasekura, quien salió de Japón el 28 de octubre de 1613 y tras recalar en México, llegó a Madrid el 30 de enero de 1615, donde fue recibido por el rey Felipe III, estableciendo los contactos pertinentes que no llegarían a fructificar y que podéis ampliar en este enlace.

Hasekura, que llegó a bautizarse como Felipe Francisco Faxicura, visitó Francia y Roma antes de regresar a su país para volver poco tiempo después a España, aunque su misión no tuvo el éxito esperado y Japón permaneció cerrado a Occidente hasta finales del siglo XIX a pesar de los esfuerzos de numerosas naciones.

Sin embargo, parte del séquito de Hasekura se quedó en España, concretamente en la localidad de Coria del Río, muy cerca del puerto de embarque de Sevilla hacia México y el Lejano Oriente. Hoy en día, numerosos vecinos de aquella zona, herederos de aquellos inmigrantes, llevan el apellido Japón. Y allí se erige una estatua en honor del samurai.

400 años después, la embajada de Hasekura es la razón para la organización del Año Dual España-Japón, que se celebra desde el pasado mes de junio y hasta dicho mes del 2014, con numerosos actos culturales y distintas actividades en ámbitos como la política, la economía, la ciencia y la tecnología, el turismo o la enseñanza. Y el deporte, por supuesto.

Por ello, desde el 27 al 31 de octubre, un grupo de ciclistas japoneses recorrerán de la forma más fiel posible el recorrido que llevo Hasekura hace cuatro siglos entre Coria del Río y Madrid, en un hermanamiento entre el ciclismo español y el japonés del que os informaré próximamente.