domingo, 31 de marzo de 2013

"Queremos el trial olímpico"


MARCA publicaba ayer sábado –en su edición de verdad, la de papel- un reportaje sobre el reto de la Federación Española de Motociclismo de conseguir que el trial sea olímpico, concretamente en Madrid 2020. Sería la primera vez que un deporte de motor entrase en unos JJ.OO.


Su estrategia pasa porque forme parte del programa de los Juegos Mediterráneos Tarragona 2017, algo que ven bastante factible, según cuentan, y posteriormente ‘dar el salto’ como deporte de pleno derecho en la gran cita, ya que los de exhibición dejaron de existir. Para ello, una dura tarea por delante que incluye –según se nos contaba en el mencionado artículo- potenciar el componente ecológico, por lo que se usarían motos eléctricas, convencer de que existe una difusión mundial… y dejar fuera a otro deporte del programa actual.

Difícil tarea, aunque más vale intentarlo, aunque se falle, que quedarse parado… y tener el fracaso asegurado.

De todas formas, no me quería referir al trial motero, sino al trial ciclista, el hermano menor y pobre, tanto de las motos como de las propias bicis, aunque sinceramente viendo estas imágenes, pienso que la versión ‘light’ no tiene nada que envidiarle en espectacularidad –más bien todo lo contrario-. Y el componente ecológico está garantizado. Eso sí, pensar en un trial olímpico es un sueño, ya que la difusión mundial de este ciclismo es muy limitada, el deporte de las dos ruedas ya tiene hasta cuatro disciplinas en el programa de los Juegos… y la filosofía del olimpismo está demasiado anclada en un modelo que es, desde mi humilde punto de vista, bastante mejorable.


Lo que sí que es cierto es que en esta época de desmantelamiento social, los deportes –o simplemente las disciplinas- que no tengan ese marchamo olímpico tienen un futuro pero que muy negro. Quizá al trial –con grandes números en lo referido a asistencia, sobre todo en las exhibiciones ‘indoor’- no necesite ese sello olímpico para garantizar su futuro. Es más, podría ser un aliciente para el ‘bici trial’ buscar algún tipo de competición conjunta con el hermano mayor, aprovechando sinergias. Y es que, en estos tiempos tan negros que corren, toda la imaginación que se eche va a ser poca.

Sed realistas y pedid lo imposible.

jueves, 28 de marzo de 2013

El optimismo no es fe sino voluntad


Una vez más, la definición de optimismo de la wikipedia es mucho más clarificadora que la de la RAE. “Significa tener una fuerte expectativa de que, en general, las cosas irán bien a pesar de los contratiempos y de las frustraciones. Como valor ético, es la idea del ser humano de siempre tener lo mejor y conseguirlo de igual manera, a pesar de lo difícil de algunas situaciones siempre encontrar el lado bueno y obtener los mejores resultados. Desde el punto de vista de la inteligencia emocional, el optimismo es una actitud que impide caer en la apatía, la desesperación o la depresión frente a las adversidades”. 

Pues bien, en los últimos tiempos se nos está vendiendo el concepto optimismo como tendencia a esperar que el futuro depare resultados favorables… aunque los indicadores, objetivos o subjetivos, no aporten ninguna esperanza. Más bien todo lo contrario. Optimismo, en este sentido casi religioso, se convierte en fe, credulidad, conformismo, espera (que no esperanza), acatamiento, paciencia, fatalismo, aceptación, resignación, sumisión… Eso sí, con una sonrisa. Como decía Don Alonso, el ilustre titiritero barojiano de ‘La busca’, “ya llegará la buena”, aunque a él nunca le llegó. O ese “no hay mal que cien años dure” del sabio refranero español… que no tiene en cuenta que hay desgracias que acontecen irremisiblemente en muy pocos minutos. 

Me quedo, pues, con la vertiente luchadora del término, en ese actitud de esfuerzo necesario para encontrar soluciones, ventajas y posibilidades de futuro. Optimismo es perseverancia, firmeza, insistencia, deseo, decisión, tesón…. En definitiva voluntad por cambiar las cosas para bien, aunque en algún momento nos aborde el mal humor. La sonrisa, la mejor de ellas, llegará entonces cuando nuestro optimismo haya dado resultados.

martes, 26 de marzo de 2013

Cien años del sueño político-deportivo de Karel Van Wijnendale en Flandes


Posiblemente el nombre de Carolus Ludovicus Steyaert no le suene a casi ningún aficionado español al ciclismo. Incluso su seudónimo de Karel (o Koarle, para los amigos) Van Wijnendale, tomado de la población donde nació, tampoco sea conocido por muchos fuera de su Flandes natal. Pero allí es un Dios: y es que estamos hablando del fundador de la ‘Ronde Van Vlaanderen’, la clásica de las clásicas junto con la París-Roubaix, aunque la carrera tardó muchos años en tener el éxito y el prestigio que ahora tiene, y que el próximo domingo se plasmará en la edición que celebra el centenario.
Me ha interesado la figura de Van Wijnendale, porque no es nada habitual decir que  “haber nacido en una familia pobre fue mi fortaleza”. Y es que el decimoquinto hijo de una familia pobre, que se quedó huérfano a los 18 meses, tuvo que buscarse la vida desde muy pequeño: panadero, vaquero o repartidor de paquetes, antes de intentar ganarse el pan como ciclista y terminar fundando un periódico, el Sportwereld.
Y como era tradición en la época, la mejor apuesta de un medio informativo era el ciclismo. Y nada mejor que crear una carrera que recorriera todo Flandes: el 25 de mayo de 1913 se puso en marcha esa primera edición, sobre 330 kilómetros, pasando por todas las grandes poblaciones flamencas, con una reivindicación política, “porque tienen que contribuir a la liberación del pueblo flamenco”. Y es que junto al interés deportivo existía una motivación personal: Van Wijnendaele siempre se quejó del trato humillante que recibió en sus primeros trabajos por parte de las familias francoparlantes de Bruselas u Ostende.
Aunque la I Guerra Mundial estuvo a punto de acabar con la carrera, volvió a organizarse en 1919, y creció en el periodo de entreguerras, aunque tan sólo encontramos a un vencedor foráneo –el suizo Heiri Suter, en 1923- en aquellos años. La razón es que durante mucho tiempo coincidió con otras pruebas en Francia o Italia –sobre todo con la Milán-San Remo- y el interés de constructores y corredores se centraba en estos países.
La II Guerra Mundial tuvo un curioso efecto sobre la ‘Ronde’. Y es que Van Wijnendaele no tuvo reparos en pactar con los ocupantes alemanes para que la carrera se siguiera disputando. Por ello fue tachado de colaboracionista, lo mismo que el periódico organizador –ya fusionado con el Het Nieuwsblad-. Esta circunstancia fue aprovechada para hacer nacer una nueva carrera, el Circuito de Flandes (Omloop van Vlandeeren), pero Steyaert luchó por la ‘autenticidad’ de su prueba ante la Liga Velocipédica Belga, por lo que pudo mantener su denominación sin competencias, mientras que la prueba ‘usurpadora’ tuvo que rebautizarse como ‘Omloop Het Volk’. Muchos años más tarde, en 2009, ésta pasó a llamarse ‘Omloop Het Nieuwsblad’, las dos bajo el paraguas del mismo organizador.
Y aunque la ‘Het Volk’ quiso ser competencia de la ‘Ronde’, la creación de la Challenge Desgranges-Colombo avalada varios prestigiosos periódicos europeos, con el oportuno apoyo del Het Nieuwsblad, fue el respaldo definitivo para la prueba flamenca, que a partir de ese momento siempre formó parte de los distintos circuitos mundiales, ya en las fechas actuales: Superprestigio, Copa del Mundo o UCI World Tour. Pero lo que es más importante, formando parte de ese selecto club de los cinco monumentos.
Van Wijnendaele falleció el 20 de diciembre de 1961, no perdiendo nunca el contacto con su prueba, con una labor que merecería la pena contar un nuevo post en la búsqueda de ‘muurs’ para salvar la reducción de tramos adoquinados que conllevaba el progreso y que al final es la ‘salsa’ de la clásica flamenca. Tres años más tarde se erigió un monumento en su memoria en el Kwaremont, aunque si tenéis la suerte de estar por allí, nada mejor que visitar el museo de la carrera en Oudenaarde, o simplemente la página dedicada a este personaje, que forjó ese mito del ‘flandrien’, del triunfador a base de trabajo duro, y en donde he encontrado esta interesante película… que desgraciadamente sólo está en flamenco.

lunes, 25 de marzo de 2013

Escrache, el cobrador del Frac en versión política


Tengo que reconocer que jamás había escuchado la palabrita de marras, pero también puedo asegurar que, después de haberla oído tantas veces en los últimos días, jamás se me olvidará.

Escrache, sin embargo, es un término antiguo. Tanto en su origen rioplatense, como bien se explica en la Wikipedia, como en el concepto, como forma de ‘avergonzar’ públicamente a alguien que se ha destacado por un comportamiento, digámoslo así de suave, ‘poco ejemplar’.

Y es que esta nueva forma de protesta social tiene un antecedente muy directo en las empresas especializadas en perseguir a los morosos profesionales, con nombres y fórmulas tan llamativas y clarificadoras como ‘El cobrador del Frac’, ‘El payaso cobrador’ o ‘El torero del Moroso’, aparte de otras figuras atosigantes en forma de ‘Pantera Rosa’, ‘Zorro’ o legionario romano. Incluso políticos como el alcalde Alvarez del Manzano ya tuvieron su ‘Oso anti alcalde moroso’.

Y aunque hubo algunas tímidas voces en protestar contra el acoso de estas figuras antimoroso, en general fueron bien aceptadas aunque la caradura de los destinatarios soportaba estoicamente esta reclamación económica enfundada en denuncia social. Es más, incluso alguno de los disfrazados recibiría una buena mano de leches de estos especialistas en dictar su propia justicia.

Ahora, en cambio, los escarches vienen a ser la mayor de las perversiones antidemocráticas y diabólicas, la nueva ‘kale borroka en palabras de Cristina Cifuentes, esa que en 2009 legitimaba cualquier tipo de protesta ciudadana. No digo yo que algunas formas de este acoso sean potencialmente ilegales y perfectamenbte evitables. Pero tampoco debemos obviar que en este país donde todavía no hay (ni habrá) un solo culpable de la crisis, digo de la estafa, la paciencia de los ciudadanos tiene un límite y la expresión popular de ese ‘malestar’ sólo tiene la calle como manifestación democrática. Desgraciadamente.

Y que la mejor forma de acabar con los escarches no es denunciar a los participantes, sino simple y llanamente detener, juzgar y encarcelar a los estafadores.

domingo, 24 de marzo de 2013

La bicicleta, un insulto al progreso


Creo que el único párrafo que se salva del artículo es el final, aunque no referido a sus víctimas sino como una auténtica revelación después de escribir su enésima apología contra los ciclistas: "Soy un gran idiota pero todavía no me he dado cuenta".

Ignoro –y me importa tres narices- las razones de su frustración contra las bicis y su obsesión enfermiza por la pulcritud como razón única y fundamental para evitar cualquier práctica deportiva. Tampoco me preocupan mucho sus tajantes afirmaciones sobre que la bicicleta es antiestética y un insulto al progreso, que ir en bicicleta y despreciar la vida son una unidad de destino en lo universal, o simplemente que cualquier ciudad sería más agradable, noble y segura con el doble de CO2 y la mitad de ciclistas. Es parte de su provocación y en este país de mediocridades, esta mal entendida ironía le da un buen resultado, aunque sólo sea en forma económica.

Lo verdaderamente grave es que esta parafernalia anticiclista pueda ser tomada como un nuevo Credo para esos miles de descerebrados que cada día, cuando se suben a sus automóviles, desprecian a los ciclistas –y a los peatones y a otros conductores- en calles y carreteras, con casco o sin él, atentando contra sus derechos, contra su libertad, contra su ocio, contra su salud, contra su vida. Y que no haya conciencia de que esas gentes son asesinos en potencia.

En otros ámbitos de la sociedad este artículo sería una apología del terrorismo. Aquí incluso alguno lo justificará hablando de libertad de expresión y felicitará al autor, al que lógicamente no quiero ni mencionar. Tenemos lo que nos merecemos.

sábado, 23 de marzo de 2013

‘Todo lo que era sólido’: verdades sobre España


Tengo que reconocer que, como novelista, algunas de sus obras no me entusiasman. Sin embargo, hay un puñado de libros de Muñoz Molina que me parecen imprescindibles. Y aunque los ‘estudiosos’ no los clasifican en una sola categoría, sino que hablan de ensayo, de diario... para mí tienen el acierto de la perfecta descripción de una situación, de un momento, a través de su propia experiencia personal.

‘Ardor guerrero’ resulta sinceramente demoledora para conocer esa pérdida de tiempo que fue el servicio militar; ‘Ventanas de Manhattan’ es una de las mejores descripciones jamás realizadas sobre el día a día en NY. Y en la misma línea de las anteriores, el recientemente publicado ‘Todo lo que era sólido’ es, como decía, imprescindible para entender lo sucedido en nuestro país en esos años del espejismo, por mucho que manifieste que “no está el mañana ni el ayer escrito”.

Cada uno de los ¿capítulos? del libro no es sólo reflexión personal del autor, sino que nos conlleva a buscar la propia, para entender –o para que nos resulte incomprensible e injustificable- lo sucedido en esos años en España, en los que todo parecía sólido. Sin embargo, me quedo con el 42, una demoledora crítica sobre esa democracia que muchos dicen que tenemos pero que no existe.

“En treinta y tantos años de democracia y después de casi cuarenta de dictadura, no se ha hecho ninguna pedagogía democrática. La democracia tiene que ser enseñada, porque no es natural, porque va en contra de inclinaciones muy arraigadas en los seres humanos. Lo natural no es la igualdad, sino el dominio de los fuertes sobre los débiles (…) Creerse uno el centro del mundo es tan natural como creer que la Tierra ocupa el centro del universo y que el Sol gira alrededor de ella. El prejuicio es mucho más natural que la vocación sincera de saber. Lo natural es la barbarie, no la civilización, el grito o el puñetazo y no el argumento persuasivo, la fruición inmediata y no el empeño a largo plazo. Lo natural es que haya señores y súbditos, no ciudadanos que delegan en otros, temporalmente y bajo estrictas condiciones, el ejercicio de la soberanía y la administración del bien común. Lo natural es la ignorancia: no hay aprendizaje que no requiera un esfuerzo y que no tarde en dar fruto. Y si la democracia no se enseña con paciencia y dedicación y no se aprende en la práctica cotidiana, sus grandes principios quedan en el vacío o sirven como pantalla a la corrupción y a la demagogia”.

El estilo de Muñoz Molina no es estridente, ni falta que le hace ante verdades tan tajantes.

PD: Podría extenderme con párrafos y párrafos del mencionado libro, pero no me resisto a terminar sin reflejar otro, también de rabiosa actualidad y no sólo política: “Por primera vez encontré lo que se llama allí el ‘honor system’: los estudiantes prometían o juraban que no harían trampas en los exámenes ni en los trabajos; no había, pues, vigilancia, pero quien rompiera ese pacto de confianza sería expulsado. Me gustaba ese sentido protestante de la responsabilidad personal, tan ajeno a quien se ha educado en un país católico y autoritario, en el que la mejor razón para cumplir una norma es sentir en la nuca los ojos del que puede castigar, y en el que la trapacería picaresca se ha celebrado con más júbilo que la honradez”.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Los verdaderos escaladores en el ciclismo


La etapa reina de la Volta a Catalunya ha tenido como vencedor al que será –y en muy poco tiempo- el mejor escalador del pelotón mundial, Nairo Quintana.

Sin embargo, su desempeño tiene muy poco que ver, salvo el dar pedales y superar la verticalidad, con esta otra bicicleta construida y patentada hace ya más de una década por Jochen Schweizer, un alemán, antiguo extra de cine, que ha hecho de la aventura una propuesta de ocio de mil y una forma distintas, y con excelentes resultados, en lo que se refiere a su cuenta corriente.

Hablamos de la vertibike, un ciclo-artilugio con un sistema de tracción con abrazaderas que le permite ascender, con la velocidad lógicamente vinculada a la intensidad del pedaleo. Y el descenso, según comentan, es fácilmente controlable con los frenos.


Estas imágenes nos muestran las posibilidades de la vertibike… aunque seguro que a Nairo no le habrá hecho hoy falta.

domingo, 17 de marzo de 2013

SOS Vuelta a Asturias


En vista del delicado momento por el que atraviesa la Vuelta a Asturias, que puede llegar a desaparecer por la falta de ayudas, se ha puesto en marcha un espacio en las redes sociales, para que todos los aficionados y amantes del ciclismo expresemos nuestras opiniones y hagamos ver que este es un deporte vivo, que tiene mucho futuro y que cualquier inversión en él se verá rentabilizada.

Una iniciativa de Ciclismoenasturias.com que en la que se quiere llamar la atención del hecho de que, a pesar del apoyo que el Gobierno del Principado y otros patrocinadores privados vienen ofreciendo a la prueba, como hemos podido leer en la prensa, la organización necesita 38.000 euros para sacar la carrera adelante. 

Se han reducido las ayudas, tanto por parte de la administración como del resto de patrocinadores y además algunos se han ido definitivamente, lo que hace que a día de hoy peligre la 57 edición de la Vuelta a Asturias.

A la vez que los organizadores siguen peleando para encontrar una solución, con esta iniciativa se hace s un llamamiento a la afición para que se haga eco de esta situación y hacerlo llegar al mayor número de personas posibles, con el fin de encontrar ese patrocinador tan necesario.

Entrar en los enlaces de las redes sociales y darle al ME GUSTA es una opción para alcanzar esa máxima difusión o una foto o vídeo de apoyo, como éste.

¡Gracias y suerte!

jueves, 14 de marzo de 2013

Recycling


Hace algunos meses, escribí un post sobre la extravagante idea de una empresa británica que ofrecía convertir una vieja y amada bicicleta en un trofeo de caza para mostrar en el mejor rincón de tu salón.

Ahora nos llega otra propuesta para el reciclaje de las bicicletas, mejor dicho, de esas cámaras usadas que terminan en el basurero. Y es que la propuesta de lifeandbikes consiste en convertir las viejas gomas en artículos prácticos como bolsos, carteras, mochilas, fundas… que no desmerecen a artículos similares con un origen menos ‘rodado’.

Como dicen en su eslogan, Lifeandbikes.com hace de tu deporte tu estilo de vida.

martes, 12 de marzo de 2013

¿Pagar un euro por los carritos portaequipajes en los aeropuertos? ¿Y por qué no?


AENA ha anunciado que, en una fecha aún por determinar a lo largo de este 2013, comenzará a cobrar un euro por usar los carros portaequipajes en diversos aeropuertos españoles, concretamente en los de Madrid, Barcelona, Málaga, Palma de Mallorca, Gran Canaria, Tenerife Sur y Alicante.

Y como siempre que se produce alguna noticia similar, en la que pasa a cobrarse algo que antes era gratuito, las protestas están a la orden del día. Y como siempre sucede, me imagino que muchas de ellas provendrán de personas que jamás los han usado.

Sinceramente me parece fuera de lugar cualquier queja en este sentido ya que el cobro por el uso de estos carros es una práctica habitual en numerosos aeropuertos europeos y norteamericanos. Es más, en un viaje, digamos, normal, puedes prescindir perfectamente del carrito, arrastrando la maleta con las ruedas que la mayoría llevan ya incorporadas. Y si quieres comodidad, pagar un euro por este servicio no es una cantidad desorbitada. Creo que salvo en los viajes de grupo por cuestión de trabajo, cuando transportamos varias bicicletas, jamás he pagado por el susodicho elemento.

Me parece mucho más grave que ni siquiera nos planteemos el pago de otras cantidades que si son abusivas –en el fondo o en la forma- y que sí deberían originar una protesta colectiva, firme y unánime. Pero claro, entonces nos callamos. Spain is different.

domingo, 10 de marzo de 2013

¿Realmente creéis que Twitter no es trabajo?


“Para los que no lo entienden: periodismo es trabajo. Como la carpintería. Twitter es anunciar, compartir, opinar, insultar. No es trabajo”.


Este era el tuit de un famoso periodista foráneo afincado en España. Un tuit que me hizo pensar y del que no he podido resistir llevarle a este post.

Y es que es cierto que el periodismo requiere trabajo. Ese periodismo de investigación y de interpretación que tanto echamos en falta en estos días de rapidez y de ‘cortoplacismo’, aunque el verdadero culpable del desprestigio actual de nuestra profesión es esa mezcla grosera de opinión e información que sólo busca la portada llamativa, el titular impactante, la reacción visceral, la manipulación interesada. Eso puede ser trabajo… pero no es periodismo.

Pero lo que realmente me preocupa es que manifieste tan radicalmente que “Twitter no es trabajo”. Coincido plenamente esas otras funciones que manifiesta, unas positivas, otras francamente negativas. Pero que le pregunten, por ejemplo, a Guti o Sergi López Egea que si sus tuiteos de la OP desde los Juzgados de lo Penal son o no son trabajo. Es información. Directa y fiable. Y desde luego es periodismo.

Un nuevo periodismo que muchos medios y profesionales no quieren entender. Y ese es el gran drama de esta profesión en la que el renovarse o morir parece que no va con ellos.

Imagen tomada de www.marketingdirecto.com

jueves, 7 de marzo de 2013

Reconversión ciclista (IV): Xabier Usabiaga, una estrella ciclista que brilla en televisión


Un ciclista comentando una carrera en radio o televisión es una imagen bastante habitual; pero ver a un ex corredor presentando un informativo en una cadena de televisión es un hecho excepcional. Por ello, Xabier Usabiaga, profesional en la década de los noventa, es el lógico protagonista de nuestra cuarta entrega de ‘Reconversión ciclista’.

Tras dos destacadas temporadas como profesional en CLAS-Cajastur -1992 y 1993-, le llegó la oportunidad de fichar por el equipo de su tierra, aunque no llegó a vestir el maillot de Euskaltel “salvo en una prueba de ciclocross, la única que he disputado, ya que no se veía como una disciplina compatible con la carretera”. Es de sobra conocido que en febrero de 1994 una dolencia cardiaca le llevó a una prematura retirada. “Estuve ingresado en Madrid todo el mes, pasando incluso por el quirófano, pero sin que se solucionara el problema. De hecho, hoy en día sólo puedo practicar deporte a baja intensidad”. Poco después, nacía el periodista. “Me llamaron de la cadena SER para comentar la Vuelta al País Vasco, luego me llamaron de Herri Irratia, de Radio País Vasco y de Euskadi Irratia. De allí a los deportes de ETB y desde hace cuatro años, a presentar Gaur Egun, el informativo de mediodía de la televisión vasca”.

“Cuando me retiré, comencé a estudiar de nuevo, pero sin tener claro hacia donde iba. Hice el curso de director deportivo, como casi todos los ciclistas, informática… Y aunque comencé a colaborar en la radio y me gustaba, no veía claro que esto pudiera ser lo mío. En 1997 me ofrecieron presentar una serie de documentales de la BBC, y empecé a formarme más, siempre de forma autodidacta. Posiblemente fue por entonces cuando ya cambié de manera de pensar, aunque siempre he vivido al día… y ya va para quince años”.

El gran salto a los informativos

Pero el gran paso lo dio hace cuatro años, en 2008, al ‘saltar’ al terreno de la información general. “Presentaba los deportes y me ofrecieron hacerlo con los informativos. No me lo pensé mucho, aunque ahora puedo decir que es muy diferente. Si en deportes son de cinco a ocho minutos, en este caso ya son casi cincuenta minutos. Tienes que controlar muchos temas, pero sobre todo es un protocolo muy diferente, en cuanto a la  relación con el editor, con los periodistas. Es un gran reto en todos los sentidos y más en estos tiempos tan duros, y a veces tan frustrantes, que estamos viviendo”. Y aunque reconoce que “siempre estaré abierto a nuevos proyectos, me siento muy cómodo. Soy un recién llegado a esto de la información general y sé que tengo mucho camino por delante que recorrer”. De hecho, también presenta, desde hace un mes, ‘Euskadi Galdezka’, un programa del tipo ‘Tengo una pregunta para usted’.

En estos años reconoce que “el mejor momento deportivo fue poder narrar en directo el triunfo de Olano en el Mundial de Colombia”, mientras que a nivel general recuerda “cuando nos pusieron la bomba en Euskal Telebista. La idea que teníamos era irnos a Donosti con los dos realizadores y Juan Carlos Etxebarria, pero a mitad de camino nos dijeron que volviéramos. Entramos a las dos menos diez, diez minutos antes de empezar, pero pudimos hacer el telediario pese a todo. Fue una tensión terrible, pero lo logramos, a base de dar bien el callo. Profesionalmente ha sido el momento más satisfactorio de toda mi carrera”.

De la seriedad con la que evoca aquel día, pasa a una sonrisa sincera cuando se le comenta que todo el mundo dice que su euskera es de los más brillantes de entre los que se oyen en los medios vascos. “Hay gente que no le da el valor que tiene al idioma. En mi caso he tenido la suerte de vivir en un entorno totalmente euskera y donde había un nivel muy exigente. Pero lo más importante es que es un idioma con muchas variantes y trato de empaparme de él para enriquecerlo. Pero sobre todo lo que busco es un lenguaje sencillo y directo, que llegue a todo el mundo, lo que debe ser el objetivo del lenguaje en la televisión”.

Pero al castellano como herramienta informativa tampoco le hace ascos, y prueba de ello es su blog ciclista.

Organizar como obligación moral

Pese a esta nueva orientación de su carrera profesional, Usabiaga no da la espalda al ciclismo. Ni mucho menos. Sigue comentando buen número de pruebas –ahora le toca la Tirreno-Adriático-… y organiza dos importantes pruebas en su Asteasu natal: el ciclocross internacional, a principios de diciembre, y la Aiztondo Klasika, de la Copa de España, el próximo domingo. Todo ello con su cuadrilla de toda la vida, un grupo que disfruta como pocos… pero que también sufre en estos momentos previos hasta sacar adelante la prueba.

“El otro día, cuando estábamos viendo el tema de la meta de la clásica, nos preguntábamos como éramos capaces de sacar una prueba de este nivel con los medios que tenemos. Es muy complicado, pero me siento en la obligación moral de ofrecer algo al ciclismo. Aquí el deporte siempre ha funcionado con el voluntariado. Han sido los clubes pequeños los que han hecho las carreras, los que han llevado a los niños. En el ciclismo, pero también en otros deportes. Desde los trece años me he aprovechado de esta infraestructura, igual que otros miles de chavales. Por lo tanto ahora es mi obligación devolvérselo a la sociedad. En este sentido animo a todo el mundo a que lo haga y soy muy crítico con quien no lo hace. Mientras que se pueda, vamos a seguir haciéndolo. Y si quitamos la parafernalia, que ha crecido demasiado en este deporte, y nos centramos tan sólo en lo básico, tampoco es tan caro”.

miércoles, 6 de marzo de 2013

#NOalCascoObligatorioConBici


El presente post es simplemente el texto que figura en la plataforma change.org como petición a la DGT que no imponga el uso del casco a las bicis en vías urbanas.

La reforma del Reglamento de Circulación, que se prepara desde el Ministerio del Interior, recoge que los ciclistas deberán utilizar el casco en la ciudad de forma obligatoria. ¿Por qué debería seguir siendo una recomendación y no una obligación? Estas son algunas de las razones:

1. No es tan eficaz como medida de seguridad vial
, como sí los son: un tráfico más calmado (a través de vías ciclistas específicas, calles y zonas 30) y una mayor precaución por parte de los conductores de coche, respetando la distancia de seguridad (ambos como consecuencia de una mayor presencia de las bicicletas y de campañas de concienciación).

2. Constituye una medida disuasoria del uso de la bicicleta como medio de transporte urbano. El uso de la bicicleta mejora la salud de quienes la usan, pero también del resto de habitantes de la ciudad: disminuye las emisiones contaminantes, fluidifica el tráfico y reduce el nivel de ruidos. Por tanto, debería incentivarse el uso de la bicicleta en entornos urbanos, en beneficio de todos.

3. Dificulta la implantación de sistemas de transporte público individual, como la bicicleta pública.

4. El uso del casco ciclista es un debate superado en el resto de países europeos (Holanda, Dinamarca, Alemania...) que son ya un referente del uso la bicicleta. En Australia y Nueva Zelanda, países donde sí llegó a ser obligatorio, la implantación del casco hizo caer el uso de la bicicleta y no aportó mejoras significativas en la seguridad de los ciclistas.

Por estos motivos, te animamos a que firmes tu petición dirigida a la Dirección General de Tráfico (Dª María Seguí Gómez) y que nos ayudes a difundirlo en las redes sociales: #NOalCascoObligatorioConBici


Foto tomada del blog http://www.eldeladahon.net/2012/07/no-al-casco-obligatorio-en-vias-urbanas.html

PD: La no obligatoriadad del mismo no supone el hecho de no recomendar su uso.


martes, 5 de marzo de 2013

Españoles malos y tontos: tenéis suerte de que haya algún español listo



Tengo que reconocer que no hace mucho tiempo defendí unas manifestaciones de Juan Rosell en la que criticaba algunos comportamientos, sin caer en la trampa y en la demagogia de la generalización. Y sigo pensando lo mismo.

Sin embargo, el pasado domingo el presidente de la CEOE no tuvo reparos en mostrar su verdadera fachada, con generalizaciones que se podrían resumir en el título de este post, y que desde luego no hacen sino sentir vergüenza ajena. Y es que todavía no entiendo que tiene que ver el representante de los grandes grandes empresarios hablando de una realidad tan distinta –e incluso opuesta- como son los emprendedores: "La falta de crédito es terrible, tremenda, pero probablemente yo tampoco daría ese crédito", ya que "el índice de morosidad en España en estos momentos es del 11%". ¿A quien está defendiendo, a la banca o a los emprendedores?



Rosell tuvo un arranque verdaderamente memorable al culpar de todo a la ‘tecnoestructura’, a esos funcionarios que paralizan cualquier proyecto, cualquier reforma en profundidad por mero afán de autoperpetuación. “Cualquier ministro lo explica cuando se va del Ministerio”, apostillaba, crecido en la suerte. Dicho de otra forma, son esos españoles malos que son capaces de tumbar cualquier intento de ‘modernización’, como han hecho fácilmente –me imagino- con sus propios derechos como funcionarios cuando están de baja o con la simple reforma laboral, ¿o no?

Y aunque es tan difícil cambiar la legislación, advierte que "Schröder en Alemania no acertó a la primera reforma laboral, tampoco a la segunda, a medias a la tercera y por fin en la cuarta. Nosotros estamos aún en P1". Sin comentarios.

Peor aún es que quiera considerar a los españoles como tontos, aunque eso va tan en la línea de actuación de los políticos actuales que no debe sorprender a nadie. Por ello no sorprendió oírle decir que "el empresario no quiere despedir", porque "cada despido de una empresa es un fracaso". Y cuando hay beneficios, ¿se reparten para que sea un éxito?

Y un paso más, al defender que "las empresas se localicen donde haya nuevos mercados. Si el mercado español baja un 80% y el de otro país sube el 80%, hay que irse a otro país. Para la economía española es un desastre, pero hay que aceptarlo". ¡Y considera que eso es bueno para la marca España!, que no es sino “hacer las cosas más competitivas allá donde den más beneficios". Claro que sí, sobre todo si la empresa se va a ‘vender’ en mercados tan florecientes –y con tanta demanda-  como las Islas Vírgenes o Jersey.

Afortunadamente los españoles debemos felicitarnos de tener compatriotas tan listos como él –y no como su predecesor, “que ha hecho mucho daño a la imagen de la CEOE"- ya que propone soluciones para que esto se arregle: "Hagamos las leyes más claras y entonces no habrá ingeniería fiscal, porque tenemos una ley complicadísima, que beneficia a los mejor preparados, que son los que más tienen", para terminar diciendo que "hay mecanismos fiscales que las empresas utilizan, ya que la legislación permite tributar según qué cosas en distintos países”. Eso sí, me imagino que en este caso, estará rezando para que esa malísima casta de la tecnoestructura boicotee cualquier iniciativa reformista, sobre todo estas que evidencian su verdadera naturaleza.  

PD: A veces la mejor forma de saltarse la 'tecnoestructura' es tener un amigo político, convenientemente 'motivado', por encima. ¿Es eso lo que buscamos?

domingo, 3 de marzo de 2013

Rollapaluza: el ciclismo llega a los pubs


Aunque la mayor parte de las especialidades ciclistas están asociadas a espacios al aire libre, hay algunas que se han trasladado a recintos cerrados exclusivamente por razones organizativas y climatológicas.

Sin embargo, acabo de descubrir una curiosa modalidad íntimamente vinculada a un espacio cerrado, tradicionalmente considerado tan poco deportivo como un pub, y que responde al llamativo nombre de Rollapaluza.

La mecánica es simple: dos participantes sobre bicicletas en un rodillo con el objetivo de cubrir una distancia simulada de 500 metros a la máxima velocidad. Lo verdaderamente original es el ambiente, rodeados de música y de cervezas, como si fuera un concurso de pulso o de dardos, dos tradiciones típicas de los pubs británicos, aunque ya se esta extendiendo a otras manifestaciones festivas.


Lo más curioso es que ya existe una competición oficial, que este año cumple su cuarta edición, la Rollapaluza National Series, un evento que se inició en Bristol el pasado 9 de febrero y que tendrá siete escalas hasta mediados de mes, para finalizar con una final en Londres. Si queréis participar o simplemente os ha picado la curiosidad, aquí tenéis más información.

viernes, 1 de marzo de 2013

Ciclismo: nuevas oportunidades laborales para militares, sacerdotes y otros profesionales


Acabo de leer en MARCA, edición ‘buena’, que el Blanco ha contratado a un militar para interrogar a sus corredores. El cuestionario, monotemático y fácil de adivinar, lo encontramos en el titular: “Confiese, ¿se ha dopado?”

Ni que decir tiene que los corredores están francamente molestos… pero no pasará absolutamente nada. Como siempre. Y para los que piensan que el ciclismo no debe preocuparse, ni compararse con otras modalidades, y dedicarse a resolver sus propias miserias, eso sí, a la vista de todos, simplemente me gustaría ver que pasaría si una iniciativa de este tipo se emplease en el tenis, por ejemplo. Por no hablar del deporte rey si se utilizasen métodos similares para saber quién conducía ese misterioso Porsche blanco sobrerrevolucionado en una noche post futbolera.

En fin, como en el ciclismo siempre queremos dar ejemplo, para quedar como los más tontos, sugiero que en Italia o Irlanda, países donde la salvación eterna es más importante que la terrenal, contraten a sacerdotes bajo amenaza de excomunión. En la más papista que el Papa España –para lo que quiere-, no bastaría: habría que resucitar a la Inquisición. Los ex miembros de la KGB encontrarían acomodo en equipos del bloque soviético, aunque no me los imagino en el Katusha. Y en Estados Unidos, siempre vigilante a los movimientos geopolíticos, quizá la CIA tomara ejemplo, si no estuviera tan ocupada en Guantánamo, por ejemplo.

Y seguro que en cualquier otro país encontraríamos muchos profesionales dispuestos a reconvertirse, única y exclusivamente por la salvación del ciclismo.