martes, 28 de febrero de 2012

Castilla y León vs. Euskadi: las comparaciones son odiosas

Las alarmas ciclistas volvían a encenderse esta mañana cuando El Norte de Castilla publicaba en su edición de hoy la posibilidad de que la Vuelta a Castilla y León pudiera ser suspendida ya que, pese a la reducción a tres etapas para recortar el presupuesto, seguía teniendo problemas económicos, cifrados en 30.000 euros.

Afortunadamente, unas horas después, el máximo responsable de Cadalsa Sport José Luis López Cerrón, confirmaba el compromiso de la consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León para ampliar su aportación en el caso de que no se materialicen algunos patrocinios privados que la organización intenta ultimar para completar el presupuesto de la carrera. Sinceramente me alegro porque esta sangría no puede continuar… y por los vínculos emocionales que tengo con esta prueba.

Una buena noticia que contrasta, desgraciadamente, con las procedentes del Norte peninsular, de la hasta hace poco Meca del ciclismo, donde las posturas entre el Gobierno Vasco y OCE –organizadora de la Vuelta al País Vasco y la Clásica de San Sebastián- cada vez están más enquistadas: con el tiempo apremiando, no sólo no se ven visos de solución, sino que los ataques son cada vez más directos, al menos por la parte política: la consejera de Cultura anunciaba que los organizadores habían rechazado la colaboración de "un socio estratégico muy potente" que "garantizaba la viabilidad" económica de esta prueba deportiva. OCE no entraba en juicios, aunque publicaba esta misma tarde un comunicado en el que decían estar "agotados, desanimados, sin ilusión, sin fuerzas para seguir esta lucha de declaraciones y comunicados, que no es lo nuestro”. Por cierto, a esa misma hora se oficializaba la suspensión de otra prueba vasca, el Gran Premio de Llodio, por razones muy similares.

No voy a entrar en dirimir o en alentar polémicas, pero en este momento de zozobra no se necesitan enfrentamientos en Euskadi, sino soluciones que competen casi en exclusividad a ambas partes. Y a muy corto plazo –aunque pudieran ir vinculadas con otras a más largo-, que llegan con el diálogo y no con el fuego cruzado. Y es que no estamos hablando de dos carreras de pueblo, sino de dos de las cuatro WorldTour que hay en España. La credibilidad de nuestro ciclismo, incluso de la marca Euskadi –ahora que está tan de moda este concepto- está en juego.

Y cuando una situación muy similar se ha resuelto en Castilla y León, no veo por qué no puede hacerse en el País Vasco. Las comparaciones son odiosas.

sábado, 25 de febrero de 2012

Ciclismo en Euskadi: No news, the worst news


Muchas veces he escuchado, y me he creído, aquello de ‘no news, good news’. En esta época de crisis interesada y egoísta, pensar que si un organizador no abría la boca era simplemente que no tenía problemas. Craso error: “no news, the worst news”, al menos por lo que estamos viendo en Euskadi y en Navarra.

La mayor parte de los aficionados nos quedamos de una pieza con el comunicado de ayer de Organizaciones Ciclistas Euskadi sobre las posibilidades –bien ciertas, desgraciadamente- de que las dos grandes pruebas vascas –Vuelta al País Vasco, al filo de poco más de un mes, y Clásica de San Sebastián, y ambas en el cada vez más exclusivo WorldTour- pudieran desaparecer del calendario este mismo año. No voy a explicar los detalles, que podéis encontrar bastante bien en el Diario Vasco, periódico vinculado a dicha organización. Y aunque este tipo de actuaciones siempre tiene mucho de órdago, nadie puede decir que vayan de farol.

También es interesante el artículo en Deia al respecto, sobre todo el último párrafo del mismo: Los organizadores “nunca censuraron la llegada de la Vuelta a España a Euskadi, pero condicionaron su presencia al respeto a las pruebas de casa”.

Leo también sendos despachos de Efe más que preocupantes: el primero nos dice que el Gran Premio de Llodio está en peligro y que su suerte se dilucidará mañana; el segundo, sobre los días claves en el futuro del Gran Premio Miguel Indurain.

En fin, haya noticias o no las haya, el futuro del ciclismo profesional vasco –donde es mucho más que un deporte- es demasiado preocupante para que se permanezca de brazos cruzados.

jueves, 23 de febrero de 2012

Uno de cincuenta

No se han devanado demasiado los sesos los amigos del RAE al definir cincuenta como “cinco veces diez”, o más aún diciendo que es el “signo o conjunto de signos con que se representa el número cincuenta”. Claro que en wikipedia nos encontramos otra definición de Perogrullo, en la que nos aseguran que “cincuenta es el número natural que sigue al cuarenta y nueve y precede al cincuenta y uno". 

Eso sí, nos aportan algunas interesantes curiosidades matemáticas. Por ejemplo, que es el primer número que se puede expresar como la suma de dos cuadrados 1² + 7² = 5² + 5². O que también es de los pocos que se puede expresar por la suma de tres consecutivos: 50 = 3² + 4² + 5². Claro, que si pasamos del sistema decimal al binario, nuestro cincuenta se convierte en 110010. Y en Roma estaríamos hablando de una simple L.

Siguiendo con la matemática, nos encontramos con que es el símbolo estadístico de la equiprobabilidad (50%), aunque su versión británica del fifty-fifty resulta más atractiva y snob.

Pasando a la física (nuclear), es uno de los siete números mágicos, concretamente el quinto; es también, en electrónica, el estándar de la frecuencia en las redes eléctricas de Europa; el establecido en óptica para la lente media de fotografía, o el número atómico del estaño, en esa materia como la química que siempre he aborrecido.

Y es que, por bien que se me dieran las matemáticas, siempre he sido de letras. Por lo tanto, asocio más el número cincuenta a las bodas de oro, a las 50 puertas de la Sabiduría que describe la Cábala, a esa cifra que representaba la Justicia en la antigua Roma, o simplemente a la cantidad de estrellas que encuentro en la bandera estadounidense, una de las cuales, el mítico Dave ‘Almirante’ Robinson, llevaba ese numerito en su camisetas… cifra que nadie volverá a lucir jamás.

Pero ante todo quiero ser práctico. Y cincuenta es el límite de velocidad en vías urbanas en España y en la mayor parte de Europa. Y claro está, ese punto kilométrico en el que se abre el avituallamiento en las carreras ciclistas, y del que tanta veces he dado aviso haciendo de radio vuelta.
Hay gente al que le da un cierto respecto el guarismo en cuestión –“Miedo a los cincuenta”, de Erica Jong- aunque hay que ser realistas y reconocer que “si a los cincuenta te despiertas sin molestias, es que estás muerto”.

Pues bueno, aquí hemos llegado, pero no vamos a parar: Cincuenta, cinquante, cinquanta, fifty, fünfzig, Пятьдесят, berrogeita hamar…

Uno de 50, y no es publicidad, está aquí. Y que sea por otros cincuenta más, como poco. Aunque la verdad, es que, para mí, es un día y un año más, pero me parece una cifra curiosa sobre la que escribir.

PD: Y por mi exacta que sea la matemática, las cifras son engañosas en todos los sitios, como nos muestra la fotografía

miércoles, 22 de febrero de 2012

De Londres, en febrero, a Londres 2012 (y II)

También España tuvo momentos de gloria este fin de semana en el ‘Pringle’ londinense: Eloy Teruel ganaba la puntuación del omnium con una superioridad casi insultante; Albert Torres se imponía dando un recital a lo Llaneras en la carrera a los puntos ‘normal’, y Unai Elorriaga obtenía el maillot gris como ganador de la Copa del Mundo de esta disciplina… aunque estos resultados –salvo el del murciano- no serán extrapolables al mes de agosto, ya que esta prueba –una de las más espectaculares en pista- desapareció del programa olímpico para dejar paso a ese absurdo, incomprensible e innecesario omnium. Esperemos que de cara a Río 2016 haya un replanteamiento para bien, aunque en este apartado prefiero no hacerme ilusiones. Pero este no es el tema de hoy.

Las dos últimas pruebas olímpicas del programa de la reciente Copa del Mundo fueron los dos omniums. Y aunque nos ofrecieron algunas referencias ‘olímpicas’, posiblemente no puedan ser consideradas tan significativas como las de las pruebas comentadas ayer.

En la cita femenina, Sarah Hammer ratificó que es la favorita número uno a la medalla de oro olímpica: marca diferencias en sus pruebas y aguanta como nadie en el resto. La canadiense Tara Whitten –a pesar de ser la vigente campeona del mundo-, la holandesa Kristen Wild, la británica Laura Trott o la rusa Eugenia Romanyuta permanecen en un segundo plano –en el que debemos añadir a la australiana Annette Edmonton por lo visto este fin de semana-, en el que ojalá este nuestra Leire Olaberria, aunque en Londres anduvo lejos del nivel que debería tener en agosto para aspirar a esa plaza en el podio

Las candidaturas masculinas, en cambio, cada vez son más abundantes. Por un lado el colombiano Juan Esteban Arango –ganador en Cali y en Londres- ha demostrado una interesante progresión hasta el punto de tener que cargar con bastante responsabilidad el próximo mes de agosto, mientras que los dos primeros el año pasado en Apeldoorn –el australiano Michael Freiberg y el neozelandés Shane Archbold- han permanecido en un más que comprensible segundo plano. Pero hay más: el canadiense Zachery Bell, una garantía absoluta, el italiano Elia Viviani, que puede ofrecer mucho más de lo visto hasta ahora, el germano Roger Kluge –ojo con él-, el coreano Ho Jung Sho, a la chita callando, o el galo Bryan Coquard, quizá demasiado regular para marcar diferencias en alguna prueba. No me olvido, claro está, de Eloy Teruel, ni de la X británica: sea quien sea, estará muy arriba.

Londres, y acabo, también terminó de decidir –en un 99%- la que será la participación española en los JJ.OO. Pero de esto hablaré otro día.

martes, 21 de febrero de 2012

De Londres, en febrero, a Londres 2012 (I)

En circunstancias normales una simple prueba de la Copa del Mundo de pista a mediados de febrero no debería considerarse nunca una referencia de cara a unos Juegos Olímpicos que tendrán lugar en agosto. Pero dado que el recinto era el mismo –ese velódromo de Londres que se estrenaba al más alto nivel-, muchas selecciones se tomaron esta última manga como un test especial. Y desde luego, tanto los anfitriones británicos como los vigentes monarcas australianos –visto el resultado del último Mundial- nos dejaron ver muchos interesantes detalles de cara al gran objetivo olímpico.

Sin duda el momento clave es esta cita fue la final de persecución por equipos entre estas dos selecciones. A primera vista el hecho de que las clasificatorias se disputaran el jueves por la tarde y la final se pospusiese hasta el domingo tenía mucho de ‘boutade’. Pero a los organizadores les salió perfecta la jugada, salvo en el resultado, ya que los ‘aussies’ se imponían, con una marca de 3-54-615, la tercera marca más rápida de la historia. Y eso que, junto a Jack Bobridge, Rohan Dennis y Michael Hepburn, estaba un ‘teenager’ como Alex Edmonton que no desentonó ni mucho menos, pero cuyo rendimiento se presume inferior al de Luke Durbridge. Por no hablar de Cameron Meyer, que muy probablemente se quedará fuera de esta cuarteta.

Y es que de este test se puede deducir que, en el rapidísimo velódromo londinense –bautizado como Pringle a causa de su cubierta-, se repetirá esta final, en la que los británicos tendrán muy complicado repetir el triunfo de Pekín –entre otras cosas no terminan de ajustar un cuarteto en el que quiere entrar Ben Swift que no termina de encajar en el omnium, del que puede salir Ed Clancy precisamente en la dirección contraria… y en el que Bradley Wiggins podría se la solución de ultimísima hora aunque sus objetivos sean ruteros-, y en la que Australia batirá el record del mundo (3-53-314).

El gran momento de gloria británico en Londres fue doble, y protagonizado en ambas ocasiones por Chris Hoy, que con una trayectoria más irregular de lo que se podía esperar en estos últimos cuatro años, dejó sentado que, de cara a los JJ.OO, no quiere sorpresas, ganando velocidad y keirin. Y no las quiere ni dentro, con un Jason Kenny que aspira a quitarle los galones –ley de vida-, ni fuera, ante un Gregory Baugé que se ha quedado tocado por la descalificación UCI por el incumplimiento en las localizaciones.

A Sir Chris Hoy solo le falta aspirar al oro la velocidad olímpica, donde el trío británico es claramente inferior a franceses y germanos –aunque en Londres solamente hubo dos décimas entre el primero y el cuarto, bien es cierto-. También hay debate en esta disciplina donde son muchos los que opinan que Ross Edgar debería dejar su plaza a Mathew Crampton, aunque ello supusiera algunos ajustes en el orden.

Donde los británicos no admitieron afrentas fue en las pruebas femeninas. En la persecución, el record del mundo fue superado por tres selecciones, aunque la marca que cuenta es la de Joana Roswell, Danielle King y Laura Trott, un trío de muchas garantías si no fuera porque ésta última debe afrontar el omnium y porque falta Wendy Houvenagel. Y en velocidad, el triunfo fue mucho más ‘agradable’: al record del mundo de las australianas en la clasificatoria, respondieron las anfitrionas en la final. Eso sí, en las dos pruebas olímpicas individuales, Victoria Pendleton tendrá que apurar mucho si quiere superar a la australiana Anna Meares y a la china Shuang Guo, las dos grandes favoritas, que el fin de semana se repartieron trofeos.

Mañana: el omnium.

lunes, 20 de febrero de 2012

Que Almería siga siendo Andalucía

Mal día ha ido a elegir el bueno de José Manuel Muñoz, organizador de la Clásica de Almería, para oficializar que el equipo Andalucía no iba a ser invitado a la próxima edición de la prueba almeriense, que tendrá lugar el domingo. Y es que hoy el conjunto de Antonio Cabello ha logrado su quinta victoria de la temporada, en casa, confirmando que este año no sólo andan más centrados, sino más entonados.

Una lástima, una vez más, que unas razones políticas –el ‘desprecio’ de la Consejería de Turismo de la Junta a la prueba almeriense- sobre las que no quiero entrar tengan un mal final deportivo, con la ausencia del equipo de la tierra. Muñoz tiene todo el derecho de hacer lo que hace, tanto desde el punto de vista organizativo como el deportivo, pero, en este momento –y no lo digo sólo por el triunfo de hoy de Ramírez Abeja, sino sobre todo por la crisis que afecta a nuestro deporte- no es el momento de cerrar puertas y mucho menos de dar portazos, por muy amparados por la razón que estén.

Por todo ello y como siempre pasa con las decisiones irrevocables, espero que en estos próximos días impere la sensatez a base de diálogo –sin que nadie se entrometa- y que Almería siga siendo Andalucía. O al revés.

Foto: www.vueltaandalucia.es

Bicicletas (de lo más extrañas) para todos


No son las bicicletas usadas recientemente en el Tour de Qatar ni en el de Oman. Es simplemente uno de los extraños, curiosos o fantásticos diseños de bicicletas recogidos en esta web.


Muchos no serán siquiera utilizables, pero por lo menos, sí que son sorprendentes. Aunque otros son prototipos que seguro que han costado variosmiles de euros.

sábado, 18 de febrero de 2012

Decimocuarto cumpleaños para la Copa de España de ciclismo en ruta

Parece que fue ayer cuando en un ya lejano 1999 se ponía en marcha la Copa de España élite y sub-23, aunque ya han pasado trece ediciones desde que el abulense José Manuel Vázquez se hacía con la primera edición.

Y parece que fue ayer cuando Fran Moreno y Jesús Ezquerra se jugaban la edición de 2011 en un cerrado –y accidentado para los que entraron antes de ellos- sprint en la pista de Torrelavega. Eso fue en mayo y ahora, casi nueve meses después, se pone en marcha esta decimocuarta edición, concretamente mañana en Don Benito.

En un país en el que siempre han primado las vueltas sobre las clásicas, es de agradecer que la Copa de España de ciclismo en ruta –denominación adoptada hace un par de años- se haya consolidado como eje del calendario, al menos en la primera mitad de la temporada, con ocho carreras muy distintas, pero selectivas, que nos tendrán entretenidos durante estos tres primeros meses. Nadie puede discutir que son todas las que están, aunque siempre alguien podrá lamentarse de que no están todas las que son. Lo cierto es que muchas carreras no quisieron estar… y han terminado languideciendo o desapareciendo.

Lo único que lamento es que la Copa de España no sea ese trampolín determinante hacia el profesionalismo que debería ser. Quizás no sea causa de la propia competición en sí, sino del mermado pelotón nacional en la máxima categoría. Pero es triste ver cómo los protagonistas de los últimos años no se hayan terminando asentando, a diferencia del ganador de 2001, un tal Alejandro Valverde. Por cierto, los dos grandes protagonistas de la última edición, a los que me refería al inicio de este post, han tenido que buscarse la vida en el extranjero.

Por lo demás, esta decimocuarta Copa que suelta mañana amarras en tierras extremeñas presenta una interesante y positiva novedad de permitir puntuar a corredores y equipos extranjeros, la competencia foránea es más necesaria que nunca. Por el contrario, creo que el nuevo baremo de puntuación que ‘premia’ a los 50 primeros corredores y a los 20 mejores equipos es claramente excesivo: en este tipo de competiciones sólo hay que adjudicar puntos a los que realmente hacen el esfuerzo de estar en la pelea, es decir, a los diez o quince primeros. Pero ya lo veremos a final de la competición.

Eso sí, establecer dos nuevas clasificaciones generales, de la montaña y de metas volantes, para premiar a los más destacados en cada prueba puntuable, es un paso atrás, es volver a esa tradición vueltómana, por mucho de que puedan ser un objetivo secundario para algunos equipos o corredores.

Os recuerdo las citas:

19 febrero Circuito Guadiana (Extremadura)
11 marzo Clásica Aiztondo (País Vasco)
25 marzo Gran Premio Macario (Madrid)
1 abril Memorial Valenciaga (País Vasco)
15 abril Clásica de Torredonjimeno (Andalucía)
22 abril Memorial Rodríguez Iguanzo (Cantabria)
1 mayo Premio Santa Cruz de Legazpi (País Vasco)
6 mayo Trofeo Guerrita (Murcia)

jueves, 16 de febrero de 2012

Otra alegoría incendiaria del ciclismo

Hace año y medio, escribí este post basado en este curioso vídeo, que me pareció –medio serio, medio en broma- una alegoría bastante significativa de lo que es el ciclismo hoy en día.

Pero ayer encontré esta otra imagen (gracias a www.blogdehumor.com) que encuentro incluso más descriptiva de lo que se está convirtiendo nuestro deporte.

Por un lado, el único y verdadero protagonista, al que se le pide –pero no se le reconoce y se le rechaza si no lo consigue- el más difícil todavía.

En segundo lugar, el incendiario, el pirómano. Se podrían citar a unos cuantos –personas y entidades- que podrían ejercer esta función, pero prefiero dejarlo abierto a la imaginación o al recuerdo de cada uno de vosotros.

Y finalmente el marco general de esta fotografía, que no es otro el espectáculo en el que –unos por acción, otros por omisión- estamos convirtiendo este deporte. The show must go on, dicen los ingleses; más difícil todavía, respondemos en estos lares.

En fin, como dice Anthony Blake, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, pero quien anda con fuego, termina quemándose.

miércoles, 15 de febrero de 2012

La reforma laboral sí creará trabajo: a los psicólogos y psiquiatras

La estrategia del miedo comienza a funcionar. Como escuchaba hace unos días, si a Vd. le dan a elegir entre que le corten una pierna o las dos, la elección está clara… ya que la opción de mantenerse como bípedo se ‘vende’ obstinada y repetitivamente como imposible.

Por ello la reforma laboral presentada el pasado viernes por el partido de los trabajadores –Cospedal dixit- no ha suscitado el enérgico rechazo que debería haber tenido en otro momento o lugar, ya que se presenta como el menor de los males, aunque un análisis –que no necesita ser demasiado exhaustivo- nos revela como un ataque frontal contra los derechos de los trabajadores, que ni siquiera se vio en la época más dura de la dictadura franquista –una de las pocas frases acertadas del PSOE en los últimos años-. Como siempre, podrán aplicarse o no, pero la puerta ha quedado desgraciadamente abierta.

Y esa posibilidad se abre de par en par al facilitarse hasta extremos increíbles el mal llamado despido procedente, por motivos no sólo económicas, sino técnicos, organizativos o de producción, y con una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de doce meses, en contraposición al ya ‘histórico’ improcedente de 45 días y 42 mensualidades. ¿Quién es el loco que dice que es más barato el despido?

Si a ello le unimos que las empresas pueden cambiar unilateralmente horarios,  funciones y otras condiciones, incluso el sueldo, en aras de la productividad, vemos que el ‘mobbing’ se legaliza de facto, que cualquier trabajador ‘hostil’ –aunque mucho me temo que basta con ‘no dócil’- estará al filo de la navaja desde este momento. Y la alternativa está clara: ese despido procedente al que aludía en el párrafo anterior.

Por lo tanto nos encontraremos con trabajadores permanentemente amenazados y fácilmente prescindibles, que pueden ser sustituidos rápidamente por cualquier componente de ese ejército de parados con menos pretensiones económicas y, por necesitado, con una presunta mayor docilidad. Y es que el llamado Contrato Rajoy –la segunda clave de la reforma y en la que no voy a entrar por no extenderme demasiado- condena a la precariedad a los nuevos contratados.

Eso sí, estas medidas kafkianas facilitarán un tipo específico de contratación, la de psicólogos y psiquiatras que si tendrán más trabajo para solucionar los muchos problemas mentales que estas medidas acarrearán. Y me temo que también los jueces tendrán más ‘jaleo’ –aunque Gallardón quisiera descargarles con su propuesta de bodas notariales-, ahora por reclamación de los afectados no por consulta previa empresarial. De todas formas, en este colectivo ya dejé de creer.

Al maestro Forges, con todo mi respeto y admiración

lunes, 13 de febrero de 2012

Pollentier, inesperado ganador del Giro’77 y frustrado del Tour’78, cumple 61 años

Un tweet de la cuenta oficial del Giro de Italia recordaba hoy el 61 cumpleaños del vencedor de su edición de 1977, el belga Michel Pollentier, sin duda uno de los corredores más ‘fascinantes’ de la década de los setenta.

Gran escalador, y más que notable rodador pese a tener un estilo feísimo que le habría llevado a ganar el premio al ciclista menos elegante que hace unas semanas lanzaba el blog de Juan Seguidor de haber estado en fechas, la característica más destacada en los primeros años de carrera fue su falta de ambición, a pesar de sus buenas actuaciones tanto en ‘grandes’ –séptimo en el Tour de su deber, en 1974- como en ‘clásicas’.

Fue por ello que aceptó de buen grado su papel de ‘guardaespaldas’ de su gran amigo Freddy Maertens, una estrella al alza, al que los organizadores de la Vuelta a España le pusieron ‘a huevo’ un insultantemente llano recorrido en la edición de 1977, que terminaría llevándose gracias a las bonificaciones que logró en las ¡13 etapas! que se anotó. Michel, aparte de ayudarle a superar la escasa montaña de aquella edición, terminó sexto y se anotó una etapa contrarreloj.

Ambos se alistaron en el Giro dispuestos a hacer lo mismo, aunque la carrera italiana no se les presentara desde el inicio tan fácil como la española. Pero el abandono de Maertens en la octava etapa permitió que descollase el mejor Pollentier, que en Cortina d’Ampezzo se vistiera de rosa y que, tras un cerrado duelo con Francesco Moser y Gibi Baronchelli adornara su triunfo con la crono final.

El divorcio entre las dos estrellas belgas fue un hecho a final de campaña –incluso resintiéndose su amistad- y Pollentier se presentaba en 1978 como una de las grandes estrellas del pelotón mundial, dispuesto a ratificarlo en el Tour de Francia. Y cierto es que el belga fue uno de los grandes protagonistas de la carrera… aunque no precisamente por su deportividad.



Ganador y maillot amarillo en Alpe d’Huez a pocos días del final de París, Pollentier se presentaba al control médico con una pera llena de orina limpia escondida bajo su axila y la que transportaba por un tubito hasta su escroto. Claro que entonces no era necesario orinar delante del inspector por lo que el truco –que tuvo otros adeptos- podía valer. Pero algo falló y el engaño del belga quedó al descubierto. La expulsión de carrera fue inmediata a causa de ese dopaje artesanal que, sin embargo, se narró en bastantes menos líneas que cualquier sospecha de hoy en día.

Ni que decir que su prestigio cayó por los suelos –pese a que confesaría sus problemas de adicción posteriormente-, aunque hasta su retirada, siete años más tarde, cosechó algunos éxitos como la Ronde de Flandes en 1980 o terminar segundo en la Vuelta a España de 1982.

viernes, 10 de febrero de 2012

Esperanza logra que en Madrid haya 2.450 vagos menos

Radiante y satisfecha, Esperanza Aguirre aseguraba ayer que desde el pasado mes de enero, tras aprobarse la supresión del complemento salarial por enfermedad, 2.450 empleados públicos que estaban de baja se han incorporado a su puesto de trabajo. Y como siempre, lo ha vendido como un gran triunfo de una política destinada a combatir el absentismo, evitar el fraude y desincentivar las bajas "que no tengan razón de ser", pero que no deja de ser una nueva actuación demagógica e irresponsable cuyas consecuencias no son ni mucho menos –ni nunca lo serán- las deseadas. Aunque quizás me preocupa más la ola de antifuncionarismo que nos rodea y que ha aplaudido esta medida sin hacer un análisis más pausado y racional.

Tomándonos con toda la reserva del mundo este tipo de estadísticas –cuando proceden de cualquier estamento político del signo que sea-, lo primero que habría que saber es cual es el porcentaje de empleados públicos que estaban ‘inapropiadamente’ de baja. Claro que para ello sería necesario incrementar el número de inspectores de trabajo y las actuaciones peperas no van por ese camino, sino de condenar a justos y pecadores, siempre que sean trabajadores y no banqueros, por igual. Y en caso de que hablemos de bajas ‘irrazonables’, como sugiere la presidenta regional, no debemos olvidar que quien lo firma es un profesional médico que, en buena parte de los casos, tiene sus razones objetivas o subjetivas, aunque también habrá quien lo haga por connivencia con el ‘enfermo’. ¿Solución? Nuevamente más inspectores que separen el grano de la paja, y que condenen a los verdaderos farsantes con todo el peso de la Ley.

Sin embargo, para muchos de estos 2.450 ‘conversos’, la opción estaba clara: volver a trabajar aunque tengas razones objetivas para estar de baja como cualquier otro trabajador que no sea del denostado sector público o quedarte en casa cobrando solo el 60% de su sueldo, habida cuenta de la “acertada” regulación de la Aguirre de dejar de sufragar ese complemento a partir del tercer día.

Por lo tanto, en los próximos meses podríamos comenzar a ver policías patrullando en sillas de ruedas o con muletas con una pierna escayolada, profesores enseñando por gestos ante la imposibilidad de hablar por su afonía, conductores con un ojo tapado tras una operación de cataratas, o simplemente funcionarios atendiendo al público con 40 grados de fiebre echándote sus toses y esputos. Todo ello por ganar los 1.000 o 1.200 cochinos euros a los que tienen derecho en vez de quedarse en casa recuperándose, eso sí con sus sueldos reducidos a 600 o 700 euros a partir de ese tercer día de la verdad. Y es que, en tiempos de crisis, hay cosas que no es posible mantener.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Adiós a la Challenge más corta

Con un final triste, por adelantado e inesperado, se ha puesto fin hoy a la Iberostar Challenge de Mallorca más corta: primero, un día menos por culpa de los recortes económicos –si bien justificado si ello significaba poder ofrecer un resumen televisivo, que es lo que interesa a todos los actores- y luego, otro por culpa de una impresionante nevada en la Sierra de Tramuntana, culminando la ola de frío que padecemos de la manera menos deseada.

Esta mañana, camino de Sóller, el manto de nieve se hacía cada vez más tupido pero sobre todo, imposible de retirar. Quizá en otra parte de la geografía española, más acostumbrada a estas inclemencias, las brigadas de carretera habrían podido limpiar de nieve y hielo las rutas hasta convertirlas en transitables. Pero aquí, con menos medios para hacer frente a una situación excepcional, resultaba de todo punto imposible, a pesar de los desvelos de Unisport Consulting por poder llevar adelante la jornada, trabajando desde la tarde de ayer por buscar una alternativa, que ha sido imposible. Al final, la sensatez y la seguridad han primado, por lo que solo nos queda decir, hasta el año que viene, y gracias.

Quiero aplaudir la iniciativa de reunir a todos los equipos en un solo hotel, el Iberostar Playa de Muro,. Quizás en otro momento de la temporada, con más presiones, una acumulación tal de equipos podría haber generado alguna tensión. Pero después de muchos meses sin vernos, ha resultado bastante interesante charlar algunos minutos con unos y otros al cruzarte en el restaurante, en los pasillos… en cualquier lugar de un establecimiento que se ha volcado con la Challenge… y que seguirá haciéndolo en los próximos cuatro años.

Termino, reseñando otra idea positiva, la de los amigos de Cobbles&Hills, que han creado su Copa de España con los resultados de todas las clásicas del ciclismo español, y que hay terminado su primera fase tras las pruebas mallorquinas. En una época de crisis como ésta –por la economía, pero también por la UCIWorldTourizacion-, no estaría nada mal consolidar un proyecto como este como eje del calendario pro español.

domingo, 5 de febrero de 2012

Novedades en Mallorca: esta vez, el control

Como todos los años, las primeras pruebas de la campaña suelen ser una fuente de sorpresas al conocerse de forma más o menos masiva una serie de normas que ya estaban aprobadas, pero que no tenían ese conocimiento público que deberían tener. Puede ser porque la UCI no las difunde lo suficiente o simplemente porque los interesados –equipos y sobre todo corredores- no se preocupan por aprenderlas.

Ayer, en la reunión de directores previa al inminente inicio de la Vuelta a Mallorca, el responsable del control médico informó de las nuevas normas relativas a la comunicación a los corredores sobre si deben acudir al control posterior a la carrera.

Básicamente, una vez cruzada la línea de meta –unos 200 metros después-, el corredor debe permanecer por espacio de diez minutos –eso dice el artículo 179 del reglamento- en esa zona donde se le comunicará –bien el propio comisario, bien el ‘chaperon’ correspondiente- si debe presentarse o no al control. Una comunicación que se puede delegar ante el correspondiente auxiliar del equipo, pero que no se realizará en ningún caso hasta que no haya terminado la prueba.

Sin embargo, la ausencia de comunicación no basta: si no se ha producido, no es excusa para comprobar si realmente le corresponde a un corredor determinado presentarse a dicho control. Ayer se dejó bien claro que es responsabilidad del corredor informarse, no del comisario informarle. Más claro, agua.

Pero hay otra más: un corredor que abandone puede tener que pasar el control como ya sucedía y por lo tanto deberá presentarse en dicho local en el que se realiza el control con el fin de informarse personalmente. Se acabó pues, lo de abandonar a media etapa, llamar al auxiliar para comprobar e irse hacia el hotel.

Una vez más lo único que me viene a la cabeza es que el ciclismo es diferente. Casi siempre para bien, pero otras veces para mal.

viernes, 3 de febrero de 2012

Apuntes de fauna social (IX): El líder

Regresando el domingo de Mallorca, leí un interesante tweet de Jordi Sevilla: “Empeñarnos en consagrar líderes carismáticos en quien depositar todo el poder no es compatible con el pensamiento ilustrado. ¡Y así nos va!”. Cierto, en muchas empresas, en muchas organizaciones, se ha consolidado la figura del líder salvador, una persona que llega al poder no por elección –aunque formalmente pueda existir este procedimiento para teñir de democrático un sistema que no lo es-, sino por aclamación. Y como decía una de las pocas voces críticas que aún hay en el seno del PSOE, es incompatible con el pensamiento ilustrado, con el pensamiento crítico, que es el que origina los avances.

Una vez encumbrado, el salvador se rodeará de aquellos que estuvieron a su lado en esos “momentos difíciles”, aunque tampoco es infrecuente que se le peguen profesionales del compadreo, de los que dicen sí a todo. Si es medianamente inteligente, podrá cubrir sus lógicas limitaciones –que todos las tenemos- con personas más válidas que tapen sus carencias, pero siempre en un discreto segundo plano; si es simplemente listo o astuto, procurará camuflar sus decisiones autoritarias amparándose en ese equipo de colaboradores, que las corroborará y aplaudirá sin discusión, sean acertadas o no. Pero si es un vanidoso, apartará de su lado a cualquiera que  pueda valer o incluso aparentar más que él, aunque en algún momento jugaran en el mismo equipo.

No obstante, lo verdaderamente grave es que este líder, amparado en su mesiánica condición, es visto desde dentro y desde fuera como alguien imprescindible, infalible. Cualquier crítica, pues, es un sacrilegio. Y el crítico, un hereje que debe ir a la hoguera. Un salvador, como añadía Sevilla, no puede ser culpable de nada. ¡Y así nos va!

Dedicado al maestro Forges con todo mi respeto

jueves, 2 de febrero de 2012

Movistar: lo que ha cambiado un año después



1 de febrero de 2011. En una multitudinaria presentación, Movistar daba oficialmente su pistoletazo de salida a su primer año en el ciclismo profesional, recogiendo esa herencia de Banesto, aunque fuese casi dos décadas después. Esta fue la impresión que subyacía en el ambiente de aquel simbólico acto.

1 de febrero de 2012. La segunda temporada del equipo telefónico se iniciaba en el mismo escenario, en la misma fecha -¿casualidad?- y con un acto calcado al del año anterior, con buena parte de los mismos invitados que en aquel entonces.

Pero han cambiado algunas cosas.

Luis Abril, alma mater del proyecto, volvió a insistir en la mejor filosofía posible para alcanzar el éxito. “Para 2012, os pido que sigáis dignificando este deporte, que sigáis haciendo las cosas bien, que sigáis honrando nuestras marcas y que cumpláis vuestro deber. Si conseguís esos objetivos, que no son deportivos sino morales, el límite será el cielo”. Claro que su alter ego deportivo, Eusebio Unzue, sin marcarse objetivos concretos, quiso dejar claro el potencial –la ilusión, también, por supuesto- de luchar por objetivos más altos.

Todo ello gracias al regreso de Alejandro Valverde, sobre el que poco hay ya que decir, pero también de un Juanjo Cobo al que vi –agradablemente, por lo que significa de novedad- confiado en sus posibilidades. Sin duda, éste puede ser un cambio importante, que la cabeza del Bisonte de Pesa comience a funcionar al mismo alto nivel que sus piernas. Y si a eso le unimos las esperanzas depositadas en esos jóvenes que tienen que eclosionar ya como Intxausti, Castroviejo, Rui Costa o Amador, el futuro no puede ser más halagüeño. Claro que no sólo era lo que había, sino lo que no había: y es que todos echamos en falta a Xavi Tondo.

Desgraciadamente no todo va a ser positivo. El año pasado terminaba diciendo que “ojalá sea verdaderamente el inicio de una nueva etapa para el ciclismo, que el ejemplo cunda y que dentro de un par de años, algún otro patrocinador con este peso y con estas ganas, se una también decididamente al ciclismo español”. Han pasado los primeros 365 días y no sólo no ha llegado ese espónsor, sino que las señales no son precisamente esperanzadoras.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Detrás de un gran ciclista siempre hay una gran mujer

¡Cuantas veces durante el año 2011 escuché referencias fiables al estado físico de Alejandro Valverde! Que si está más fino que cuando corría. Que si nos deja a todos cuando y como quiere, según comentaban sus compañeros de grupeta. Que podría ganar a cualquiera aunque lleve meses sin correr...

Tenía que ser muy duro saber –durante todos y cada uno de los días de ese año y medio largo de obligado parón- que estos entrenamientos de dos, tres, cinco o seis horas no iban a tener un fruto inmediato, sino que sus resultados no se verían hasta –como poco- enero de 2012. Suerte de que a las primeras de cambio, en las antípodas, Valverde reestrenase su palmarés con una victoria en su cuarto día de competición.

Mucho se habló del estado físico del murciano. Y también de su fortaleza mental para sobreponerse a una situación que quizás habría hundido a otros. Pero muy poquito se ha hablado de lo importante que ha sido para Valverde estar magníficamente apoyado en esos momentos tan duros. De ahí su dedicatoria a su familia cuando ganó en Old Willunga Hill.

Hoy en la presentación del Movistar Team hemos podido verle fino, muy fino, como sabíamos, y alegre, muy alegre, como esperábamos. Y, sobre todo, con más ganas que nunca de comerse el mundo, y eso que nunca le ha faltado ambición, sin que esa actitud deba ser entendida como revanchismo. Pero posiblemente había en la sala otra persona tan feliz y contenta –o más- que el propio corredor. Natalia, su mujer, el indudable apoyo durante esos largos días de 2010 y 2011, tras finalizar esas largas sesiones de entrenamiento sin destino competitivo, cuando, encerrado en casa, la cabeza podría haber arruinado la preparación más minuciosa. Estoy seguro de que, gracias a ella, la espera ha sido mucho más positiva y que los éxitos a partir de ahora serán mucho más ilusionantes.

Estoy seguro también que Alberto Contador también tendrá el mayor de los apoyos en Macarena en este ilógico sinvivir que le ha tocado vivir, y que en menor o mayor medida, la compresión de la pareja es fundamental para el desarrollo profesional de cualquier ciclista. Parafraseando el lema del equipo telefónico, ‘compartida, la vida es más’.

Y es que detrás de un gran ciclista, siempre hay una gran mujer.