lunes, 30 de mayo de 2011

Del triunfo de Contador a los éxitos del deporte español

Cada vez que oigo hablar de los éxitos del deporte español me pongo enfermo. Lo que son exclusivamente triunfos en fútbol, tenis o ahora ciclismo, espectáculos, al fin y al cabo. para la mayoría de los mortales, cobran una dimensión política –con lo que conlleva de falsos méritos propios- que me desagrada profundamente. Y si a ello le unimos pensamientos y manifestaciones como “somos la envidia en el extranjero”, entonces la repugnancia que siento es total, por mucho que haya disfrutado del triunfo de un compatriota. Y es que debería ser en otros niveles –en la base, en el deporte popular- donde se mida la efectividad de las distintas políticas deportivas, no en el deporte profesional de alta competición Y si encima todo ello va sazonado con la escucha del himno nacional con letra de José María Pemán, apaga y vámonos, aunque este hecho no debe ser sacado tampoco de quicio, como hicieron algunos. Fue una simple pero triste anécdota.

Y es que en esta ocasión, nadie puede rebatir la afirmación que los españoles han sido los indiscutibles protagonistas de ‘nuestro’ mejor Giro de Italia en la historia de la carrera, frase que no es sinónima de “España realiza su mejor Giro” y que me da grima enlazar con cualquier otro hecho destacado –en fútbol, en balonmano…- de este fin de semana, como otros no tienen reparos en vincular. Todos los medios informativos han realizado su balance particular de lo que ha sido esta edición por lo que no tengo mucho que añadir a lo ya dicho sobre Alberto ‘Canibal’ Contador, o, en menor medida sobre los guerrilleros del Movistar Team –con Ventoso, Kiryenka y Lastras, que mereció ‘mejor’ suerte- o el dúo artista-agonista –una definiciónafortunada de Igor González de Galdeano en Deia- formado por los ‘euskalteles’ Antón y Nieve. Quizá del que se debió hablar más es de Angel Vicioso, que estrenó el casillero español, pero…

Quizá la única reflexión en la que merezca la pena profundizar es en lo que apuntaba Luis Guinea esta mañana en Diario de Navarra, bajo el título “Como Miguel, pero con 3 millones de espectadores menos”. Y es que de los 4,9 millones de telespectadores que vieron en el momento de máxima audiencia el triunfo de Indurain en su primer Giro, en 1992, hemos pasado a un tope de 650.000 espectadores el día que Nieve ganó en Val di Fassa. La repercusión popular de los éxitos del navarro y del madrileño es muy distinta, así como la percepción social del ciclismo en estos veinte años que han pasado. Pero aquí creo que hay más un problema de fondo respecto a las nuevas cadenas que al propio fenómeno deportivo. O si no, ¿por qué La 2 tuvo audiencias millonarias en la etapa decisiva del Tourmalet  en el último Tour, con el madrileño y Schleck como protagonistas?

En fin, el Giro ha muerto, viva el Tour y ojalá con la presencia de Contador que, seguro, será un protagonista de la carrera gala si puede correrla. Y aquí entran bastante más factores de los que hasta ahora se han apuntado. Ahora bien, no quiero ni pensar qué pasaría si el TAS sanciona finalmente –y parece que va para más largo de lo que se pensaba- al español después de haber realizado el doblete este año, ganando al menos la ‘corsa rosa’ con esa insultante autoridad. No sería un varapalo para el madrileño, lo sería para todo el ciclismo.

viernes, 27 de mayo de 2011

Me apunto a moverme en bici

Aunque el comienzo tiene claramente el tono propagandístico de todo lo que emana de los poderes públicos, es muy interesante este vídeo de la DGT dando consejos a ciclistas y automovilistas sobre el uso de la bicicleta.



¡Ojalá haya más iniciativas como ésta que contribuyan a que se respete al ciclista!

De #acampadasol hacia adelante

Hoy es un día fundamental en el movimiento del #15m. Ha pasado ya una semana del rotundo éxito de las concentraciones preelectorales a favor del movimiento #democraciarealya. Y es hora de que ese descontento de los indignados, de la sociedad, se plasme en unas propuestas, en un ideario, que es el que hay que fomentar a partir de ahora con el fin de que sea sumido por los poderes públicos, más tarde o más temprano. Y digo hoy, porque esta tarde se debe aprobar lo que se ha denominado en Twitter con el hashtag #consensodeminimos y que básicamente consiste en lo siguiente:

1/ Reforma electoral encaminada a una democracia más representativa y de proporcionalidad real y con el objetivo adicional de desarrollar mecanismos efectivos de participación ciudadana.
2/ Lucha contra la corrupción mediante normas orientadas a una total transparencia política.
3/ Separación efectiva de los poderes públicos.
4/ Creación de mecanismos de control ciudadano para la exigencia efectiva de responsabilidad política.

Todo lo que sean propuestas más concretas es tan enriquecedor a largo plazo como innecesario en este momento.

Y es que a partir de ahora el movimiento debe consolidarse pero con otro tipo de actividades que reflejen el que se está caminando hacia delante, no en que todo se queda en una simple sentada que, en su momento fue un éxito rotundo, pero cada día que pasa está más condenada si no al fracaso, sí a la inutilidad más absoluta. Seguro que hay la suficiente imaginación como para poner en marcha toda una serie de medidas –en documentos de base pero también en hechos concretos- que están respaldadas por buena parte de una sociedad indignada y que ha comenzado a despertar.

Y es que en Sol –y hablo de lo que conozco, pero me imagino que en otros lugares será lo mismo- se está pasando de lo fundamental a lo anecdótico; del fondo, a las formas; de lo social, a lo asocial. Y del apoyo de la gente, a las primeras voces críticas entre los implicados: "Ahora tenéis respeto, si seguís, tendréis cabreo", leía ayer en la web de RTVE. Y es que no me gustaría que la imagen del movimiento se quedara reflejada en otra frase ayer aparecida en un blog: un grupo okupa que ha instalado un poblado chabolista hippy al más puro estilo Christiania en la céntrica Puerta del Sol. Ni es eso, ni debe serlo. Ni queremos que sea.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Alegoría de la democracia


Me he levantado con estas imágenes. Me han impactado tanto como me han cabreado. Y no merecen ninguna explicación adicional, ya que hablan por si solas. Pero si queréis algún comentario, en meneame.net, de donde he tomado el vídeo, hay bastante más de 2.00 en estos momentos. Y seguirán subiendo.

Mi única aportación al respecto es que esta grabación me parece una perfecta alegoría de la democracia. Por un lado, una persona que quiere ejercer su derecho al voto, que recibe todo el apoyo posible de los ‘ciudadanos de a pie’, pero que se encuentra toda la oposición de los poderes públicos, personificados en esa persona con su lamentable actitud, que posiblemente se opone solamente porque no le gusta el sentido del voto del elector. Y no es un caso único porque muy cerca de mí viví un caso bastante similar el pasado domingo. Una persona que, por cierto, no volverá a participar en una decisión relacionada con los poderes municipal y autonómico hasta dentro de cuatro años.

Por otro, un presidente y unos vocales que no se enteran, ni se quieren enterar. Les ha caído el marrón de perder un domingo en una mesa electoral a cambio de 60 euros y desconocen las normas más elementales de la Ley Electoral. Eso, por no hablar de su absoluta falta de implicación, teniendo en cuenta que son los que ‘mandan’.

Finalmente una ‘política’, en el sentido más despectivo de la palabra, de esas que creen que el poder les viene de los cielos y no de ciudadanos como la señora que pretende votar. Una persona que no sabe, pero que “contesta”, ejerciendo ese autoritarismo que cree debe ser la principal cualidad de los de su especie. Me da lo mismo el partido, sinceramente; tanto como me molesta una actitud que debería traducirse en un cese inmediato y a casa, en una muestra de lo que debe ser la regeneración democrática. Por lo menos me alegro de que no haya ganado.

lunes, 23 de mayo de 2011

¿Por qué él? ¿Por qué ahora?

No ganamos para malas noticias en este maldito deporte. Pero esta vez no es una cuestión de dopaje, del enésimo enfrentamiento entre equipos y organizadores. O de una nueva muestra del carácter ‘especial’ de la UCI. Noticias, en definitiva, que pueden evitarse, paliarse o solucionarse con un mínimo de diálogo.

Esta vez no hay posibilidad de vuelta atrás alguna; es una desgracia irreparable, que te hace preguntarte ¿por qué él, y ahora, en el mejor momento de su vida? Una de esas noticias que te llegan a lo más profundo de tu corazón, sobre todo después de haber tenido la inmensa fortuna de haber coincidido con Xavi los dos últimos años en esa magnífica experiencia que fueron Chihuahua y Cancún. Allí descubrí a la persona –magnífica persona- antes del gran corredor que aún estaba por eclosionar.

Y es que Tondo no lo había tenido fácil en su vida, pero supo superarse a golpe de esfuerzo, de voluntad, hasta llegar esta temporada al Movistar Team. Y su nombre permanecerá siempre vinculado al conjunto telefónico: fue el primero de sus corredores en subir a un podio, el pasado 20 de enero en San Luis; y fue también quien obtuvo la primera vuelta para los azules, concretamente en Castila y León, hace algo más de un mes. Y algo grande estaba dispuesto a hacer en el Tour. De ahí esa metículosa preparación que estaba llevando en Sierra Nevada donde la parca se cruzó en el camino de su vida.

Nadie le regaló nada, insisto. De ahí que sus triunfos tuvieran un valor sentimental especial para todos, aunque sin duda me quedo con ese artículo que le dedicó Jonathan Vaughters el pasado mes de febrero, “La lección que Tondo me enseñó”, o el magnífico gesto humano de destapar, también en los primeros meses del año, una red de tráfico de sustancias dopantes que quiso tentarle. ¡Que lástima que la vida, tan inoportuna, tan injusta, nos haya impedido recibir más enseñanzas magistrales del ciclista catalán!

Descansa en paz, amigo; campeón.

Hoy es el verdadero Día D

Aunque para algunos hoy es el día D+1 –por ejemplo para esos políticos cuyo único objetivo es, o era, obtener el cheque en blanco pagadero en cuatro años y sin intereses-, realmente los ciudadanos deberíamos considerar este 23 de mayo como el verdadero día D, la fecha en la que se tiene que comenzar a ver que todo el esfuerzo del 15M, y de las movilizaciones pro Democracia Real Ya, han servido para algo. Una ‘indignación’ como la reflejada en esta semana, que ha contribuido a que muchísima gente –bastante más de la que ha estado en las acampadas, por supuesto- despierte sus conciencias y pida un cambio ante todo social que se manifieste en una mayor democracia. Por mucho que en sus comienzos muchos hayan tachado a estas movilizaciones como antisistema, la pancarta colgada en la Puerta del Sol lo reflejaba perfectamente: “El sistema es anti nosotros”.

Mucha gente no termina de asimilar esta forma de oposición. O sencillamente no comprenden lo que es –o lo que debería ser, perdón-, la democracia, el gobierno del pueblo. Quieren que Democracia Real Ya se transforme en un partido, que entre en el juego político para quedar fuera de él al no tener la representación suficiente. Y creo que la legimitidad de determinadas protestas no tiene por qué pasar por las urnas.

Realmente no sé que rumbo tomará a partir de hoy, pero estoy seguro de una cosa: cualquier partidificación sería su muerte. De lo que se trata es de que este espíritu del 15M empape a los partidos clásicos y a los que han salido a flote tras la jornada electoral de ayer. Y que todos comprendan que la verdadera democracia aún no ha llegado ni a España ni posiblemente a ningún país del mundo: estamos en el camino –en el acertado, a diferencia de otros países que se han ‘levantado’ recientemente pero cuya comparación es odiosa, como Túnez, Egipto o Libia-, pero siempre es posible evolucionar. Y además es necesario.

Pero ello no pasa por entrar en el Parlamento. Y es que la burguesía triunfó en la Revolución Francesa por su lucha en las barricadas, no por tener que transformarse en Nobleza o Clero para entrar en los Estados Generales.  O por ejemplo, el voto femenino se obtuvo gracias a un movimiento social que logró convencer a los diputados, que exclusivamente eran hombres.
De eso se trata, pues: de convencer a los partidos de que las propuestas de Democracia Real Ya son perfectamente asumibles por cualquiera que desee la consolidación del sistema actual. Caso contrario, es cuando las consecuencias de la involución pueden convertirse en perversas y peligrosas.

No soy yo quien –ni este blog el lugar- para entrar en un debate de propuestas concretas. Creo que la calle –el pueblo del que emana la soberanía que luego asumen nuestros representantes políticos- ya ha aportado algunas de las iniciativas que se deberían tomar ya a favor del sistema, en un cambio tan profundo como sencillo, si hay voluntad de realizarlo: mejor representatividad en base a una Ley electoral que no primera a las mayorías, terminando con la mafia de las listas cerradas; mayor participación ciudadana en los asuntos que nos conciernen (sobre todo a nivel municipal), supresión de órganos políticos innecesarios, como las Diputaciones; regeneración del sistema acabando con los privilegios y castigando de forma rápida y efectiva la corrupción de la clase política; y por supuesto medidas que fomenten igualmente la democracia económica.

¿Es tan utópico? ¿Es tan complicado?

jueves, 19 de mayo de 2011

De #nolosvotes a #democraciarealya

Llevaba varios días pensando en escribir algunas líneas sobre el 15M, sobre el movimiento Democracia Real Ya! y sus consecuencias en esta semana tan trascendental que deben servir para regenerar la democracia, a pesar de que una buena cantidad de políticos y periodistas -y de estos me preocupa- no quieran asumirlo o simplemente entenderlo.

Pero no lo voy a hacer por innecesario, ya que acabo de encontrar, gracias a meneame.net, esta entrevista realizada por Marco Táboas a Enrique Dans y Ricardo Galli en Palma, la noche del 18 de mayo de 2011 en la que cuentan el origen, la razón de ser y los objetivos de los movimientos 15M, algo que comparto en un porcentaje muy cercano al 100%. Espero que os informe –por lo menos- y que ojalá algo más, que os sirva como reflexión.


martes, 17 de mayo de 2011

El ciclismo, un deporte de animales

Contaba Pedro Horrillo el pasado sábado en su columna de El País la propensión que tienen los italianos a poner motes de animales a los ciclistas, aunque algunos no terminar de cuajar. El ciclista vasco hablaba en concreto de ese ‘Gatto’ que le colocaron tanto a Oscar Freire como a Igor Astarloa, por diferentes razones vinculadas a su agilidad, aunque si hablamos de Gato a todo el mundo le viene a la memoria el nombre del albaceteño Pepe Del Ramo.

Y es que no es sólo en Italia: creo que en todo el mundo es una práctica habitual. Y desde luego nada extraña cuando en nuestro deporte siempre hemos hablado de serpiente multicolor, de caballos ganadores, de vacas sagradas, de ciclistas que hacen el perro o del vuelo bajo de las águilas –como Bahamontes, como Kubler, uno de Toledo, el otro de Adiswill'- en cuanto las carreteras se empinan. Y hemos visto la eclosión de los escarabajos colombianos o de los canguros australianos.

En este deporte también hemos conocido abundancia de leones, especialmente los ganadores en Flandes, aunque tenemos un león muy especial en Mugello, el mítico Gastone Nencini, que sin embargo palidece ante el auténtico Rey León, il bello Mario Cipollini. Por el contrario, el rey de los mares, el tiburón, encuentra acomodo de la persona de Vicenzo Nibali, la gran esperanza del ciclismo transalpino.

Menos fieros, aunque infundiendo respeto, son otros motes como Jabalí (César García), Bisonte (Juanjo Cobo) o Búfalo (José Enrique Gutiérrez). Incluso el Gorilón de José Antonio González Linares o el Elefantino del inolvidable Marco Pantani, aunque estos dos últimos estaban íntimamente relacionados con la estética de ambos ciclistas.

En algunos casos, el apodo puede tener un componente más bien despectivo. A Lucien Van Impe no le agradaba que le llamaran Titi, y me imagino que a Joop Zoetemelk eso de La Rata tampoco le gustaría en exceso. Por el contrario, el sobrenombre de Cobra que en un principio tenía un componente de admiración le va como anillo al dedo a un Ricardo Ricco que ha dejado demasiado veneno en este deporte del ciclismo. Por cierto, en sus comienzos le llamaban Bisontino.

Quizá el más acertado sea el mote de Tejón, que le venía que ni pintado –por cuestión de carácter- a Bernard Hinault, a quien sin embargo en España se conocía más como Caimán, sencillamente como consecuencia de uno de los tremendos ataques del bretón al que Ismael Lejarreta solo pudo responder cantando: “Se va el caimán, se va el caimán…”

Aspecto más apacible se le debe presuponer al Conejo Andy Hampstean, al Pollo Michael Rasmussen y al Pájaro Jesús Rodríguez, para terminar este repaso del mundo animal con memorables insectos el Grillo Paolo Bettini, la Pulga de Torrelavega, Vicente Trueba, o La Mosca, Eduardo Castelló.

Claro, si no nos encaja ningún animal siempre podemos recurrir a seres psudoanimaloides como los monstruos, tanto en sentido literal, como se llamaba a Eddy Merckx, como en uno más entrañable con nuestro Triki Beltrán, el monstruo… de las galletas.


domingo, 15 de mayo de 2011

Razones para no votar (VII). ¿Esto es lo que nos ofrecen?

A una semana de las elecciones municipales y autonómicas, es decir, en plena campaña electoral, es quizás esta farsa que oficialmente nos ocupa dos semanas –aunque en realidad se extiende de forma casi permanente desde las elecciones anteriores- la mejor razón para convencernos de que no hay que votar, porque:

1. El grueso de la campaña electoral del partido X es culpar de todo, incluso la muerte de Manolete, al partido rival Y. Por el contrario, X se defiende con la estrategia del miedo: si llega Y, ¡Dios nos pille confesados!

2. Las aportaciones son tan genéricas en su mayor parte que pueden ser suscritas de forma mayoritaria, aunque con diferentes e interesadas redacciones, por casi todos los partidos políticos. Cambio, para los que quieren llegar a la poltrona, y terminar nuestro trabajo, para los que quieren continuar, son lemas tan frecuentes como falsos.

3. En cuanto a las propuestas concretas, ¿cómo vamos a creer en sus promesas, si ni ellos mismo lo hacen, y, además, no pasa absolutamente nada en caso no sólo de incumplimiento sino de realizar algo en el sentido contrario?

4. Con el sistema de listas cerradas, una buena parte de los candidatos son tan desconocidos que no podemos hacernos una idea sobre sus cualidades como gestores o gobernantes, ya que ni siquiera oímos una sola palabra suya en campaña. Y la otra parte, nos resultan tan obvios, que no entendemos como procuran convencernos de sus cualidades y de sus intenciones cuando tenemos plenos antecedentes en los cuatros años anteriores de sus incapacidades, cuando no hablar de sus desmanes.

5. Las fórmulas utilizadas en la campaña electoral son obsoletas y suponen un alto coste que luego repercute en los ciudadanos. ¿Va a ir algún indeciso a un mitin, donde la presencia casi única no es de simpatizantes sino incluso de militantes? ¿Qué sentido tiene empapelar la calle de carteles de candidatos con un porcentaje de Photoshop cercano al cien por cien?

6. Es absolutamente vergonzoso que las imágenes que aparecen en algunos medios, entre ellos la propia televisión pública, sean producidas por los propios partidos, como bien advierten en los subtítulos. Sinceramente es lamentable que lo que debería ser una labor periodística sea sustituida por la propaganda más ruin y que noticias referidas a partidos minoritarios no encuentren, por lo tanto, cabida en programas informativos.

Como decía el viejo tema de Jarcha, ¡no dejes que nadie decida por ti!

viernes, 13 de mayo de 2011

El lamentable espectáculo de una lista filtrada

Hacía mucho tiempo que no teníamos “espectáculo” en el ciclismo. Concretamente desde el ‘sterrato’ del pasado miércoles. Y es que en este deporte últimamente tan sólo lo extradeportivo parece satisfacer a algunos medios informativos cada vez más morbosos. Hoy ha sido la filtración, en L’Equipe, de un documento en el que la UCI calificaba de 1 a 10 el índice de sospecha de los corredores en relación a supuestas prácticas dopantes.

Vaya de antemano que, aunque alguno mate al mensajero, en este caso concreto no se puede poner ningún pero a la actuación del periódico francés, que como todo medio busca la primicia y ésta lo es, sin necesidad de argumentaciones o justificaciones. Por mucho que ya se sospeche que la filtración sea interesada –este ya es otro tema de luchas por el poder en el ciclismo, y aquí tenéis una visión al respecto- y por mucho que hayan salido nombres propios en un seguimiento exclusivamente confidencial: Y este ya es un asunto de los corredores y de sus asesores legales si tienen que pedir responsabilidades, incluso penales. Pero han pasado varias horas y no he visto ninguna reacción de peso, ni individual ni colectiva.

Tampoco pongo ‘peros’ a que la UCI, en su lucha contra el dopaje, tenga unos objetivos preferentes. Cuando se puso en marcha el proyecto de pasaporte biológico, se pretendía considerar esas anomalías en ciertos parámetros como ‘bala trazadora’ a la hora de apuntar el disparo definitivo, y no como propio elemento sancionador, como al final está sucediendo. No veo mal, pues, que existan unos ciclistas a los que se preste mayor atención, ya que va por el bien de la -no olvidemos, deteriorada- imagen del ciclismo, siempre que ello signifique una mera sospecha, no una acusación anticipada…. y un castigo sin sanción. Y de hecho, desde tiempo inmemorial siempre hemos sabido aquello del control por sorteo.

Ahora bien, que estas sospechas se califiquen de 0 a 10, me parece de una imprudencia supina. Aunque alguno incluso considere positivo el que haya bastantes más ciclistas por debajo del cinco que por encima: si hay alguno calificado 10/10 es muy grave. Con lo sencillo que es agrupar en tres escalones, como posible, probable e improbable, y obrar en consecuencia. Y claro, que un documento tan confidencial pueda llegar a manos de cualquier persona ajena –sea periodista, sea un simple particular- es de una gravedad alarmante.

Sinceramente, espero más reacciones y menos espectáculo.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Espectáculo y seguridad en ciclismo no deben estar reñidos

Llevamos unos días muy agitados en el Giro de Italia tras el fallecimiento de Wouter Weylandt, en un debate que se centra en dos aspectos que muchos quieren encontrar como dicotómicos: espectáculo o seguridad. Y que son perfectamente compatibles. He leído y he escuchado muchas –quizá demasiadas- opiniones al respecto y he sacado algunas conclusiones que me gustaría compartir con vosotros, pero con el objetivo último de buscar soluciones, no de avivar la polémica.

1. La muerte del ciclista belga fue una fatalidad, un producto de la mala suerte, de ese ángel de la guardia que se despistó, en palabras –muy acertadas- de Fernando Llamas. Y no lo digo yo, sino que en ello coinciden muchos de los protagonistas de este Giro (véase As). Que a nadie se le olvide que este deporte conlleva muchos riesgos, en especial cuando vas a más de 80 kilómetros por hora, sostenido por apenas dos secciones de neumático de apenas 2 centímetros de ancho, y sin ninguna protección para tu cuerpo, salvo un casco que costó muchísimo tiempo en hacerse obligatorio: tuvo que ser a causa de la muerte de otro ciclista, ante la oposición de buena parte del pelotón mundial. Eso sí, también he oído algunas tonterías como que los ciclistas salgan con mayores protecciones: ni que esto fuera un downhill, donde si lo hacen por la más elemental de las lógicas.

2. Dando por supuesto que la muerte de Weylandt fue inevitable, no menos cierto es que muchas personas –ciclistas, seguidores y espectadores- estaban preocupadas por los aspectos relativos a la seguridad. Se adelantó Manolo Saíz diciendo que el Giro era la carrera más espectacular, pero la peor organizada, y lo ratificó Pablo Lastras –en un momento demasiado delicado- que era “algo que se veía venir” y que los elementos de seguridad “brillaban por su ausencia”. Y es que, aunque el ciclismo sea un deporte que conlleva un peligro, es la obligación de todos velar porque ese riesgo se minimice, mediante actuaciones encaminadas a proteger al corredor. Obviamente ya ni siquiera mento todo aquello que puede agravar las condiciones. Hay organizaciones que se vuelcan en estos aspectos, pero ciertas medidas como la supresión del pinganillo son absolutamente contraproducentes en este sentido (y eso que en el Giro los corredores aún los llevan).

3. En medio de este debate han surgido muchas voces catastrofistas, interesadas, amarillistas, a las que no tenemos que escuchar. Sus objetivos no son los del deporte, ni mucho menos los del ciclismo. No digo más, ya que lo ha reflejado mucho mejor Coboles&Hills: “Cuando una desgracia se convierte en demagogia”.

4. Uno de los artículos que más me ha gustado ha sido en de Pascale Schyns, “El peligro de transgredir las reglas”. Os recomiendo que lo leáis, pero básicamente señala que la norma de los 200 corredores es, ante todo un elemento de seguridad, y que los grandes organizadores obtienen más fácilmente que los pequeños derogaciones a esta y otras normas. Tampoco creo que sea la presencia de 207 corredores la causa de la muerte de Weylandt, ni que siquiera influyera. Pero si hay numerosos elementos en carrera que deben ser tenidos en cuenta según el número de ciclistas. No se pueden poner etapas llenas de ratoneras cuando el pelotón está al completo, como sucede en el Tour, ni pensar que estrechamientos, rotondas, curvas cerradas, descensos pronunciados son elementos del espectáculo. No, no y no. A más puntos negros, más y mejor señalización.

5. ¿Y que pintan los corredores? Poco, muy poco, nada. Pero los ciclistas han demostrado durante muchos años que protestan tarde, mal o nunca. Se han tragado un montón de normas que van contra su dignidad y cuando reaccionan, lo hacen desunidos o de forma inoportuna. Y para muestra, un botón: Cuando Alberto Contador reconoció el Monte Crostis manifestó a la Gazzetta dello Sport "Me da miedo, nunca he visto una cosa similar, se va más allá del límite". Si es inhumana, por favor renunciar a esa etapa, que estáis a tiempo; incluso hubiera sido mejor hacerlo antes de haber comenzado el Giro. No esperéis al día D, o como se dice en las bodas americanas, “Quien tenga algo que decir, que lo haga ahora o calle para siempre”. Eso sí, no estaría de más que un comité de corredores –no una camarilla de esas designadas desde arriba-, supervisara todas las etapas de las grandes pruebas y señalara esos puntos negros y la forma de evitarlos o paliarlos.

6. Para colmo de males, dos días después de la tragedia llegaba el ‘sterrato’, las ‘strade bianche’, o las pistas de tierra sin asfaltar, para entendernos mejor. Dos buenos amigos como Manolo Saíz –“hablamos de ciclismo en carretera”- o Rafa Díaz Justo –“nunca se mira por el corredor, imaginaos con lluvia”- se oponen totalmente. Yo pienso que una etapa en estos tramos es tan justificable como los pavés del Norte de Francia, aunque con menos tradición. Y que curiosamente ese ‘salto atrás’ puede ser una buena evolución incluso en lo tecnológico. Y creo que pueden decidir deportivamente –no sólo por caídas o pinchazos- y que son un elemento interesante, que no tiene por qué ser inseguro. Guti, en As, también lo ve así. La estrechez de las carreteras y caminos, su limpieza, y sus cunetas pueden ser elementos más decisorios que el propio firme, de arena o asfalto, como se vio en la caída de Tom Jelte Slagter. Eso sí, un descenso pronunciado sin asfaltar puede ser tentar demasiado a la suerte.

lunes, 9 de mayo de 2011

De Vigil a Weylandt; de la suerte a la desgracia

Ayer tuve la suerte, con mayúsculas, de disfrutar de una gran jornada de ciclismo en el Memorial Inguanzo. Buen tiempo, emoción, combatividad, un circuito interesante para público y ciclistas. Pero todos nos quedamos con el alma en vilo por culpa de la espectacular caída de Andrés Vigil, Jon Gárate y Jesús del Pino –los tres primeros- en el sprint final, y que tuve la ¿suerte? de plasmar fotográficamente. El estado del ganador era el que más nos asustaba por la gran cantidad de sangre perdida, y la situación parecía aún más grave por los lloros de los padres y de la novia del ciclista alicantino. Afortunadamente las asistencias médicas nos relajaron y aunque el corredor del Andalucía-CajaGranada se perdió la ceremonia protocolaria y acabó en el hospital… hoy ya está en casa, con un diente menos, con la cara magullada, pero sano y salvo. Suerte, también con maýúsculas.

Hoy la historia se ha repetido, en Italia en vez de Cantabria, pero con un desenlace radicalmente distinto que ha llevado a la tumba a un chaval de apenas 26 años, Wouter Weylandt, con toda la ilusión del mundo por delante, por su profesión y por la que iba a ser su próxima paternidad. Ganador el año pasado de la tercera etapa, el mismo ordinal con consecuencias trágicas en el día de hoy, no tenía el Giro entre sus ‘deberes’, ya que vino para sustituir a un compañero. Y es que en donde menos te esperas puede estar la línea de llegada de la carrera de tu vida. Y recordándonos lo peligroso que puede ser este deporte.

En estos momentos de tristeza solo tengo palabras de ánimo para la familia y los amigos, para los compañeros de equipo y pelotón, para toda la familia del Giro que se habrá quedado consternada y paralizada por esta desgracia. Y para el bueno de Angel Vicioso, que no podía haber encontrado otro día peor para demostrar su clase y su casta. Un triunfo de justicia para él y para todos aquellos que vivieron esa pesadilla de la OP.

No he visto las imágenes ni las quiero ver, desde luego, pero me fastidia muchísimo la ligereza con la que se enseña la sangre, hiriendo la sensibilidad de propios y ajenos. Ayer en el Inguanzo me cuidé muy mucho –creo que casi todos los que estábamos allí- de ‘cebarme’ en la desgracia morbosa, en la cara sanguinolenta del caído, porque es algo perfectamente evitable en lo informativo y sobre todo en lo humano. Y solamente tuitée la noticia cuando supe que mi información no iba a causar más daño –al estar sus allegados junto a él-. Hoy no ha sido lo mismo, y me molesta.

sábado, 7 de mayo de 2011

Las dos Españas

Con la perspectiva que me dan mis cuarenta y pico años ya comienzo a entender eso de las dos ‘Españas’. Y me asusta. Tenemos la suerte y la desgracia de vivir en una tierra donde eres alto o bajo, nunca de talla media; donde eres blanco o negro, nunca gris (salvo por la asociación de este color a la mediocridad, pero ese es otro tema); donde eres rico o pobre, donde eres amigo o enemigo. Donde te alineas con Juan o con José. Y donde se te tiene que encasillar en una u otra opción, siempre dicotómica, nunca gradual. Ni alternativa. Malo o bueno, en definitiva.

Una opinión define, de forma directa e irreversible, toda tu vida, sin posibilidad de escapar. Y es lo que termina determinando esas dos Españas, tan falsas como interesadas. Si dices, por ejemplo, que te parece una barbaridad X –sustitúyase por lo que se quiera-, entonces ya eres un racista. Y por añadidura un carcamal, un tarugo, un antiliberal, un descerebrado, un negativo, un fascista… y por supuesto un machista y un homófobo, claro está. Ya se da por hecho que seré un acérrimo seguidor de Losantos y que mi voto esté a la ultraderecha de Rajoy.

Pero si lo que denuncias lo malo de Y –es decir, lo contrario de lo de antes-, lo que estás haciendo es significarte como un peligroso rojeras, comunista o anarquista, un antisocial –también un negativo y un descerebrado que estos los hay, y en abundancia en ambas opciones partidistas-, un libertino y siguiendo con los encadenamientos, un feminista, un ecologista e incluso destacado protagonista del orgullo gay. En este caso, ni siquiera tengo voto: posiblemente ande poniendo bombas para acabar con la sociedad.

Pues no, nada de eso. Tengo muchas X y muchas Y en mi vida: lo que realmente me da significado, lo que me califica y define, es que algunas veces estaré más cerca de unas posturas, otras veces me alejaré de ellas. Pero siempre será por lo que conozco, por lo que siento, por lo que pienso; nunca por lo que me dicen, por lo que quieren que diga o que dé por supuesto sin reflexionar. No pertenezco, ni quiero pertenecer, a ninguna de esas dos trasnochadas España que esa gran mayoría está interesada en mantener y justificar, pero que personas tan personas como Arturo Pérez Reverte definen mejor en una frase que yo en todo este artículo: "No soy de derechas ni de izquierdas. Ni de centro" .Y es que, en estos casos, alinearse es renunciar. A tu libertad.

jueves, 5 de mayo de 2011

Interesantes iniciativas ciclistas se estrenan en Internet

El mundo del ciclismo on-line está de enhorabuena, con tres iniciativas distintas –dos que se ponen en marcha esta semana y una que lo ha hecho recientemente- y que en definitiva sirven para que nuestro deporte tenga una mayor presencia en la red, que no nos olvidemos, es el presente y el futuro de la comunicación. A sus promotores, mis mejores deseos para que el éxito les acompañe y mi ofrecimiento personal y profesional para lo que podáis necesitar en vuestra andadura.

A punto de ver la luz está “Desde la cuneta”, una revista on-line y gratuita, promovida desde la Plataforma Recorridos Ciclistas, en la que colaboran aficionados habituales en foros y otros medios digitales, como ciclistas profesionales, aunque su filosofía se resumen en la frase “otro manera de ver el ciclismo, una revista hecha por y para los aficionados”.

La idea es editar cinco números anuales, a principio de temporada, antes de cada una de las grandes –de ahí el previo del Giro que está a punto de salir- y finalmente como balance de la campaña. A través de su página de facebook puedes obtener la suscripción.

La segunda iniciativa es MTB-MountainBike.com, un nuevo portal dedicado al mundo de la bicicleta de montaña, que nace de la mano de EsCiclismo.com, y que se dedicará tanto a informar de las principales competiciones nacionales e internacionales, como de la faceta de ocio, como pueden ser marchas cicloturistas y las novedades en bicicletas y accesorios.

El nuevo portal dispone además de un espacio en las principales redes sociales (Facebook y Twitter) para poder mantener un estrecho contacto con los aficionados.

Finalmente quiero reseñar una nueva página dedicada no sólo al ciclismo, sino al deporte adaptado en general, dxtadaptado.com, aunque con un importante apartadoi dedicado a nuestro deporte. Como dice su promotor, Javier Martínez Fernández-Aceytuno, “pretende ser un punto de encuentro con el fin de dar un impulso para que el deporte adaptado y la discapacidad adquiera más trascendencia en el panorama deportivo, cultural y social”. Una iniciativa distinta, para que también quiero y debo recomendar.

martes, 3 de mayo de 2011

¿Se ha ganado Caja Rural su plaza en la Vuelta a España? Esperemos que sí

A pesar de la importante –y quien sabe si desgraciadamente insalvable- brecha que se está abriendo entre las pruebas ProTour y el resto de pruebas del calendario, al menos en lo que se refiere en España, no se puede negar que en las carreras pequeñas se puede vivir el ciclismo tan intensamente como en las grandes. La Vuelta a Asturias ha sido el ejemplo más claro, con cinco jornadas de gran ciclismo en una ronda montañosa –quizás demasiado-, que ha hecho las delicias de los aficionados, y en gran parte por el apoyo de la RTPA con sus imágenes, y a pesar de que el tiempo no ha ayudado.

En este contexto de carrera de lucha, de segundos espadas que luchan por una oportunidad en las grandes plazas, ha ganado sin duda el equipo más combativo, el Caja Rural, tanto individualmente, con Javi Moreno, que ha confirmado las excelentes condiciones que apuntaba como amateur y que aún no había ratificado en el campo profesional, como colectivamente con ciclistas como José Herrada, el revelación Víctor de la Parte o el incombustible Iñigo Cuesta dejándose la piel por su líder. Y esa victoria que estaba tardando en llegar se materializaba en tierras asturianas. ¡Y de qué manera!

Xabier Artetxe –director del equipo y uno de los responsables del ‘cambio’ en Caja Rural- manifestaba hoy una entrevista difundida por uno de los patrocinadores del conjunto –en concreto BH- que “esta victoria marca un antes y un después en el equipo”. El joven director vasco se refiere a un cambio de mentalidad a la hora de afrontar las próximas participaciones. Y como se dice en este deporte, la victoria más complicada es siempre la primera; luego llegan con más facilidad. Y no son sólo palabras.

Sin embargo, creo que esta reflexión puede y debe anpliarse a otro concepto: la participación del conjunto cajero en la próxima Vuelta a España, el gran objetivo deportivo y de marketing de Caja Rural. Desde principio de temporada saben que está muy complicado, pero han ido cumpliendo los distintos pasos necesarios: primero reforzar la imagen de equipo; luego combatividad en las carreras, y ahora triunfos –incluyendo otros que pudieron ser, aunque al final se quedaron en remates al poste, destacando ese magnífico segundo puesto de Egoitz García detrás de Andreas Greipel en tierras turcas-. Dicho de otra forma, hemos pasado del equipo que estaba haciendo todo lo posible para estar en la Vuelta a España, no lo olvidemos, el fin último de un patrocinador modesto, al que ya ha justificado con creces que se merece esa invitación: todo lo que llegue ya no hará sino reforzar esta idea. No soy el único que lo piensa, sino que ayer el tuiterío echaba fuego de mensajes en el mismo sentido: Caja Rural en Benidorm.

Hasta que no acabe el Giro de Italia no sabremos las cuatro invitaciones de Unipublic… aunque sí conocemos, más o menos, los candidatos que están en la línea de salida. Por potencial –y por la injusticia que supuso su descarte del UCI WorldTour- la primera de ellas ha de ser para Geox. Pero Caja Rural no se lo merece menos, todo lo contrario, que cualquiera de los otros posibles competidores. Y, como ya dije en su momento, no está el ciclismo español para frivolidades en estos momentos.

Foto, cortesía de Rafa Carbonero/Vuelta a Asturias

domingo, 1 de mayo de 2011

No me gustan los ‘Primeros de Mayo’ así

No fue sino casualidad que ayer, un día antes del Primero de Mayo, fuese al cine a ver ‘Company Men’ una película sobre las dramáticas consecuencias que tiene en tres ejecutivos el despido en su empresa de toda la vida, a esa que han dedicado todos sus esfuerzos, sus sueños, y que les corresponde con ponerles de patitas en la calle, ni siquiera cuando van mal dadas las cosas, sino en el momento en que simplemente es necesario fingir que van mucho mejor (ya se sabe, balances de situación maquillados y beneficios adecuados para el accionista que siempre tiene donde elegir) de cara a una venta que sólo beneficia a los que están arriba, muy arriba. Una película correcta –con la presencia de Tommy Lee Jones bastaría-, quizá demasiado americanoide, pero que te da que pensar sobre esa jungla que es el mundo laboral. También podría hablar de los castillos en el aire que tantas personas construyen en base a situaciones de bonzanza que piensan que son para toda la vida, pero no es el tema del post de hoy.

La primera idea, tremendamente falsa, que se te viene encima es la suerte que tenemos en España de contar con un sistema de protección social ante el despido caprichoso por parte de unos empresarios –o simplemente unos gestores- como los de la película, y que aquí se traduce en unas indemnizaciones legalmente establecidas y en unas prestaciones por desempleo en función del tiempo cotizado –que no trabajado- que amortigua lo que para quien más quien menos es un drama. Y pensamos entonces, como los obsoletos sindicatos españoles, que es lo primero que hay que defender a muerte.

Posteriormente nos damos cuenta que, diferencias aparte, lo único que hace el sistema español es retrasar las consecuencias y, como mucho, permitir la picaresca del empleo sumergido mientras estás cobrando el paro. De ahí que los casi cinco millones de parados que se anunciaban esta misma semana no puedan ser tantos, analizando ese mercado español. O si no debería haber estallado ya la revolución.

Y es que el gran drama no es perder el puesto de trabajo. Es algo que debería entrar en la cabeza que nos puede suceder en cualquier momento, por mucho que tengas un contrato fijo, vistos los caprichos del sistema y de los que dirigen este sistema, tanto de forma general –los políticos- como de forma específica en cada organización, en cada empresa. La tragedia es no encontrar trabajo después. Por ello las prestaciones y subsidios –salvo en el caso de alguno que lo tiene muy seguro y se toma esta situación como una pausa en su vida laboral, para prepararse mejor- solo dilatan para mal una realidad que no convendría a ninguno. Y la línea de actuación política y sindical –y empresarial, claro está- debe ser posibilitar ese trabajo para todos, incluso para mayores de 50 años, jóvenes que se incorporan al mercado laboral, mujeres, colectivos desfavorecidos… o simplemente personas que desean un puesto a tiempo parcial. Como siempre digo, flexibilidad e imaginación… y ganas de dialogar, de trabajar.

Por ello, me indigna que lo único que sepan hacer los sindicatos, en este Primero de Mayo, sea preocuparse por algunos mínimos recortes sociales, por el retraso en la edad de jubilación –algo perfectamente comprensible dada la mayor esperanza de vida-, o incluso rematar su discurso con mensajes en pro de la solidaridad con los pueblos de Japón o Libia -¿hoy es el día para eso, tantas semanas después?-, aludiendo al ‘gran éxito’ que supuso la huelga general del 29 de septiembre. Después de tantos años en connivencia con el Gobierno, las posturas de los sindicatos no convencen a casi nadie, a pesar de esos cinco millones de parados, sus razones para existir. Pero no se dan cuenta de la realidad actual: sólo piensan en mantener su estatus, aunque la gente –los trabajadores- reclaman una mayor implicación.

Lo cierto que es necesario un cambio en el modelo económico, en el modelo productivo, en el modelo social. Pero, si no los primeros –los partidos políticos-, los segundos que deben cambiar, que deben renunciar a sus privilegios, tendrían que ser los propios sindicatos. Que se dejen del mismo discurso manido de siempre y de sus celebraciones de cántico y bocadillo que dan vergüenza ajena. Por no hablar de los millones de euros de subvenciones que reciben.