martes, 30 de marzo de 2010

El Tour opta por la prudencia y deja el chovinismo en su elección

Si hace unos días me hubiera tenido que apostar una comida a que Cervélo y Footon-Servetto estaban en el Tour 2010, no lo habría hecho. No por tener ninguna información privilegiada al respecto, ni mucho menos. Pero algo en mi interior me decía que ni el equipo de Sastre ni el de Matxin lo tenían muy favorable a tenor de la gran cantidad y calidad de las candidaturas.

Afortunadamente me he equivocado y no me duelen prendas reconocerlo si el resultado es que los dos equipos mencionados estén el próximo 5 de julio en la salida de Rótterdam. En una época de buenas relaciones entre ‘grandes’ y UCI, ASO ha optado por la prudencia en su elección. Primero, porque no ha querido romper el acuerdo de 2008 y ha admitido a todos los firmantes, los equipos UCI Pro Tour en aquella fecha. Ya tenemos por este motivo a Caisse d’Epargne, a Euskaltel, a Footon-Servetto y a otros ‘españolizados’ como Astaná.

Pero quedaban seis plazas más –cinco, si descontamos la ya concedida de antemano al RadioShack- que daban también lugar a un montón de cábalas. Y en este caso ha pesado más para la organización del Tour la presencia de ciclistas de garantías desde el punto de vista deportivo –segunda muestra de prudencia- que ofrecen Cervelo, BMC, Garmin, Katyusha y Sky, los equipos por los que cualquier persona sensata, menos yo, se hubiera jugado una cena, que la de equipos más cercanos desde el sentimental, como podían ser los holandeses del Skil o el Vaccansoleil, por la salida holandesa, o los franceses del Saur-Sojasun.

Y es aquí donde hay algo que no encaja. Skil ya había tenido un hueco el año pasado, dejando un buen sabor de boca por su combatividad, y se había afrancesado, por si era necesario algún mérito más. Vaccansoleil había dejado sus credenciales en la Vuelta –de la misma familia, no se nos olvide-, había apostado incluso por el patrocinio de otras pruebas ASO, y con los hermanos Feilleu también despertaba el interés local, incluso mucho más que la otra escuadra de los Países Bajos.

Que los franceses dejen de ser chovinistas en tan poco tiempo, desperdiciando dos oportunidades así, no me termina de convencer. ¿Lo sabremos algún día o simplemente es algo tan sencillo que no necesita más explicaciones?

Si queréis saber más, os recomiendo este artículo de Espíritu Gregario

lunes, 29 de marzo de 2010

Terminó el Mundial de Copenhague, ¿terminó el Mundial?

Hoy es el día D, de después, del Mundial de pista de Copenhague. El momento de hacer un primer análisis en frío de lo que ha sido este Campeonato, el evento que ha marcado un punto de inflexión en la historia de esta disciplina, aunque mucho me temo que sea entre una curva ascendente –la que marcaba esta disciplina gracias a la espectacularidad lograda en los últimos años- y la descendente que comienza ahora, mucho me temo.
 
Y un Mundial que puede diferenciar dos tipos de corredores: aquellos que no tienen problemas en dedicarse a la pista, con el objetivo de este evento –y que seguirán sobresaliendo anualmente en disciplinas ya condenadas como la persecución, la puntuación o la madison- y los que sacrificarán un brillante porvenir como especialistas para convertirse en los generalistas del omnium. Y, por supuesto, dos tipos de países: los que seguirán apostando cada año en todas y cada una de las disciplinas del Mundial y los que pasarán a dedicarse exclusivamente a lo que el COI ha bendecido, buscando la gloria olímpica exclusivamente.
 
Australia ha sido la gran dominadora de este Mundial, demostrando que todo va por ciclos y que es necesaria una renovación, a veces incluso traumática, para renacer con más fuerza. Gran Bretaña, por el contrario, no parece preocupada ya que dice tener dos años hasta Londres. Y en el equipo ‘aussie’ tenemos a los dos grandes triunfadores del Mundial. Por un lado una corredora como Anna Meares, doble medallista en 500 y velocidad olímpica, que no tendrá ‘problemas olímpicos’, ya que puede optar hasta a tres medallas en Londres. Por otro, el extraordinario Cameron Meyer, ganador en puntuación –en una demostración a lo Llaneras-, en madison –casi, casi- y en persecución por equipos, siendo uno más del cuarteto, Pues bien, este joven veinteañero solo podrá brillar en Londres si lo hacen sus tres compañeros de cuarteta … o si deja todo y pasa a ese antiguo cajón de sastre llamado omnium. Aunque posiblemente la continuidad de sus logros esté en el asfalto, con los colores del Garmin.
 
Más ejemplos. Taylor Phinney –doble campeón del mundo en persecución y excelente y sorprendente kilometrista, es decir un ciclista polifacético candidato a brillar en el omnium- tuvo que rendirse a las evidencias de que en el ‘pentatlón’ no va a ganar ni el mejor, ni el más fuerte, siquiera: lo hará el que no sufra las alianzas en contra en pruebas tácticas como el scratch y, sobre todo, la puntuación. Es lo que hemos aprendido tanto el sábado con Leire Olaberria como el domingo con David Muntaner, que llegaron como líderes a la cuarta prueba y se marcharon de ella sin opciones.
 
Finalmente, si reparamos en los nombres de los vencedores, Edward Clancy y Tara Whitten, veremos que nunca han sido corredores punteros en otras disciplinas, sino todoterrenos que han tenido la suerte a su favor, aunque muchas veces haya que buscarla, y puedo asegurar que ambos se lo han merecido en Copenhague. Y es que el más completo no tiene por qué ser el mejor, y esta es la evidencia.
 
Y por mucho que mi amigo Raúl Mena -comentarista de Biciciclismo- haya disfrutado con el omnium –de haber estado allí posiblemente pensaría como él y más si hay ‘dos de los nuestros’ con opciones-, me imagino que el público se quedará con las exhibiciones de Meyer, por ejemplo, que con la regularidad de Clancy. Y por supuesto antes con la persecución de Phinney, y no sólo por su rendimiento sino por su emoción, que con su anodino omnium.

sábado, 27 de marzo de 2010

Llega el gran espectáculo del nuevo ciclismo, el Supercross BMX

Aunque mi corazón esté hoy en Copenhague con la selección española de pista animando a Leire Olaberría, esta tarde me trasladaré, espero que con otras cinco mil personas más, al Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, para contemplar y disfrutar con las evoluciones de casi un centenar de ‘riders’ en la prueba inaugural de la Copa del Mundo de BMX Supercross, y con el deseo de que ‘nuestros’ Pablo Galán y Rafa Alvarez de Lara puedan llegar a las rondas finales.

Es curiosa la relación entre estas dos disciplinas ya que el BMX fue el ‘culpable’ de la desaparición del kilómetro del programa olímpico en Pekín. Y es que el COI, inmovilista para muchas cosas, tomó en este caso una decisión ‘revolucionaria’ dando paso a una disciplina como el bicicross en claro auge entre los más jóvenes, aunque ello significase el adiós del clasicismo de la pista, en una tendencia que se ha confirmado en Londres y que, desgraciadamente me temo, se culminará en Río de Janeiro en 2016. Lo ideal, para nuestro deporte, habría sido mantener tanto pista como BMX, pero por estos aumentos el COI no pasa.

Eso no quiere decir que la decisión sea injusta, todo lo contrario, ya que el BMX es una de las disciplinas ciclistas más populares entre los jóvenes, mucho más que la pista, sobre todo en países ciclistas emergentes. Espectacularidad, emoción, rivalidad, rapidez, facilidad de práctica… muchas ventajas para no ser tenidas en cuenta, aunque en España no termine de cuajar, de momento.

La UCI está decidida a la máxima promoción del BMX con la creación de esta Copa del Mundo en su modalidad más espectacular, el Supercross. Y aunque las próximas citas de Chula Vista o Frejus tendrán lugar en países con más afición como Estados Unidos o Francia, ninguna será tan espectacular como la de esta tarde, la única ‘indoor’ de todo el circuito, con todo lo que conlleva. Todo ello gracias a Last Lap, posiblemente la empresa polifacética y seria de España en lo que a realización de eventos ciclistas se refiere.

Y curiosamente en un recinto idóneo que en los sesenta vibró con los ‘Seis Días de Madrid’, de ciclismo en pista y que tras el incendio de los noventa dio pasó a un nuevo polideportivo que ahora acoge al BMX, aunque para ello se hayan tenido que trasladar casi 140 camiones con 3.000 metros cúbicos de arena que cubran 5.600 metros cuadrados de pista.

jueves, 25 de marzo de 2010

La misma peregrina discusión de todas las primaveras

Todos las primaveras por estas fechas –y con su contrarréplica en octubre- sesudos investigadores, tertulianos polifacéticos, ecologistas de causas perdidas, profesionales del no sé pero contesto y oportunistas de tres al cuarto se enzarzan en una absurda batalla dialéctica sobre los beneficios y perjuicios del cambio horario, del adelanto de una hora para adoptar el llamado horario de verano. Que si el manido argumento del ahorro energético, por un lado; que si la socorrida merma de la productividad y del dañino cambio de los biorritmos, que tanto y tan mal afecta a bebés, ancianitos o vacas campestres, por otro. Y siempre, en definitiva, el llevar la contraria por sistema, aunque afortunadamente aún no hemos llegado al día que el PP se oponga al cambio horario simplemente porque es el Gobierno socialista el que la aplica, pero todo se andará. O al revés, si hay relevo en La Moncloa.

Este debate, además, se engancha con otro, igual de improductivo en sus fines e interesado en sus argumentos, sobre la idoneidad de nuestro huso horario en comparación con Portugal e Inglaterra, o con Polonia y Alemania, sobre todo considerando las peculiaridades y los matices de nuestra amada España tan hábilmente plasmadas en el Estado de las Autonomías.

No sé siquiera por qué también yo incurro en hablar de esta peregrina historia anual. Será porque estoy hartísimo del largo invierno padecido a causa del ‘cambio climático’ o simplemente de las fechas del año –otra discusión interesante en ciernes-. Y porque tengo ganas de pasear en manga corta, de poder tomarme una cerveza a media tarde en una terraza o simplemente de poder leer en casa, con las persianas abiertas, sin necesidad de tener que encender la luz. Aunque sí tenga que hacerlo por la mañana al ponerme a trabajar.

No voy a entrar, pues, a proponer magníficas pero irrealizables soluciones. Ni a opinar qué me parece esta medida. Porque, como la mayoría de los españoles, ni siquiera me acordaré de las consecuencias que conlleva –positivas o negativas- un par de días más tarde, sobre todo en la perspectiva de la inminente Semana Santa. Eso sí, me gustaría simplemente recordar que todas las instituciones, colectivos e individuos, en la medida de sus posibilidades naturalmente, pueden ‘personalizar’ sus horarios en relación con los oficiales y a los solares: ¿tiene que abrir una fábrica, un colegio, un Ayuntamiento, a la misma hora en Galicia que en Baleares? Y que, para bien o para mal, tenemos más horas de luz, y de sol, que la mayor parte de los países europeos en invierno, pero no en verano: en junio en Bélgica amanece poco después de las cinco y anochece cerca de las diez!!!

Entonces, ¿por qué tenemos que ser todos tan iguales para unas cosas y diferentes para otras?

martes, 23 de marzo de 2010

El examen más complicado para Leire Olaberria

Siempre que hablo con Leire Olaberria me acuerdo de aquella ‘meritoria’ que, a la sombra de Gema Pascual, reclamaba una oportunidad en la selección nacional de pista. Esto ocurría a mediados de 2005 y desde entonces la donostiarra no sólo se ha convertido en la ‘titular’ del combinado español, sino en una garantía de competitividad en las grandes citas, aunque los resultados en pruebas que no dependen del cronómetro nunca pueden estar seguros al cien por cien. Por ello no quiere ni oír hablar de medallas, pero mal que nos pese es la única gran baza de podio en el inminente Mundial de Copenhague.

Leire ganó ‘in extremis’ pero merecidamente una medalla olímpica en Pekín. Le ha cogido el gusto y quiere volver a repetir en Londres. Pero el camino de la Olimpiada no es fácil: le han quitado ‘su’ puntuación y le han dicho –como a todos los fondistas- que si quieren medallas, que se reconviertan y que se adapten al omnium como única alternativa. Y sin prisas, pero sin pausa, la guipuzcoana se ha pasado todo el invierno ganando masa muscular para mejorar en las pruebas cortas, algo que no es fácil pero tampoco tan complicado como lo tendrán otras corredoras, dados sus antecedentes como velocista, más en el tartán que en la madera. Y ha aprendido a sufrir más que nunca, a preparar simultáneamente pruebas tan distintas como un 200 metros o una persecución.

La tarea no es fácil y el sábado tendrá el examen más complicado de su aún corta carrera. La deportiva, me refiero, porque en su vida académica –con estudios de Magisterio, Turismo e INEF- tiene mucha más experiencia. Y es que lo que encontrará en Ballerup será mucho más duro que lo que le espera en Londres: Sucesivamente, 200 metros lanzados, scratch (5 kilómetros), persecución individual (2.000 metros) –por la mañana-, puntuación (10 kilómetros) y 500 metros contrarreloj –por la tarde-; en los Juegos Olímpicos tendrá una prueba más, la eliminación, y las de fondo más largas, más acorde con sus condiciones, pero todo ello en dos días. Lo suficiente para hacerse una idea mucho más certera de lo que le espera en el horizonte de los dos próximos años. Y de quienes se revelarán como sus rivales en ese objetivo olímpico.

Aparte de una medalla de bronce, Olaberria ganó en Pekín una importante dosis de convicción en sus posibilidades. Es consciente de que aún le falta experiencia competitiva en los velódromos en comparación con otras corredoras de la élite mundial. Pero también ha aprendido que puede confiar en sí misma para superar cualquier obstáculo. Si el sábado las fuerzas le responden, se crecerá y… quien sabe lo que puede suceder. En Dinamarca, a corto plazo, o en Inglaterra, a medio.

lunes, 22 de marzo de 2010

Con la Vuelta a Castilla y León y Galicia

Esta mañana se ha presentado en el Monasterio del Prado –sede de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta- en Valladolid la XXV edición de la Vuelta a Castilla y León, que tendrá lugar a mediados del próximo mes de abril. En tan importante aniversario, no he querido perderme la presentación –notablemente llevada por un Pedro Delgado que va camino de superar en el campo de la comunicación su periplo como corredor- de una ronda a la que me vida profesional ha estado muy ligada: comencé con ellos cuando se convirtió en internacional, en 1996, después de ser una challenge de pruebas independientes –al principio- y luego de carreras consecutivas –como ocurre ahora con Mallorca-; viví su crecimiento en sus sucesivas fases de verano y de primavera; pero tuve que dejarla en su apogeo, en 2007, por la coincidencia de fechas con el Campeonato del Mundo de pista. Y curiosamente este año en que ya dejan de solaparse, no estaré ni en el velódromo mundialista ni en las carreteras castellano-leonesas, quizá por un malentendido, quizá por intereses ajenos. En todo caso, confío en que nuestros caminos vuelvan a cruzarse.

Pero no miremos al pasado, ni siquiera al futuro, sino a este presente inmediato del mes de abril. Tras tener que dejar las excelentes fechas de finales de marzo –justo las que ocupa ahora mismo la ‘Volta’- en la enésima remodelación del UCI Pro Tour, el futuro de la Vuelta a Castilla y León parecía seriamente comprometido. Sin embargo, la ronda del Club Ciclista Cadalsa sale adelante e incluso se refuerza considerablemente.

Por un lado, el presente Año Xacobeo le ha dado la ‘excusa’ perfecta para recorrer el llamado camino francés, como hizo en 2004, el año en que ‘explotó’ Alejandro Valverde con tres etapas. Pero además con la guinda de terminar en la mismísima Santiago de Compostela, en el primer final castellano-leonés fuera de la frontera. Y en cinco días que tienen tanto interés turístico como deportivo, con un recorrido en el que sobresalen el final en el Alto del Morredero y la crono de Ponferrada, al día siguiente, en lo que debe ser el primer test de los bercianos en sus aspiraciones mundialistas. Lástima que haya que esperar más de diez años para el próximo Año Santo, aunque en esta ronda siempre se han llevado bien turismo y deporte: no en vano, comparten Consejería.

Por otro, la participación. No va a ser como en 2009, cuando la presencia de Lance Armstrong propició que hubiera más periodistas que público en la salida de Paredes de Nava, aunque el sueño poco duró por culpa del batacazo del tejano en las carreteras palentinas. Aun así, la presencia de Alberto Contador –ganador dos veces de la Vuelta y segundo el año pasado- ya supone un atractivo deportivo y mediático que garantiza el éxito de la carrera. Y más teniendo en cuenta que el de Pinto pertenece a esa estirpe de corredores de antaño, que no vienen a entrenar sino a intentar ganar.

Y el tercer punto que debe garantizar el éxito debe ser la televisión. Definitivamente olvidados los tiempos en que Televisión Española ofrecía en directo todas las pruebas ciclistas, la mayor parte de las carreras tienen que recurrir a resúmenes en Teledeporte, como mucho. Aquí, la Televisión de Castilla y León ha cogido el relevo de apostar por el ciclismo y será un excelente soporte: y aunque fuera de la región no se podrá seguir la prueba, “dentro” se podrán contemplar todos los finales en directo, pese a que sigo pensando que el futuro de este deporte pasa más por buenos resúmenes que por malos directos.

sábado, 20 de marzo de 2010

“Probablemente el mayor talento del ciclismo moderno”.

No he podido leer hasta esta misma tarde la entrevista que Alain Laiseka le realizaba en Deia a Oscar Freire en vísperas de la Milán-San Remo. Pero horas después de la tercera victoria del de Torrelavega en la ‘classicissima’ el valor de este testimonio incluso se incrementa. Y naturalmente el de un corredor que, como comentaba, más realista que dolido, a comienzos de la temporada, es más apreciado, valorado o conocido en Suiza que en España y que si se llamase Van Freiren…

Pero no es holandés o belga, sino español. Y se llama Freire aunque en el primer Mundial que ganó todos los medios extranjeros hablaron del desconocido español Gómez, por aquello del segundo apellido. Es cierto que aquí se le valora por el hecho de haber ganado tres Mundiales, lo que le supone estar en un olimpo de elegidos –junto a Eddy Merckx, Rik Van Steenbergen y Alfredo Binda- y ser el único que en activo de ellos que puede batirlo. Y con opciones más que reales este año en Australia. Pero Freire se queja de que no se aprecie ‘todo lo demás’ que tiene en su palmarés. Sin ir muy lejos, el maillot verde del Tour de Francia 2008 o estas tres victorias en la ‘primavera’, sumando un total de 73 victorias en los doce años que lleva como profesional.


Y pese a tener 34 años, nos encontramos con un ciclista entero, física y psicológicamente, que no ha perdido ni pizca de su ambición. Es cierto que las lesiones le maltrataron en los primeros años de su carrera, y que le impidieron tener un palmarés aún más amplio, pero precisamente por ello no está quemado ahora. Atrás quedó ya ese ‘malentendido’ de que se podría retirar al término del 2010. No es así: por lo menos seguirá otro años más, aunque al paso que va, con esa solvencia que demuestra en carrera, ¡podría estar en activo hasta los cuarenta!

Igualmente quiero destacar que Freire es un ciclista muy respetado en el pelotón internacional. Acostumbrados al estereotipo de hombre despistado –aunque dentro de la carretera se transforma- nos olvidamos de que el cántabro siempre se ha manifestado de forma inequívoca contra las injusticias del mundo del ciclismo. Hoy, vía Twitter, he visto felicitaciones de numerosos compañeros del pelotón. Desde el propio Lance Armstrong, siguiendo por Robbie McEwan, Simon Gerrans o Robert Hunter, que manifestaba a las claras: “Siempre he dicho que es probablemente el mayor talento del ciclismo moderno”. No le falta razón.

viernes, 19 de marzo de 2010

Maillots: de la innovación a lo retro

Javier Guillen, director general de la Vuelta a España, oficializaba hoy en As lo que ya era un secreto a voces, que el maillot del guepardo diseñado por Custo y presentado a mediados de enero no será el que lleve el líder de la ronda española el próximo mes de agosto. "Hemos hablado con Custo y está de acuerdo en las variantes que queremos introducir. En el maillot habrá menos color negro y el tono del rojo será más intenso. Ya sabemos que su presentación creó polémica, pero no me molestó; al revés, me gustó ese debate entre modernidad y tradición”.

Por ahí se cuentan muchas historias sobre el ‘horror’ que causó el impactante diseño del modisto catalán cuando lo presentó a los responsables de Unipublic. Pero como no puedo certificar ninguna, me remito a las opiniones de algunos ciclistas recogidas en Paperblog, entre las que me quedo, por sincera y directa, con la de José Herrada: “Sinceramente, no me gusta nada. Parece un maillot comprado en el todo a cien”.

Y es que el ciclismo siempre se ha movido –y muchas veces de forma convulsa- entre la tradición y la modernidad, como se refería Guillen, aunque lo clásico siempre ha primado sobre lo nuevo. Los maillots es uno de los aspectos que mejor se refleja este inmovilismo, ya que hasta los años ochenta o noventa, los diseños eran muy simples y tan solo el color aparecía como elemento diferenciador.

La Vie Claire fue el primer equipo que revolucionó este aspecto –y otros muchos más del deporte ciclista-. El conjunto de los Bernard, Tapie e Hinault, tanto monta, monta tanto, apostó por un diseño basado en los cuadros de Piet Mondrian, con fabricación exclusiva por parte de Benetton. Curiosamente, si observamos ahora aquella equipación nos parece absolutamente clásica.

Pero si hay que elegir a alguien como ejemplo de la innovación, ese no es otro que Mario Cipollini. El ‘Rey León’ merece estar en esta historia tanto por la original ‘maglia’ cebruna del Acqua Sapone como, sobre todo, por los modelitos que exhibió en el Giro, como el de la imagen que reproduce el interior del cuerpo humano. Maillots que le costaron cuantiosas multas pero que elevaron su prestigio en estos aspectos de la imagen hasta límites inalcanzados por cualquier otro corredor.

Desde entonces, diseño y ciclismo han ido de la mano, procurando siempre dar un paso más, creando un elemento diferenciador, aunque lo importante por encima de todo es que el maillot no solo sea único, sino que además se distinga perfectamente en el seno de lo que se ha llamado ‘serpiente multicolor’. Y eso no es nada fácil.

Curiosamente, el último paso en esta historia es la vuelta a la tradición, el ‘retro’, por el que han apostado este año equipos como Quick Step o Sky. Incluso el Massi de BTT, en una disciplina que tiene fama de ser más avanzada que el ciclismo de carretera. Una vuelta a los orígenes del maillot, una palabra que viene de un apellido y que curiosamente significa prenda elástica ajustada al cuerpo –como puede ser una malla de gimnasia o un bañador femenino-, aunque se ha convertido en sinónimo de jersey ciclista.

PD: Para todos aquellos que les interese, en esta página se pueden encontrar numerosos diseños, sin olvidarnos en España del Museo del maillot de mi amigo Miguel Rodríguez Ufano.

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”

No por consumado está todo perdido La batalla por nuestros derechos aún no se ha iniciado. Recuerda:

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial – un organismo dependiente del ministerio de Cultura -, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
 
8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

También puedes firmar la petición en:

martes, 16 de marzo de 2010

La callada por respuesta

“Callamos todos ante lo que vemos y oímos, pendientes del tictac del reloj, esperando que el tiempo aplace, resuelva, permita olvidar el problema”. Es uno de los párrafos del excelente artículo de Arturo Pérez-Reverte Cuatro Minutos, y que refleja con la perfección que solo alguien como él puede tener una de las actitudes que más me molestan y me desesperan: la falta de respuesta –sea de palabra o de acción- ante una demanda directa. Es cierto que podemos plantear alguna vez una petición porque somos nosotros los que no queremos resolver, pero en la mayoría de las ocasiones, cuando lo hacemos, es simplemente porque no está en nuestras manos la respuesta, la solución.

No contestar se ha convertido en una filosofía ante la vida, desgraciadamente cada vez más habitual, aunque con muy diversas fórmulas según las personas y entidades. Está, por ejemplo, el que argumenta que necesita más tiempo para reflexionar o para conseguir más información, pero siempre sin la intención de pronunciarse. O el que prefiere pasarle la patata más o menos caliente a su superior, con justificaciones como el respeto al escalafón y la obediencia debida. Y naturalmente el que no quiere significarse hasta que lo haga su jefe, su líder, para mimetizarse completamente con él. Tampoco me olvido del iluso –más o menos interesado- que cree que el tiempo va a resolver, por obra u omisión, lo que no van a atender los humanos. Y por supuesto el que habla, habla y habla, sin decir nada pero intentando hacernos pasar por gilipollas al volver a plantear nuevamente la misma cuestión en espera de respuesta, no de disculpas y palabrería. No es tema de este ‘post’, en cambio, los que te largan una mentira, aunque sea evidente.

En la Administración las solicitudes oficiales se contestan porque se tienen que contestar, por aquello de los silencios administrativos y las responsabilidades subsiguientes. Pero todo lo que podríamos considerar como ‘sugerencias’ o iniciativas ciudadanas, lo que no se cataloga como administrativo sino como político, tiene otro trato muy distinto: no existe la obligación de responder y por lo tanto, olvídate de consideraciones, ya que cualquier palabra de más puede suponer un compromiso que luego no se desea asumir. Los ciudadanos no nos merecemos que los políticos ‘pierdan el tiempo’ con nuestras cosas más allá de lo estrictamente reglamentado: el acercamiento solamente se produce en época de elecciones y la verborrea de propuestas absurdas surge sin necesidad de pedir.

En el ámbito mercantil, la relación cliente-empresa es aún peor porque ni siquiera se contesta lo que se tiene la obligación de atender. El sábado, en ‘No es un día cualquiera’, el magnífico programa de Pepa Fernández en Radio Nacional, Forges, rizando el rizo y rozando la perversión, comentaba que podíamos llegar a pensar que hay empresas que venden adrede un mal producto para ganar dinero con lo que nos cobran por llamar a los teléfonos de atención para plantear nuestras quejas. Teléfonos que, de cualquier modo, existen con la finalidad no de resolver tu problema, sino que simplemente desistas de tu reclamación.

Pero donde es más dolorosa la falta de respuesta es en el día a día, en tus relaciones personales y profesionales. Y es ahí donde se demuestra que no contestar no es no tomar una decisión, sino haber tomado ya una, la peor de todas, la que refleja el desprecio más absoluto hacia el otro como persona. Pero también se evidencia la triste realidad de nuestros mudos ‘interlocutores’, la de su incapacidad absoluta para afrontar –ya ni siquiera hablo de resolver- el problema planteado.

lunes, 15 de marzo de 2010

¿Bien o mal?

Julieta Venegas tiene el honor de ser la cantante que me ha ‘obligado’ a realizar un desplazamiento más lejano para verla en concierto. Bueno, esto no es del todo exacto, ya que tenía que ‘convertir’ los puntos de Iberia y nada mejor que volar hasta Tenerife para pasar un inolvidable fin de semana con la mejor de las compañías y verla en un recital muy correcto, pero al que le faltó algo de ‘chispa’.

Han pasado tres años desde entonces y la de Tijuana no ha tenido demasiada actividad. Tan sólo un disco de recurso, ‘Unplugged’, aunque con una de sus mejores canciones que haya compuesto jamás, ‘El presente’, y numerosas actuaciones… salvo en un 2009 que ha sido absolutamente sabático y en el que le surgió la necesidad de comenzar a componer, aunque siempre hemos tenido bastantes noticias de ella ya que es una de las artistas que más y mejor utiliza –y siempre sin necesidad de intermediarios- las redes sociales como myspace o twitter.

Lógicamente tras ese paréntesis, su nuevo trabajo se hacía de rogar. Y la espera ha terminado, ya que mañana martes se lanzará mundialmente el nuevo disco de la artista mexicana, ‘Otra cosa’. Y pese al título, teniendo como referencia ese excelente primer single ‘Bien o Mal’, parece seguir la línea del antológico ‘Limón y Sal’. Un álbum que Venegas, más implicada en su producción definía la semana anterior, en plena promoción, como “casero, pensado desde la tranquilidad de casa y sin la presión del estudio”.


Hasta no escuchar las once de las doce canciones que aún desconozco, es absurdo realizar cualquier tipo de valoración, para saber si está bien o mal. Pero el disco de la posiblemente la artista hispanoamericana más considerada, y en plena madurez, promete. Eso sí, verla nuevamente en concierto se presenta más complicado, ya que sólo actuará mientras su embarazo se lo permita. Eso sí, del acordeón que la identifica nos tendremos que olvidar de momento.

domingo, 14 de marzo de 2010

¿Para cuando un Mundial de Fórmula 1 ciclista?

Ayer escribía un ‘tweet’ comentando que me daba envidia el Mundial de Fórmula 1. Pero no por el dinero que mueve –que lógicamente importa-, sino principalmente porque todo el mundo conoce a los favoritos –y se identifica con uno o con varios-, cómo es cada equipo, cuál es la puntuación, cómo va el Campeonato y que tiene que hacer ‘su’ piloto para seguir con posibilidades. Es un evento fácil de seguir, con fechas regularmente distribuidas a lo largo del año, en casi una veintena de grandes premios.

En ciclismo lo más parecido que hemos tenido ha sido la Copa del Mundo que incomprensiblemente dejó de existir para dar paso al UCI Pro Tour, un conglomerado de pruebas de muy diversa índole. Siguiendo con el símil automovilístico, sería cómo si fusionásemos en el Coche Pro Tour, el Mundial de Fórmula 1 –las clásicas-, el de Rallyes –las pruebas por etapas- y los grandes raids tipo Dakar –las ‘grandes’-. Con los mismos protagonistas y máquinas. Y con una puntuación que nadie conoce ni sigue.

La única consecuencia positiva, para el ciclismo español, es que a final de año tenemos a un Alberto Contador o a un Alejandro Valverde como mejor ciclista, matemáticamente hablando, del año. ¿Pero sería alguien capaz de desgranar los ‘puntos’ de cada uno? O lo que es peor, ¿saber lo que tiene que hacer tal o cual ciclista para obtener este triunfo? Lo que interesa a cada uno de los corredores del mundo son las victorias ‘parciales’, del tipo que sean: unos irán por etapas, otros por generales, otros por determinadas clásicas, otros por clasificaciones menores… A todo el mundo le agrada, a posteriori, ser el mejor del mundo, pero todavía no he oído a nadie que se marque como objetivo, a priori, terminar el año como número uno.

Es una lástima porque la Copa del Mundo sí interesaba y con unos pequeños retoques podría revitalizarse y ser uno de los grandes ejes del calendario. . ¿No lo es en España la ahora llamada Copa de ciclismo en ruta? Luego estarían las ‘grandes’, la segunda referencia. O primera, según el tipo de ciclista. El resto de pruebas se ordenarían y clasificarían en función de estos eventos.

Tan sólo quedaría elegir el número de carreras que compondrían este Mundial de F1 ciclista. Porque las que deberían integrarlo están en la mente de todos, comenzando por los cinco ‘monumentos’, siguiendo por las pruebas que se han labrado un prestigio internacional, tipo Clásica San Sebastián o Eroica, y finalizando por otras pruebas nuevas, que tengan su propia imagen de marca, en aquellos ‘mercados’ que sean interesantes, ciclísticamente hablando, sobre todo Estados Unidos, Gran Bretaña o Australia. Todas ellas en fin de semana, e incluso con dos –en viernes y domingo, por ejemplo- en aquellos puntos en que se puedan agrupar, por ejemplo, Flecha Valona y Lieja-Bastoña-Lieja. Y siempre, sin la coincidencia de otras carreras de primer nivel.

Hace unos años un tal Javier Ares, que algo debe saber de esto, se manifestó en términos similares, incluso condenando a las ‘grandes’ a la desaparición, y le tildaron de loco. Yo no voy tan lejos, simplemente a racionalizar en un esquema de futuro lo que está en la mente de muchos.

Por cierto, hoy ha ganado Fernando Alonso –enhorabuena y gracias por volver a estar ahí- y lidera el Mundial de Fórmula 1 ¿Sabéis quien encabeza hoy mismo la clasificación UCI? Y sobre todo, ¿le importa a alguien?

viernes, 12 de marzo de 2010

Perico continúa su lucha por los ciclistas

Antes de entrar en el fondo de este post, quiero manifestar mi admiración por Perico Delgado. Sinceramente pienso que es el ciclista español más comprometido en la lucha por los derechos de los que utilizan la bicicleta en cualquiera de sus múltiples facetas: por ocio, por placer, como medio de transporte... Son muchos los corredores que, una vez retirados de la práctica profesional, desean revertir todo lo que el deporte les ha dado, fundamentalmente compartiendo sus conocimientos y experiencia a través de las escuelas y los clubes de ciclismo, algo que siempre agradecen los que empiezan. Pero Perico lo hace desde otra perspectiva, prestando tanto sus conocimientos como su imagen –lo que retrae a muchos-. De esta forma, lleva bastantes años integrado en la ‘lucha política’, llamémosla así, como responsable del grupo de trabajo del GT44 de la DGT donde se estaba luchando por la seguridad de los ciclistas en las carreteras.

Hace unas semanas, el segoviano dijo adiós mediante un comunicado difundido en vídeo, harto de que sus propuestas sean sistemáticamente ignoradas, e incluso diciendo que temía que a los ciclistas se los terminase echando de las carreteras. Pero Perico no ha arrojado la toalla, ni mucho menos, y en compañía de otras personas y entidades, ha realizado un manifiesto de protesta por dicha falta de colaboración y para que sean tenidas en cuenta las reivindicaciones del colectivo ciclista.

Aquí tenéis el manifiesto. No hace falta contar más

miércoles, 10 de marzo de 2010

Un equipo para creer, un equipo para crecer

Hacía varios años que no acudía a la presentación de un equipo profesional. En parte, porque es un acto social que ha dejado de tener la importancia de antaño, cuando era un punto obligado de encuentro entre corredores, patrocinadores y medios. Y por otro lado, por pereza para este tipo de encuentros, para qué vamos a negarlo. Pero hoy en el Club de Campo de Madrid se daban todas las circunstancias para acudir: una buen lugar, una buena hora y unos excelentes protagonistas: Caja Rural, un patrocinador con solera y con ganas de apostar por el ciclismo, un plantel de excelentes ciclistas jóvenes a muchos de los cuales les he visto ‘crecer’ desde juveniles, y un ambiente de ‘familia’ que siempre es de agradecer en el deporte. Como dijo el máximo responsable de este proyecto, Floren Esquisabel, “todos los pasos que demos serán hacia adelante”.

Por ello, el próximo objetivo es ser, en un par de años, equipo continental profesional, como lo fue en los años ochenta. Y desde ahí, cualquier cosa. Un proyecto serio, pero a la vez humilde, y con un lema que se adapta completamente a su filosofía: “Un equipo para creer, un equipo para crecer”. Y desde luego, algo que se sale de la ya desgraciadamente dominante presencia de administraciones autonómicas como garantes de la supervivencia del ciclismo profesional. Por cierto, la banca cooperativa que supone en España Caja Rural es el mismo modelo que Credit Agricole, en Francia, o Rabobank, en Países Bajos.

He podido saludar, pues, a ciclistas como José Herrada, Rubén Reig, Garikoitz Bravo, Rubén García, Arturo Mora, Higinio Fernández o Egoitz García, algunos de los cuales pedían a gritos su promoción a la máxima categoría, algo que les hubiera resultado difícil de no ser por Caja Rural. Y a otros aún en el equipo ‘nodriza’ como Airán Fernández o Jesús Herrada. Lo contrario del polaco Michal Kwiatkowski, al que se lo rifaba medio mundo por su notable currículo en las categorías inferiores, pero que ha preferido completar su formación en Navarra. Y desde luego, charlar con su director, Iñaki Juanikorena, también baqueteado desde las categorías inferiores.

Y todo ello en una presentación diferente, conducida por el ex Tele 5 Juan Antonio Villanueva, demostrando que son de agradecer –y muy necesarias- las innovaciones en este mundo del ciclismo.

En definitiva, gracias y suerte y que hagáis reverdecer los vínculos con el histórico equipo de los ochenta, ese que tuvo entre otros protagonistas a Txomin Perurena, como director, o Matheiu Hermans, como corredor, con el que se tuvo el bonito detalle de hacerles parte activa de la presentación.

Nota: Unas horas después de haber escrito este post, me llega este interesante vídeo realizado por http://www.pedaleo.com/, que está realizando una gran labor en pro del ciclismo aficionado:


martes, 9 de marzo de 2010

39 años, 31 títulos nacionales, subcampeón olímpico y cinco veces medallista mundial. Un aplauso, para él

Si hay algún corredor español que se ha merecido ser campeón del mundo ese no es otro que José Antonio Escuredo. Hubiera sido un honor tener su firma en mi maillot de los campeones. Pero no podrá ser: ayer hacía público un comunicado anunciando lo que ya era un secreto a voces, que dejaba la competición. Las lesiones, la desmotivación y el tener que ocuparse del negocio familiar le han conducido a esta decisión. Quizás algunos piensen que con 39 años, ya iba siendo hora; pero lo cierto es que el gerundense es el número uno actual de esta disciplina y que sus rivales nacionales, o no están aún lo suficientemente formados o, simplemente, no tienen las enormes condiciones atléticas y de pundonor del medallista olímpico en 2004. De hecho se retira siendo campeón nacional en tres pruebas –velocidad individual y por equipos y keirin-, los últimos de los 31 maillots rojigualdos que ha cosechado en una carrera impresionante, pero sin poder retirarse, como se decía por ahí, con más títulos que años.


Aunque siempre he tenido una gran relación con él, llevaba mucho tiempo sin noticias suyas, por lo que le llamé hace un par de semanas y mantuvimos una larga conversación. Estaba en Jabugo –no sé si en la calle que lleva su nombre y que tanta extrañeza le sigue produciendo- y me comentó que ni siquiera tenía una recta para entrenar, aunque procuraba sacar algo de tiempo, dada la intensidad de dedicación como ‘empresario jamonero’ y que seguramente le haya pesado –como comentábamos en broma algunas veces- a la hora de postergar su retirada. Ya estaba decidido el adiós, pero no sabía si esperar hasta los Campeonatos de España, en septiembre en Barcelona, o no. Al final, la decisión ha sido inmediata, perfectamente comprensible, aunque en su comunicado le hayan sobrado algunos comentarios ajenos a lo que es la estricta retirada.

No compartí con él en Atenas su medalla olímpica de plata, pero sufrí como pocas veces intentando hacer llegar a los comentaristas de televisión la información que ellos desconocían de que Escuredo se había clasificado para la final por la descalificación del británico Jamie Staff. Y luego intentando ‘apoyarle’ con mis voces ante el televisor en la final en la que solo fue superado por un impresionante Ryan Bayley. Entonces confesaba que “siempre me faltado un pelín de suerte en las grandes citas”. Por eso cada año se esforzaba más, mejorando como el buen vino, buscando rematar su carrera con ese gran triunfo que al final no ha llegado.

Por el contrario, sí tuve la suerte de vivir ‘in situ’ todas sus medallas mundialistas, comenzando por el bronce de velocidad olímpica de Manchester 2000, siguiendo por las dos platas de Melbourne 2004, en keirin y también en el sprint por equipos, y finalizando con el subcampeonato en Burdeos 2006. Desgraciadamente no pudo estar en Pekín 2008 –pienso que fue una injusticia que no se le concediera una ‘wild card’, una vez que una lesión le impidió clasificarse- y eso fue el principio del fin de su carrera.

Perderemos a un gran deportista, pero sobre todo nos faltará la persona. Siempre era una delicia escuchar sus batallitas, como cuando le ‘cambiaron’ la bicicleta en Colombia, los tres años que se pasó de ‘teletubbie’ en el keirin japonés o miles de historias más, algunas de las cuales tuve la suerte de compartir con él. Como por ejemplo las gafas de su serie espacial que me regaló en Tafalla y que algún desalmado se llevó de mi coche sin saber el valor sentimental que tenían; o la fotografía que acompaña este post, con todas las risas que ha originado.

Seguro que te echarán de menos –a mi, me temo que no tanto- en Copenhague.

Suerte campeón.

El vídeo completo se puede conseguir en http://www.graficamesweb.com/

lunes, 8 de marzo de 2010

La aventura de viajar en bicicleta

Siempre me han maravillado todas aquellas personas que son capaces de dejar su entorno y comodidades para montarse en una bicicleta y largarse a recorrer el mundo. Aunque no siento envidia, porque yo jamás me atrevería a hacerlo. Por eso mi admiración es aún mayor hacia personas como Biciclown, con un impresionante proyecto ‘Miles of Smiles Around the World”, que además tiene por objeto ‘sacar una sonrisa’ entre los más desfavorecidos en su recorrido de miles de millas y de una década por los cinco continentes. Y naturalmente hacia los protagonistas de este artículo.

Sin necesidad de irnos tan lejos, podemos compartir en las próximas semanas viaje con estos nómadas, gracias al III Ciclo de conferencias BICIMUNDO, ‘La aventura de viajar en bicicleta’, que se desarrollará en la localidad madrileña de manzanares el Real. Como dicen en la presentación, “viajar en bicicleta es viajar ligero de equipaje, con lo imprescindible para vivir y ser feliz por unos días, unas semanas o… unos años”.

El sábado 13, se podrá compartir con Alice Goffart y Andoni Rodelgo, “La vuelta al mundo en bicicleta”, de tres años, tres meses, tres días y tres continentes, saliendo de Bruselas para ir hacia el Lejano Oriente, por los Carpatos, Turkestán, Himalaya, Nepal, India, el Sureste asiático y China para llegar a Tokio, aunque con el objetivo cumplido decidieron ir a Norteamérica para regresar a Europa dando la vuelta al Mundo.

Sergio Fernández Tolosa, periodista free-lance, protagonista el siguiente sábado, recorrió “7 desiertos con un par de ruedas”, los de Australia, Atacama, Mojave, Namib, Kalahari, Gabi y Sáhara, en cinco años y 30.000 kilómetros. En 2007 publicó el libro de gran formato con idéntico título donde relata la crónica de sus viajes.

El tercer y último aventurero –el 27 de marzo- será Fernando M. Romero Pecourt, con su viaje “La ruta de la seda en bicicleta”, que realizó durante un año y medio sobre 25.000 kilómetros, sobre el recorrido que supuso la vía de intercambio entre Oriente y Occidente. Sus aventuras han quedado plasmadas en la publicación “Rutas perdidas oasis de seda”.

Una interesante iniciativa de Bicimundo, una de las asociaciones más activas en cuanto al uso de la bicicleta como ocio en toda la Comunidad de Madrid.

sábado, 6 de marzo de 2010

La censura que se volvió en contra de los censuradores

Como seguramente ya conoceréis, la Diputación de Valencia ha censurado esta semana una exposición titulada "Fragments d'un any-2009", por la presencia de algunas fotografías que han molestado al PP, órgano gestor de dicha entidad y, sobre todo, del Museo Valenciano de la Ilustración, donde tenía lugar dicha muestra. Ni que decir que las fotos molestas eran aquellas relacionadas con el llamado “Caso Gurtel”.

La reacción de los organizadores, la Unión de Periodistas Valencianos (UPV), ha sido la retirada de la totalidad de la exposición, que ya tiene un local alternativo para continuar abierta al público en Valencia, y que también ha recibido el apoyo de la Asociación de la Prensa de Madrid para que la muestra se exponga posteriormente en Madrid. Otras asociaciones se están planteando que la exposición se traslade a sus localidades para que también pueda ser contemplada.

Total, que la torpeza de un partido político –en este caso es el PP pero no crean que los demás son muy diferentes, aunque posiblemente actuarían de una manera más sibilina- para que no se vean unas fotos, va a causar que los Camps, Barberá y compañía sean puestos en solfa por todo el Estado… y por toda la Red, ya que la difusión de esta censura vía Internet ha despertado un interés inusitado por las fotografías. Helas aquí. Si los censuradores se hubieran olvidado del asunto, ahora mismo nadie estaría hablando de ellas.

Por lo demás, unas excelentes imágenes que ponen a las claras quienes han sido los protagonistas del 2009 y por qué. Catálogo completo.

jueves, 4 de marzo de 2010

Casas y cabezas vacías o a medio construir

Tras dos días en Murcia, regreso a casa. Dejo las urbanizaciones de la zona del Mar Menor, con miles de casas vacías o a medio construir, para llegar a los arrabales de Madrid, con idéntico panorama de viviendas que tardarán muchísimos años en ser completamente ocupadas. Algunos dicen que no ocurrirá hasta más allá de 2020. Y no son pesimistas, son realistas con experiencia. Y menos mal que hoy no he pasado por delante de esa megalómana urbanización que podríamos llamar Pocerolandia.

Siento rabia, impotencia, tristeza de que en estos años éste haya sido el motor de nuestra economía, ahora completamente gripado, aunque algún iluso –desde altos puestos gubernamentales- piense que una de las soluciones para reactivar la economía es volver a arrancar la maquinaria del sector de la construcción, mediante la creación de 350.000 puestos de trabajo en dos años. Y es que los humanos somos los únicos animales que tropezamos en la misma piedra. Pero los que nos hacemos daño en la caída, procuramos reflexionar y reaccionar para no darnos otra galleta; son los políticos, los mediocres que viven en su cielo de privilegios, los que siempre caen en el blando almohadillado de las clases menos pudientes, los que tropiezan una y otra vez sin que les importe. El daño no se lo hacen a si mismos, sino a nosotros.

Dicen que la medida no va orientada hacia nuevas construcciones, que ya tenemos más vacías que en toda Europa, sino a rehabilitación de viviendas, bajando el IVA entre otras soluciones. A mi me gustaría rehabilitar mi casa, más que suficiente para mis necesidades. Pero no me dejan hacerlo por absurdas y obsoletas normas urbanísticas. Aunque si pudiera, el IVA sería el menor de los problemas. La mayor parte de los que se prestarían a realizarme la obra son personas en paro, que están cobrando el desempleo, pero a la vez realizando chapuzas, llevando a nuestro país a la más alta tasa de economía sumergida de la historia. Y claro, a estos les tendría que pagar ‘en negro’, sin impuestos de valor añadido. Pero eso no es lo que importa a nadie de los que tendrían que molestarse.

Por supuesto, estos pobres parados de la construcción tampoco tienen necesidad de tocar los ahorros de los años de bonanza, cuando un simple albañil doblaba o triplicaba el salario de cualquier profesional cualificado de cualquier sector económico distinto al de la construcción. ¿Es este el modelo alternativo de crecimiento que queremos? Por cierto, si quiero comprar una vivienda nueva, ni siquiera podrá ser la que yo deseo, sino la que me ‘recomiende’ el banco en base a la concesión del crédito hipotecario que necesite: precisamente las que esta entidad tiene en prenda por préstamos no satisfechos, de particulares, más que de promotores.

Espero que estas medidas no sean un nuevo plan de obras públicas, perdón de chapuzas, como las que he tenido que padecer donde vivo, y que básicamente se han reducido a ensanchar aceras por donde nadie camina y reducir viales en los que mucha gente ya no puede aparcar ni apenas circular. Si algún día impera la lógica, todas estas aberraciones deberán ser corregidas… con una nueva dosis de dinero público, destinado más a los amigos promotores de siempre aunque reconvertidos que a los verdaderos parados.

Y todo ello me da rabia, impotencia, tristeza, porque ayer leí en un periódico nacional –no de Estados Unidos, no- que el 60% de los niños de cinco años tendrán trabajos que hoy no existen. No hay que ser muy inteligente para adivinar qué sectores son los que se desarrollarán en el futuro. Y son éstos, y no los de los amiguetes constructores, por los que los poderes públicos tienen que apostar, como modelo social y económico del siglo XXI y generador de empleo y riqueza. Pero me temo que las cabezas de nuestros gobernantes están tan vacías o a medio construir como las casas que acabo de ver.

martes, 2 de marzo de 2010

Análisis de la temporada ciclista (III): En Murcia, con Armstrong, con lluvia y con la selección

Tercer asalto de la temporada en España –me refiero a pruebas por etapas, que ahí también ha estado Almería- con una Vuelta a Murcia marcada por tres premisas: la presencia de Lance Armstrong, la de una lluvia que parece que nos va a acompañar de forma casi obsesiva hasta el domingo –‘Agua para todos’, pedís; aquí la tenéis- y la ausencia de los equipos españoles, excepción hecha de un Caja Rural al que habrá que seguir atentamente por la calidad de sus jóvenes promesas –ojito con el polaco Mchal Kwiatkowski, que ganó todo lo ganable en sus dos años de juvenil- y de la selección española, que para algo tiene patrocinador en Murcia, otra presencia que en mi caso ha sido determinante para este desplazamiento hasta la otrora Costa Cálida, con el fin de realizar una sesión fotográfica, algo que se me antoja complicado dadas las nefastas condiciones climatológicas.

Antes de entrar en Murcia, no me olvido de Almería, una clásica ganada al sprint por Theo Bos –aunque por alguna errata escribieran Boss, de jefe, lo que no le queda nada mal y si no, al tiempo- por delante de Mark Cavendish, lo que ya supuso alguna carnaza para los medios interesados en criticar al formidable sprinter británico. Otros se encargaron de recordar el turbio incidente del último sprint de la Vuelta a Turquía con Daryl Impey: los dos coinciden en Murcia por primera vez desde entonces; el morbo está servido. Y pocos, por no decir nadie, hicieron mención al excelente pasado como pistard del holandés, recordman de los 200 metros lanzados, en un magnífico lanzamiento que tuve la suerte de vivir ‘in situ’ en el velódromo de Moscú. Ese récord ya es historia –Kevin Sireau lo pulverizó hasta bajarlo a 9-572-, como el pasado en los velódromos de Bos, reconvertido el sprinter de carretera de forma notable, algo que no es tarea fácil. Y si no que se lo preguntan a nuestro José Manuel Moreno. Por cierto esa habilidad para moverse en las llegadas se aprende en la pista, aunque en algunas ocasiones, se los acuse a los velocistas de ‘locos’.

Y ya en la Región de Murcia, preparados para una vuelta que, según su organizador, Paco Guzmán, ha sobrevivido mejor precisamente por ser pequeña. Como Andalucía, no tendrá equipos españoles, con las excepciones antes mencionadas, por una razón que se cae por su propio peso, como me explicaba un miembro de la organización: “Sale más barato contratar al mejor equipo extranjero con sus figuras –aplicando el baremo UCI- que al peor equipo español al que no le podemos exigir a nadie –baremo CCP-“. Ni entro, ni salgo sobre esta libertad de organización. Pero cuando se producen estos enfrentamientos, nadie gana; pierde el ciclismo. Y es un deporte que no está en condiciones de seguir haciéndolo.

Hablando de costes, según publica un periódico murciano, La Verdad, Armstrong correrá solo por los gastos, aunque supongo que entre estos no estará su desplazamiento hasta San Javier en un jet privado. En todo caso, la sola presencia del norteamericano es ya una garantía de éxito para la carrera. ¿Medios? Todavía no he visto muchos extranjeros. Pero llegarán; sólo espero que no suceda como el año pasado en Castilla y León cuando había más forasteros que habitantes en la población de inicio, asustados ante la marea mediática, y cuando todos ellos tuvieron que regresar precipitadamente a sus casas tras la caída del heptaganador del Tour.

Para terminar, sólo un punto oscuro, las desafortunadas manifestaciones de Guzmán sobre el ‘veto’ a los italianos como reacción al ‘caso Valverde’. Y es que lo que fue un paso más en esa ‘libertad de contratación’, se convirtió en un titular amarillista y ahora, en una reprimenda del propio presidente de la UCI al organizador murciano. ¿Conclusión, solución? Donde dije digo, digo Diego.