jueves, 31 de diciembre de 2009

Ahí está, ahí está, viendo pasar el tiempo...

Recordaré este 2009 como el año en que se urbanizó la Colonia donde vivo. Después de muchos, muchísimos, meses de tercermundismo, de pasear a diario por calles sin asfaltar, polvorientas en verano, embarradas en invierno, pero en cualquier caso sin limpieza durante cualquiera de los 365 días, y con la pobrísima iluminación de dos farolas mal colocadas y de la desinteresada contribución de las luces de las terrazas de los vecinos, tengo que dar las gracias a los poderes públicos por su generosidad, por mucho que la obra sea un ejemplo vivo de todas las características de nuestra chapuza nacional.

Tengo la desgracia de vivir entre dos términos municipales. Uno al que social y económicamente pertenezco, aunque no quiere saber nada de mí. Lógico. Y es que es en el otro municipio en el que está mi casa, aunque tan alejada del núcleo urbano que hasta ahora me han tenido en el más absoluto e impune olvido, pese a ser allí donde me veo obligado a abonar mis impuestos. Mi caso no es tan grave como el de otros vecinos, cuyo salón está en un término municipal y el baño en otro, lo que da lugar a cantidad de chistes fáciles, que no es objeto de este blog reproducir.

Pero en este 2009 de crisis, se ha decidido que hay que gastar en obras –perdón, invertir- y por ello me ha tocado el premio de lotería que jamás había merecido, en forma calles asfaltadas, pavimentadas e iluminadas, en una obra que ha durado medio año para alegría de vecinos y trabajadores de la construcción rescatados del paro. Aún quedan muchos flecos que cortar o coser. Y mucho me temo que tendremos que ser los propios vecinos quienes tengamos que barrer las aceras. ¡Que suerte! Antes no lo podíamos hacer porque ni siquiera disponíamos de ellas. De momento, esta mañana me he comprado un escobón para esta digna misión.

En un País donde se han creado en apenas treinta años esos engendros llamados Comunidades Autónomas por culpa de un nacionalismo mal entendido y fomentado, que solo sirve para multiplicar por tres los órganos administrativos –y con ello los altos cargos, que los funcionarios no tienen culpa de ello-  y complicar por mil los trámites burocráticos, la reforma geográfica más necesaria es la que está pendiente. Y es que nadie está interesado en poner un poco de orden ‘desde arriba’ en cuanto a la racionalización de los términos municipales, para que coincidan las realidades sociales y administrativas, para que los conceptos ciudadano y vecino se equiparen, para que las lindes delimiten, no separen.

Mientras tanto, quiero rendir homenaje a esta pobre farola, la única que tuvimos cerca en nuestra Prehistoria, que dejó de funcionar en la Edad Media pero siguió haciéndonos compañía, pese a su lamentable deterioro. Y que ahora, en esta Edad Moderna, aunque humillada ante el avance tecnológico, quiere continuar presente –y por eso no la han retirado- para recordarnos nuestra futilidad comparada con la magnanimidad de nuestros gobernantes que son quienes deciden lo que nos conviene, cuándo y dónde.

martes, 29 de diciembre de 2009

El maillot se ha quedado sin firmas en 2009

Por primera vez en muchos años no tenemos un nuevo campeón del mundo español en este 2009 a punto de finalizar. Es cierto que Benito Ros y Abel Mustieles –aparte del equipo al completo- salvaron nuestra honrilla en las pruebas de trial del Mundial de Canberra al subirse a lo más alto del ‘cajón’. Pero tanto el navarro como el aragonés ya tenían el ‘arco iris’ de temporadas anteriores.

Todo esto significa que no he tenido que descolgar de mi cuarto el cuadro con el maillot que tengo firmado por todos los españoles que han sido campeones del mundo en la historia excepto los de trial, que podrían llenar por si solos bastantes camisetas. En ese jersey están las 25 firmas de los ciclistas que alguna vez han logrado vestirse con ese ‘arco iris’, salvo la de los pilotos de una disciplina que muchos consideran menor, pero que año tras año repiten éxitos a pesar del incremento de la competencia. Pienso, pues, que es de justicia que al menos Ros, Mustieles, Dani Comas, Gemma Abant o Diego Barrio –los que lo han logrado de forma individual desde la integración del Mundial de Trial en el de BTT en Sierra Nevada 2000- tengan también su espacio.

Compré el maillot en las Navidades del 2003-04, como forma de tener algún recuerdo de mis mejores momentos en el ciclismo, y que no fuera la socorrida camiseta firmada por todos los participantes en un Mundial. No recuerdo quién fue el primero que lo firmó, y lo lamento, pero sí los tres últimos: José Manuel Moreno –tras decidir solventar una firma que se demoraba demasiado realizando un viaje ex profeso a Chiclana-, Iñaki Vijandi –nuestro único campeón del mundo de ciclocross, voluntaria y agriamente alejado del ciclismo, al que encontré casualmente por referencias en solociclocross.com tras varias intentonas fallidas- y Rafa Alvarez de Lara –al que también me costó acceder pese a tener permanente contacto con él-. No olvido tampoco la suerte que tuve para ‘cazar’ a Miguel Morrás, en uno de sus escasos viajes a España desde su residencia en Nueva York, donde le sonríe el éxito profesional que no pudo alcanzar como ciclista por culpa de una lesión, o el periplo mallorquín que realicé durante una ‘Challenge’ para encontrar a los ‘esquivos’ mediofondistas Miguel Mas o Guillermo Timoner.

También tengo gratos recuerdos de aquellos de los que viví ‘in situ’ sus triunfos, aunque me firmaran después. De Isaac Gálvez, al que ‘encontré’ en una Vuelta a Castilla y León cuando estaba centrado en la carretera, después de su éxito en Berlín 1999 y mucho antes de que se pudiera adivinar su fantástica rentrée en Burdeos 2006. Y naturalmente de Oscar Freire –especialmente en su primer título en Verona-, de Joan Llaneras –jamás olvidaré Palma 2007 por lo emotivo de su triunfo- o de Marga Fullana –también en su último podio, en Val di Sole 2008, que tuvo un significado especial para todos-, sin olvidarme tampoco del inesperado triunfo del ‘team relay’ en Livigno 2005, del histórico oro de Rafa Alvarez también en Val di Sole, o la ‘movida’ victoria de Igor Astarloa en Hamilton 2003.

Pienso que hay muchos ciclistas que merecerían un lugar en este maillot por su trayectoria profesional –y entre ellos, sobre todo, los pistards José Antonio Escuredo o José Antonio Villanueva por encima de todos-. Pero lo que más me preocupa es que vislumbro a pocos, muy pocos, capaces de hacerme descolgar el cuadro a corto plazo: Alejandro Valverde, Leire Olaberria y Eloy Teruel. Ojalá me equivoque y el 2010 me obligue a hacerlo.

lunes, 28 de diciembre de 2009

Érase una vez una película imprescindible

Ha pasado desapercibido en este 2009 a punto de terminar el vigésimo quinto aniversario de una de las obras maestras de la historia del cine, una película imprescindible, y, desde luego, posiblemente la que sea mi cinta favorita: Érase una vez en América.

Básicamente es la historia de una amistad, de un amor, de una traición, ambientada en los años de la ‘Prohibición’ bajo la forma de una película de gangsters, aunque podría haber sido rodada con cualquier otra ubicación o presentación. Lo importante es que es una historia de sentimientos, razón por la cual nunca envejecerá, sencilla en apariencia, pero magníficamente rematada con su construcción a base de ‘feed backs’ –aunque quizás le sobren algunas narraciones secundarias-. Y que necesita tomársela uno con mucha calma, no sólo por sus 220 minutos de duración: posiblemente la haya visto completa media docena de veces, pero aún hay algo que se te parece escapar cuando llegas al final y que te deja con ganas de ‘atacarla’ una vez más.

Algunas escenas son tan magníficas por si solas que, de vez en cuanto, no me resisto a la tentación de verlas de forma independiente –es la única película que tengo en el iPhone- hasta casi saberme de memoria sus diálogos: el regreso de Noodles a Nueva York bajo los acordes de Yesterday, el final de la conversación de éste con Moe tras muchos años de ausencia, el nacimiento de la amistad con Max, el tiroteo de Bugsy junto al puente de Brooklyn…

La sólida interpretación –como casi siempre- de Robert de Niro y el contrapunto de James Woods son claves en esta película, junto con la aparición de muchos otros secundarios, pero en ningún caso más que su impresionante banda sonora, compuesta por Ennio Morricone y calificada por muchos como la mejor de la historia del cine. Escuchar la envolvente Once Upon a Time in America, la melancólica Poverty, la soñadora Deborah’s Theme, la omnipresente Childhood Memories o la sensual Amapola como fondo de esta película es algo sublime, pero también lo es hacerlo independientemente de las imágenes.

Estas son las razones, junto a los entrañables recuerdos que tengo de esta película, más que esas matemáticas ‘bodas de plata’, por lo que deseo rendir este homenaje.



Once Upon a Time in America (Tribute) from Christian Eitler on Vimeo.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Internet ya no es lo que era


La inaudita sentencia del juez titular del Juzgado 16 de Madrid contra dos periodistas de la Cadena Ser es el segundo gravísimo atentado contra Internet en el plazo de un mes. No voy a entrar en valorar lo sucedido ni en extenderme en defender a los profesionales, que ya han recibido los apoyos unánimes de todos los medios y asociaciones, incluyendo el mío propio. Ni siquiera comentar la vergüenza de los comentarios de tantos políticos cuya postura depende del color del cristal del partido que les ha llevado al escaño o poltrona.

Lo verdaderamente grave es que lo publicado se considera como un delito de revelación de secretos tipificado en el artículo 197 del Código Penal por el simple hecho de que haya aparecido en una web –por mucho que se llame cadenaser.com- y no en un medio informativo tradicional. Y es que, como dice el magistrado en su sentencia, "
la protección constitucional al derecho a la información se refiere a los medios de comunicación social (televisión radio o prensa escrita), pero debe matizarse, que Internet, no es un medio de comunicación social en sentido estricto, sino universal".

Es más, por mucho que se reconozca que lo publicado es cierto e incluso noticiable, el derecho a la protección de datos o a la intimidad de los afectados es más importante que el derecho a la expresión o difusión (el cada vez más en entredicho artículo 20 de la Constitución) por el simple hecho de que se haya elegido ‘otra cosa’, aunque sea el modo de comunicación más valorado hoy en día por los ciudadanos y el único con un prometedor futuro.

El precedente es muy grave, ya que el derecho a la información y el de la intimidad han chocado, chocan y chocarán muchas veces y es difícil determinar a priori cuál de los dos debe prevalecer. Pero en este caso, ya está claro cuál de los dos ha tomado una ventaja que confiemos se pueda anular: Internet queda fuera del paraguas de la libertad de información para tratar temas relevantes, noticiosos o periodísticos.

Y es que las indudables ventajas de la red para la difusión de contenidos multimedia, de una forma más inmediata y al alcance de más personas, independientemente de que sean medios profesionalizados tradicionales adaptados a estas nuevas tecnologías o proyectos más personales y modestos, quedan fuera de juego por una concepción caduca e interesada de lo que es Internet, con todo su poder. Que es lo que asusta incluso a muchos de los que –con la boca pequeña- condenan esta sentencia.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Un regalo de Navidad llegado por teléfono

Situación vivida hace escasos veinte minutos. La típica llamada no identificada –retener es lo que aparece en mi teléfono-. Según el estado de mi humor y el de la telefonista, mis respuestas pueden ser muy distintas. Desde contestar con un desenfadado ¿Policía, dígame?, que obra maravillas, hasta dejar el teléfono media hora descolgado. También está el vacilar a la pobre telefonista, aunque no tenga culpa de nada. O hasta acordarme de la familia más cercana del interfecto, normalmente con un sospechoso acento foráneo, si me toca un poco las narices ante mis críticas por su inoportunidad. Hoy decido responder con buen talante.

Hola, ¿está XXX –mi mujer-?

Un momento, ¿de parte de quién?

De YYY –compañía de teléfonos, por no hacerlos ni publicidad-.

Lo siento, no está. ¿Sabes que esto que estás haciendo va a ser dentro de poco ilegal?

Si –con una sonrisa forzada que adivino tras el auricular-. ¿Le llaman mucho?


Ni te cuento. Que me llamen como tú a esta hora, no me importa. Pero lo suelen hacen fines de semana, a la hora de la siesta o por la noche. Y eso sí me molesta. Además, una llamada telefónica no me va a hacer cambiar de compañía (PD: por descontento que esté con la que tengo, es el tuerto en el reino de los ciegos. O dicho de otra forma, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer).

Lo entiendo y perdone

No te preocupes. Lo siento por vosotras que os vais a quedar sin trabajo por culpa de unos jefes vuestros que no tienen ni idea de marketing. Si me mandasen una propuesta en serio por escrito, posiblemente la estudiaría. Pero así, lo único que quiero es colgar.

Voy a borrarle de la base de datos.

Te lo agradezco un montón, porque nunca me habían ofrecido esta posibilidad. Gracias otra vez y buenos días

¿Mi primer regalo de Navidad?

martes, 22 de diciembre de 2009

Hermida tiene hambre de ciclocross


A comienzos de la temporada 2008-09, unos días antes de su debut en Amézaga, José Antonio Hermida cortaba de raíz los rumores que señalaban que podría dedicarse con una mayor intensidad al ciclocross. “Soy un ‘biker’ y no hay que olvidarlo. Y aunque no haya Juegos, tengo muchos compromisos y objetivos. Si hago una gran temporada en invierno, luego me pasa factura durante la campaña de BTT”, declaraba en el semanario Meta 2Mil.

Pero no solamente el ciclocross no le afectó a su rendimiento posterior, sino que en mountain bike terminaba el año con la sensación de haber completado su mejor campaña, aunque le faltara la guinda de un éxito de relumbrón, como pudo ser una medalla –de las buenas, no la de chocolate- en el Mundial de Canberra.

La experiencia parece haberle convencido para dar una ‘vuelta de tuerca más’ en eso del ciclismo del barro. Su 2009 lo terminaba afrontando –y ganando- las primeras pruebas de la Copa de España, en Castilla y León. Y tras un descanso invernal de apenas quince días ha vuelto por donde solía, con dos victorias más en los últimos días, en Alcobendas y Valencia, que demuestran que va en ‘serio’.

No obstante, lo que más nos debe hacer confiar en las posibilidades de Hermida es su firme decisión de competir allende nuestras fronteras para coger puntos UCI, lo que le permita paliar en parte el gran problema de nuestros corredores: salir en posiciones muy retrasadas en las parrillas del Mundial. El de Puigcerdá no dudó ni un momento en apuntarse a la aventura de la selección de Paco Pla a finales de mes en Bélgica. Y aún realizará alguna salida más en enero.

Y todo ello, para avanzar algunos puestos en la colocación inicial que le permitan competir sin ese lastre de una mala posición de salida luego irrecuperable. Porque, en su debut mundialista, ya dio muestra de sus posibilidades, al acabar decimoséptimo. Por ello, el décimo tercer puesto logrado por David Seco en Monopoli 2003 –el mejor resultado español en décadas- está a su alcance.

Hermida lo sabe y por ello tiene verdadera hambre de ciclocross.

domingo, 20 de diciembre de 2009

El alma de la selección de BTT

No es el tipo de programa que me va. Es más, últimamente no veo casi ninguno en la tele. Antes siquiera seguía los Informativos. Ahora, ni eso: prefiero informarme mediante Internet.

Pero el caso es que me he enterado que este ‘personaje’ es uno de los ‘secundarios’ de ‘Desafío en Himalaya’, una producción de Cuatro, el canal que junto a Cinco aspira al Nueve, o al Diez. Por su aspecto, ya notaréis que es un tipo fuera de lo común. Y a pesar de lo que podáis pensar por este aspecto, un excelente profesional de la fisiología y la medicina deportiva. Y por ambos motivos, el alma de la selección nacional de BTT en los últimos años. Y un buen amigo, ante todo.

Con ustedes, el Doctor Menta, Angel Gutiérrez, que me mandó este vídeo con la siguiente dedicatoria: Y es que a veces para conseguir las cosas hay que rozar los límites. Pero sobre todo hay que ser libre.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Gracias por elegirme

Me lo pasé bien. ¡Muy bien! Buena música, buen espectáculo y, sobre todo, la mejor compañía. Desde ‘Pero a tu lado’ –mejor comienzo imposible-, dos horas que me fueron tan intensas como cortas.

Si no fuiste uno de los 12,000 afortunados, te dejo este vídeo para que lo vivas. Y si estuviste con nosotros allí, para que lo revivas.



Tan sólo se me olvidó dedicarle mi pequeño tributo a Enrique Urquijo, pero ya lo hemos remediado.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Una Vuelta que innova para ser clásica

Ha definido perfectamente Javier Guillén el espíritu de la Vuelta a España 2010, que se presentó ayer en Sevilla y en líneas generales a gustado a todos: “Fiel a sus señas de identidad de los últimos años, de las novedades y de la innovación”. Lo malo es que algunas innovaciones pueden resultar desastrosas –el recorrido español de la pasada edición por ejemplo-; otras, absolutamente prometedoras, como el inicio de este 2009 en los Países Bajos. Y algunas, mejor que ni se planteen, como el regreso a las fechas de primavera. La innovación del 2010 es el regreso a un clasicismo que se demanda.

Lo realmente importante es que el recorrido de la próxima Vuelta –las bodas de diamantes en el 75 aniversario de la primera edición- ha gustado porque es un recorrido clásico, es decir, con la emoción bien distribuida pero sobre todo encauzada hacia el final. Y porque es un recorrido montañoso que además presenta el aliciente de dos inéditos finales, el desconocido Coto Bello y el tantas veces añorado de la Bola del Mundo, el sueño de Enrique Franco. Esas son las novedades que importan. Nadie se ha querido acordar de la descompensación que hay respecto a las contrarrelojes –aunque los 50 kilómetros de Peñafiel serán mucho más selectivos que dos cronos de 25-. Lo del prólogo nocturno se quedará en una anécdota –desde hace mucho tiempo se habla de etapas en horario más tardío, pero nadie se atreve a programarlas-, mientras que ‘La Roja’ no es sino un interesante y oportuno golpe de marketing.

La consolidación de la carrera –y su interés- sin embargo, debe llegar por la participación. Y en este sentido las noticias no son nada positivas. De los de fuera que suelen venir a por todas, Cadel Evans y Dennis Menchov han apostado por Giro y Tour –lo mismo que debe hacer Ivan Basso- y está por ver cual es la segunda de Levi Lepheimer, aunque lo más lógico es que no le haga ascos a la carrera rosa antes de dejarse la piel por Armstrong en la amarilla. ¿Y de los españoles? Contador sólo irá a septiembre si no tiene un sobresaliente en julio –es decir si no gana en Francia, que es lo único que le vale-, y algo similar piensa Valverde, aunque el murciano se conformaría con un notable. Samuel no será el líder de Euskaltel en Sevilla, aunque es algo que no se quiso recordar ayer, y Sastre se lo está pensando, aunque visto el panorama, quizá sea la segunda gran oportunidad de su vida para el abulense.

No nos olvidemos tampoco que este año el Mundial es en Australia y aunque se ha ampliado la distancia entre el final de la Vuelta y la cita con el arco iris a dos semanas, quizás los que apuesten por Melbourne prefieran esta vez una preparación alternativa.

Todos los detalles en http://www.lavuelta.com/

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Manga ancha para casi todos

No había estado nunca en La Manga hasta el año pasado, aprovechando unas horas libres durante el transcurso del Campeonato de España de pista en Torrepacheco. Y desde luego la impresión que me llevé no fue muy positiva –algo que, por otro lado, me esperaba a priori-, uniéndose a la larga relación de sitios costeros en los que pueden perfectamente no buscarme si me pierdo.

Lo que sí me causó extrañeza fue ver la cantidad de carteles ‘Se Vende’ en los balcones de los edificios, sobre todo en los pisos más bajos. No podía ser que la gente hubiera descubierto repentinamente lo deprimente de la zona y buscara nuevos aires en lugares más reconfortantes. Pensé en la entonces incipiente crisis, pero seguramente había otra razón más angustiosa.

Y es que la organización Greenpeace había realizado meses atrás un fotomontaje para alertar de las consecuencias del cambio climático –a largo, o no tanto, plazo- que podían inundar completamente esta zona litoral, como muestra la imagen. La alarma fue masiva y algunos malvendieron sus pisos antes de pensar en una Nueva Venecia murciana.

Muchos amenazaron con denuncias, pero apenas un par de casos han llegado a los Juzgados, y siempre de mano de inmobiliarias que acusaban a los ecologistas de hundir el mercado.

La semana pasada se celebró la vista de la primera de las demandas y la Jueza encargada dictaminó que el fotomontaje de Greenpeace había sido "negligente", pero rechazaba que haya provocado perjuicios al negocio inmobiliario de La Manga.

¿Conclusión? La misma de siempre: los poderosos se quedan como estaban –ojo, que nadie piense en la entidad ecologista como otra cosa distinta a un lobby, aunque con otros intereses distintos a los de las inmobiliarias-, mientras que los pobres ciudadanos mal o erróneamente informados son los únicos sacrificados de este montaje.

lunes, 14 de diciembre de 2009

25 años después

Hoy se cumplen 25 años –se me hubiera pasado, que son ya muchos, de no haber sido porque la prensa está pendiente de todo- de la trágica muerte de Alberto Fernández en un fatal accidente de automóvil, cuando las radiales españolas no eran sino caminos de cabras, y cuando el ciclismo era tan extensivo como hoy intensivo. Todo ello pocas horas después de que se le reconociese como lo que era, el mejor ciclista español del momento. Aunque los nombres de los Lejarreta, Delgado o Arroyo comenzaran a ser más conocidos por el público y definitivamente le eclipsaran en el olimpo de semidioses de la época más oscura del ciclismo español. Para mí era simplemente mí ídolo.

Alberto fue uno de los ciclistas más apreciados en aquellas épocas en las que ser corredor implicaba salir a por todas desde febrero en Andalucía hasta La Rioja en octubre. Pero fue, sobre todo, el más destacado, con diferencia, en el Tour de Francia en esos grises momentos en que lo más fácil era obviar la carrera gala, aunque él nos hacía ‘conectrar’ pese a que sus aspiraciones estuvieran muy lejos del amarillo en París. Y también lo fue en el Giro de Italia, en donde sí llegó a acceder al podio, demostrando su clase de escalador y contrarrelojista, pero sobre todo el ‘atrevimiento’ de ese joven equipo Zor que rompió moldes y supuso, junto con el Reynolds, el despegue del nuevo ciclismo español.

Pero, sobre todo, pudo serlo también en la Vuelta, donde se quedó en ese héroe caído, cuando seis malditos segundos le impidieron conquistar la gloria de la ronda nacional ante un desconocido Caritoux –antes, durante y también después- que le privó de sus sueños, de sus méritos, de su reconocimiento, un buen día de mayo de 1994. Ese ‘San Isidro’, fue una derrota mayor para todos los aficionados que esperábamos su coronación que para él mismo, modesto como pocos, aunque nunca tuvo la opción de resarcirse. Para mí ya había nacido un ídolo, el segundo de mi vida ciclista tras Luis Ocaña.

Poco me duró. Apenas seis meses después, ese 14-D, Alberto se dejaba la vida contra un coche camino de casa, de Cantabria, de Aguilar, que en ambos sitios se hizo ciclista –grande- y persona –más aún-. Todavía recuerdo como me enteré de su fallecimiento, de que mi madre vino a consolarme porque ya sabía lo que significaba esa pérdida para mí. Y como otra serie de acontecimientos se sucedieron a lo largo de ese día y me hicieron definitivamente llorar. Menos importantes, desde luego, pero que justificaron mis lágrimas. Por el héroe caído. Por el ídolo sin premio.

25 años después –más vale tarde que nunca- sirvan estas letras mal juntadas como homenaje hacia ti.


Comienza la Copa de España de ciclocross

No acompañó mucho ayer en el ciclocross de Alcobendas que cerraba la Copa de España ni el tiempo –la ola de frío polar se cernió sobre nosotros de forma imprevista por mucho que se hubiera anunciado- ni la ubicación –el recorrido del Nacional era mucho más atractivo y mejor ubicado-. Pero el espectáculo deportivo estuvo fuera de toda discusión. Y como dijo Hermida tras ganar, “se ha dado un gran espectáculo y no yo, sino los tres”. Se refería también a Larrinaga y a Zaballa.

Y es que la presencia del de Puigcerdá es una garantía de interés, aunque lo es más ver que los Larrinaga, Suárez, Zaballa o Murgoitio –¡qué pena que Yus o Seco están ya claramente cuesta abajo! y que Vázquez no esté dando lo que se esperaba de él- pueden amenazar su ‘reinado’ y estén decididos a ello. Tenemos que ser realistas y saber que seguimos estando lejos –muy o irremediablemente lejos para algunos- del nivel de los mejores especialistas europeos, como se cotejó más en Asteasu –donde no había handicap de parrillas de salida- que en Igorre. El nivel no ha subido –mejor dicho, ha subido pero no lo suficiente-, pero el lado positivo es que se ha igualado y eso garantiza lucha y con ello, emoción y espectáculo. ¿Qué más podemos pedir, de momento?

Por lo que debemos felicitarnos es porque los corredores quieren salir al extranjero para buscar esa ‘equiparación’. Y, más que nada, porque se está trabajando por la ‘internacionalización’ de nuestras carreras, algo que puede suponer mucho más de lo que a priori parece, una nueva época de la Copa de España de ciclocross.

Y mientras esperamos el Renacimiento, lo mejor es soñar con un chavalín de apenas 17 años recién cumplidos –ayer, felicidades, otra vez-, de nombre Jon Ander y de apellido Insausti, corriendo sin complejos allende los Pirineos, y con absoluta autoridad de este otro lado. Y a la vez, satisfecho, humilde y ambicioso.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Se confirmó la castración

No por menos anunciado -aunque en el fondo todos los aficionados al ciclismo en pista esperásemos una reconsideración-, deja de ser menos doloroso. Incluso Carlos Arribas en El País –uno de los pocos que ha reaccionado rápidamente contra la medida- recurre a un titular de los que te ‘tocan’ en tu fibra más sensible allá por la entrepierna, El COI castra los velódromos, para continuar escribiendo que se trata de “una mala noticia para el ciclismo en pista, una mala noticia para el ciclismo español, que desde Barcelona 1992, con el oro fundacional de José Manuel Moreno, hasta Pekín 2008 ha conseguido nueve medallas en los velódromos: de ellas, siete, corresponden a disciplinas ya desaparecidas del programa olímpico. Joan Llaneras, el deportista olímpico español más laureado, que se retiró tras haber cosechado entre Sidney, Atenas y Pekín dos oros y dos platas, es ya historia”.

Puedo entender que la UCI no tenga más remedio que asumir el compromiso del Comité Olímpico Internacional de no aumentar ni participantes ni títulos en juego, y que su máxima prioridad sea mantener las cuatro disciplinas –carretera, pista, mountain bike y BMX- en el programa olímpico. Algo que no está nada claro en el horizonte del 2013, por cierto. Pero lo que no comprendo bajo ningún concepto que salude esta ‘castración’ con tanto entusiasmo como el que se desprendía en su
nota oficial.

Porque suprimir la persecución es acabar con el 1.500 de los velódromos, como bien dice Arribas, con el principal nexo de unión entre la ruta y la pista como atestiguan ciclistas como Chris Boardman o el más reciente Bradley Wiggins, con la compatibilidad de ambas disciplinas. Y porque eliminar la puntuación y la madison es terminar con la esencia y el espectáculo de las competiciones en pista. No acierta, ni mucho menos, la UCI cuando dice que pretende preservar el patrimonio histórico de nuestro deporte: el ciclismo en pista nació hace ya dos siglos precisamente en el emblemático Madison neoyorquino, que da nombre a la prueba también denominada americana, por esta misma razón.


Y porque poner en su lugar el omnium –ojo, en los Mundiales solamente desde 2007, eso es tradición- supone no entender el concepto de espectáculo que debe ser el deporte. El omnium es incomprensible para el gran público, incluso aburrido para los entusiastas, como yo, e inútil como referencia en la captación y promoción ciclista. Por mucha reforma que quiera hacer la UCI para ‘dinamizarlo’, de un burro no se saca nunca un caballo de carreras. Además, las comparaciones con el decatlón son odiosas: aunque el mejor sea el ‘atleta perfecto’, la gente con lo que vibra es con Usain Bolt en el 100, con Hicham El Guerrouj en los 1.500 o con Sergey Bubka saltando pértiga; no con el ruso corriendo los 800, con el jamaicano en una maratón o con el marroquí lanzando peso. O dicho de otra forma, ver a Llaneras ‘lanzando’ un 200.

Respecto al objetivo de buscar la paridad entre pruebas masculinas y femeninas, no tengo nada que decir, salvo que la pretendida igualdad jamás debe ser argumentada para ir en contra de la lógica. Pero este es un tema que, desgraciadamente, trasciende de forma habitual de los velódromos a la vida cotidiana.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Cali, tercer asalto del ciclismo en pista contra el COI

Aunque la presencia de estrellas no es tan importante como en las dos mangas precedentes –Manchester y Melbourne- la Copa del Mundo de Cali, a partir de hoy, será una nueva ocasión para ver el estado de la lucha del ciclismo en pista contra el absurdo proyecto del COI de reducir el programa olímpico de esta disciplina.

En las dos citas anteriores, buena parte de las estrellas de los velódromos –en especial de las pruebas de fondo, las más afectadas por la más que probable supresión de persecución individual, puntuación y madison- se han manifestado claramente en contra de estas medidas, a la que también se opone decididamente la Unión Europea de Ciclismo, en un movimiento capitalizado por algunas federaciones nacionales como la belga o la rusa, pero que casi todas apoyan.

Así, el danés Michael Morkov calificaba esta medida como un grave riesgo de perder a los mejores especialistas en pista: en efecto, no nos imaginamos a un Joan Llaneras entrenando exclusivamente para ser el miembro de una cuarteta o para participar en un omnium cuyo interés como especialidad deportiva o simplemente como espectáculo para el aficionado es prácticamente nulo. Bradley Wiggins, pese a estar ahora centrado en la carretera, va más allá y vaticina la muerte de estas disciplinas, mientras que Cameron Meyer, el vigente campeón del mundo de puntuación, manifestaba que “he trabajado muchos años para ser campeón olímpico y ahora esta posibilidad dejará de existir”. Finalmente, Dave Phinney señalaba la importancia que ha tenido la persecución en su formación como ciclista.

Lo más curioso del caso es que todo el mundo ciclista está de acuerdo en que debe haber una paridad de pruebas masculinas y femeninas –aunque no la haya en otros deportes-, que parece ser la razón de fondo para el cambio, pero que ello no debe conllevar la desaparición de estas disciplinas de fondo, al menos en 2012: la UEC propone la reestructuración para 2016, pero tras un minucioso análisis. Y en todo caso, esta reducción de pruebas no conllevaría la de participantes, ya que es habitual que los participantes de la individual e incluso de la madison y los puntos salgan de la cuarteta.

Aún hay tiempo para reaccionar, aunque –como siempre- muchos no se muestran especialmente decididos porque creen que la suerte ya está echada. Pero sorprende ver el ‘mutismo’ del Comité Organizador de Londres 2012, teniendo en cuenta el éxito arrollador de los británicos en pista el año pasado en Pekín. ¿Van a perder la oportunidad de volver a arrasar y encima en casa? ¿O están esperando algo?

martes, 8 de diciembre de 2009

De lo mejor de mi 2009: Nueva York

Los que me conocéis, aunque sólo sea un poco, ya sabéis que no me gusta la Navidad, por el egoísmo, la hipocresía, la falsedad y el consumismo que conlleva. Sin embargo, si me ‘interesa’ como momento de análisis y referencia de lo que ha sido un año y, sobre todo, de punto de partida para el siguiente –aunque eso de los deseítos también me parezca una monumental chorrada-.

En mi caso, sólo quiero aprovechar este hecho como excusa para ‘colgar’ esta maravilla de vídeo -realizado a base de fotografías- sobre Nueva York, una de mis mejores experiencias de este 2009. Y, como decía antes, inicio de otras nuevas aventuras.



New York city portrait, HD time lapse, April 2006, music by Moby from Max Moos on Vimeo.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Eladio Jiménez, suspendido provisionalmente por un presunto positivo

Hace unos días, escribía en este mismo ‘blog’ mi satisfacción porque un buen ciclista como Eladio Jiménez hubiera encontrado acomodo en el Rock Racing estadounidense, después de esa condena sin juicio que tuvo por la OP y que le había relegado a un lugar oscuro en el ciclismo portugués.

Hoy no me queda más remedio que tragarme mis palabras y sumirme en la más profunda de las rabias y la desesperación –una vez más- al enterarme por un escueto teletipo que el salmantino había dado positivo por EPO el pasado mes de agosto durante la última Vuelta a Portugal, precisamente el día que se impuso en la sexta etapa.

No tengo ganas de seguir escribiendo más, puesto que o mucho me equivoco, o todo está ya dicho. ¿Hasta cuando vamos a seguir así? ¿No hemos tenido suficiente?

domingo, 6 de diciembre de 2009

Una risa por cada diez segundos

Soy un fanático de Tricicle desde hace más de 25 años, cuando aparecieron en una Gala de Nochevieja en televisión, realizando una hilarante imitación del ‘Soy un truhán, soy un señor’ de Julio Iglesias. Claro que entonces podíamos encontrar en esos escasos dos canales bastante más oferta informativa, formativa o de entretenimiento que en los más de cien que podemos ver ahora. Pero ese es otro tema.

Tricicle nos siguió ofreciendo algunas dosis de su humor en televisión, en series como ‘Tres estrellas’ o ‘Chooof’, aunque últimamente he tenido que luchar contra el ‘mono’ asistiendo a algunos de sus espectáculos –como Terrific o Sit- y comprándome la colección completa de sus representaciones en DVD.

Pero me faltaba su última producción, “Garrick”, un homenaje a la risa como terapia. No pude acudir cuando la estrenaron en Madrid; ni he tenido la ocasión de desplazarme hasta Barcelona y verlos allí, donde actualmente la representan. Por ello me veía resignado a esperar unos meses, a que regresaran a la Gran Vía.

Sin embargo, se me presentó la oportunidad de presenciar la obra a apenas a veinte minutos de casa, aunque representada por su segunda compañía –llamada originalmente Clownic pero conocida ya como Tricicle 2-, creada para satisfacer la demanda de sus producciones en ámbitos a los que no podían llegar. Podía ser un riesgo entrar en comparaciones entre los Eduard Méndez, Antonio del Valle y Jaume Ortanobas y los Joan Gràcia, Paco Mir y Carles Sans. Pero merecía la pena intentarlo.

El resultado, tan sobresaliente como satisfactorio. No solamente están a la altura del original, adaptándose a la idiosincrasia de los creadores –algo que no es tarea fácil-, sino que además dotan a los personajes de sus propias características. Por ello, sólo me queda decir gracias por la tarde que pasé con vosotros, por hacer honor al lema de la obra, una risa por cada diez segundos.





jueves, 3 de diciembre de 2009

Don Arturo

Antes de que se perdiera la educación –de cada uno de nosotros depende si irremediablemente o no-, nuestros mayores solían utilizar el Don como muestra de reconocimiento, de respeto, incluso de admiración.

Sin embargo, no echo excesivamente en falta el recurso a este tratamiento, ya que cada vez hay menos personas que se lo merezcan. Desde luego no los políticos y dirigentes actuales, símbolos de la mediocridad intelectual, de la desconexión social y de la insensibilidad y la irracionalidad, carentes de la más mínima dosis de imaginación y originalidad, que solamente se acuerdan de nosotros una vez cada cuatrienio, y nos olvidan –si no es que nos putean- los mil cuatrocientos sesenta días restantes.

Tampoco aquellos que, desde organizaciones económicas, sociales o culturales afines, más o menos organizadas y cohesionadas, y natural o artificialmente interesadas, nos venden las ideas de sus promotores como si fuera la única verdad posible o, de forma más o menos sibilina, se las inculcan a los padres de la patria y les hacen creer que son realmente suyas.

Menos aún la sociedad –como colectivo, pero sobre todo como suma de cada uno de los individuos que la componen- que, falta del más elemental espíritu crítico, quieren y necesitan creerse lo que las castas superiores diseñan y difunden. O simplemente esconden lo poco o mucho que les queda de dignidad intelectual y emocional y se camuflan entre la docilidad del rebaño dominante para evitarse problemas, buscando una pretendida felicidad en la tranquilidad y agradeciendo la suerte que tienen de no ser distintos.

En mi caso, cuando puedo permitirme un minuto de tranquilidad, de reflexión, me pregunto, a veces preocupado, otras simplemente inquieto, si no seré yo el idiota por mis inquietudes intelectuales, por buscar el otro camino, la otra respuesta, la otra verdad; por dudar de lo que la mayoría está interesada en creer fehacientemente. O simplemente por ser tan raro de querer ser diferente y estar orgulloso de ello.

Menos mal que mi pretendida frustración dura pocos minutos. Incluso se torna en la felicidad de la reconciliación propia cuando abro, ojeo y disfruto de alguno de los libros en los que Arturo Pérez Reverte ha recopilado sus artículos semanales: Patente de corso (1993-1998), Con ánimo de ofender (1998-2001), No me cogeréis vivo (2001-2005) y el recién aparecido Cuando éramos honrados mercenarios (2005-2009). Y entonces me alegro de saber que aún hay gente como yo, con la que me siento casi plenamente identificado –salvo en que no me gustan los perros- y recupero la satisfacción de ser humano. Por mucho que quieran engañar, embaucar, difuminar o mediocrizar –perdón por el palabro-. Gracias, Don Arturo, miembro de la Real Academia … de la Vida.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

En Defensa de los Derechos Fundamentales en Internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

martes, 1 de diciembre de 2009

Internet es ya un lujo en manos de los poderosos

Tan envalentonado está el Gobierno ante la pasividad social en contra de sus recientes arrebatos fascistoides, que se oponen incluso a la Constitución –no nos olvidemos, al garantía fundamental de los derechos de los españoles- que ha dado un paso más en su decidido control de Internet, la herramienta más democrática que ha surgido en pro de la libertad y la igualdad en los últimos años: Ya hay una norma legal que permite al órgano competente la desconexión de servicios de la sociedad de la información, por motivos diferentes a los excepcionales –y nunca aplicados- de la seguridad nacional, orden y salud pública, protección a los menores, investigación penal y otros parecidos.

Y lo han hecho con la valentía que les caracteriza, por la puerta de atrás, mediante una disposición final de ese batiburrillo pomposamente bautizado como Ley de Economía Sostenible, que equipara la defensa de la propiedad intelectual a las razones antes mencionadas.

A pesar de que el artículo 20.5 de la Constitución
establece que sólo se pueden secuestrar publicaciones u otros medios de información tras una resolución judicial, una simple “Comisión de Propiedad Intelectual” se erige como órgano competente para secuestrar “servicios de la sociedad de la información”, sin resolución judicial. Es decir, para cortarnos Internet cuando quieran –la simple sospecha-, por mucho que la ministra tranquilice a la ciudadanía.

No pensemos en este asunto como una simple anécdota para ‘castigar’ a quienes se descargan ‘ilegalmente’ –ja, ja- música y películas gracias a Internet. Es mucho más grave: es la demostración que los intereses de los poderosos y de los amiguetes cuentan más que los derechos de los ciudadanos. Hoy ha sido este, pero las puertas están ya abiertas para que cualquier otro golpe bajo a los derechos fundamentales de las personas (por cierto, quienes les votamos y mantenemos en esos cargos). Y como botón de muestra: el ministro Sebastián recibe a los ‘artistas con 2.500 firmas pero no a los representantes de los internautas con cien veces más.

No tengo nada que ver con ellos, pero por lo menos demuestran su valentía en la defensa de todos: coordinador.rrpp@partidopirata.es